¿Podemos hablar de educación?

prez the wire school

No he conseguido encontrar ninguna referencia clara a las propuestas de Podemos para mejorar el sistema educativo español. Lo más cercano ha sido una página en Facebook -uno de los llamados Círculos Podemos- gracias a la que es posible intuir cuáles son las grandes preocupaciones de esta agrupación política en cuanto a la enseñanza.

Destaca en primer lugar la fuerte vinculación del Círculo Podemos Educación con la denominada Marea Verde. De hecho, parece que todas las propuestas de Podemos se reducen a trasladar las propuestas que ofrecen los segundos. La Marea Verde, dicho sin adornos, consiste básicamente en profesionales de la educación pública preocupados por su futuro laboral. Los lemas de sus protestas inciden principalmente en los recortes y en ataques a la enseñanza privada. El principal de esos lemas es “Educación pública de todos y para todos.” Se entiende, claro, que esa educación pública debería ser gratis y de calidad. Lamentablemente, jamás he leído una sola propuesta en relación a lo segundo, a la calidad. Como dije hace tiempo en otro sitio, años y años de mediocridad y de decadencia educativa no fueron suficientes para organizar ni siquiera un amago de protesta, algo que finalmente sí se ha producido cuando se ha tocado aquello que más duele: lo mío, como profesor. Mi futuro, mi sueldo, mi puesto. La ingobernabilidad de las aulas, los pobres resultados en pruebas externas, o las dificultades para transmitir no ya unos conocimientos mínimos, sino las capacidades básicas para poder adquirir esos conocimientos -lectura, expresión, razonamiento lógico- jamás fueron suficientes para llamar a la movilización. Al fin y al cabo, seguían cobrando igual.

Porque de eso se trata, no nos engañemos. Se puede adornar con el discurso ideológico que más convenga, pero la mayoría, si no todas las reivindicaciones de la Marea Verde se limitan a exigir que se mantenga el estatus de los profesionales de la educación pública. Razones para protestar contra el decepcionante sistema educativo que padecemos ha habido muchas a lo largo de los últimos, pongamos, veinte años. Pero de lo que se trata es de que no despidan interinos, de que no se produzcan recortes en los salarios, o de que no disminuyan los recursos. Aunque tal vez sea exagerado reducirlo todo a la cuestión salarial. También preocupa la comodidad. El ratio alumno-profesor, los materiales 2.0, las horas extra… cosas así. Comodidad y salario. Ésas son sus preocupaciones reales, y también, cabe pensar, las de Podemos.

Una de las pruebas de que todo el discurso de la Marea Verde se reduce a eso es que, cuando hablan sobre calidad educativa, nunca dicen realmente nada. Porque decir “Educación pública y de calidad” o “La educación de calidad es un derecho” es lo mismo que no decir nada. Decir algo sería hablar sobre las implicaciones de la pérdida de autoridad del profesor, o sobre las posibles causas de los resultados en PISA, o sobre la infantilización programada de los alumnos desde Primaria a Bachillerato, que hace que sean incapaces de enfrentarse a un texto por sí solos. Eso sería decir algo sobre la educación de calidad. Lo otro, los recortes en sueldos y puestos, el aumento de horas, o la defensa de la pública por el mero hecho de ser pública, es corporativismo mezclado con ideología.

Cabría esperar un análisis serio y objetivo sobre los males de la educación en alguna parte de su discurso, pero no he sido capaz de encontrarlo. El análisis general sobre la Educación de Marea Verde, si existe, es simple como una redacción de 1º de ESO. La causa de los pobres resultados en la enseñanza es que no hay recursos suficientes. Al parecer no importa a qué se dediquen esos recursos, la evaluación del rendimiento de esos recursos, o la posibilidad de que existan otros factores, más allá del gasto, que puedan explicar los resultados. Por ejemplo, la autonomía de los centros, la competencia entre ellos, los sistemas de evaluación, o las vías para implementar las reformas. No, lo único que explica las décadas de mediocridad de nuestro sistema de enseñanza son los recortes, que comenzaron hace tres años. Y la LOMCE, claro. Una ley que aún no ha entrado en vigor.

Pero el problema no es que unos cuantos profesionales decidan salir a la calle a manifestar sus preocupaciones laborales. Ni siquiera que intenten hacer pasar por intentos de mejora de la educación lo que no dejan de ser reivindicaciones laborales. El problema serio, el que debería preocuparnos, es que los padres, los estudiantes, y la mayoría de los medios de comunicación no sean capaces de ver que no se está hablando de la calidad de la educación, sino de la calidad de vida de los profesores. Cabe la tentación de vincular esta falta de crítica, esta facilidad para dejarse llevar por los colores y los afectos, precisamente con el desastre educativo. Pero creo que, aunque buena parte de las causas provengan de esa infantilización a la que aludíamos antes, hay algo más profundo en todo ello. En cualquier caso, caben sólo dos opciones. O se toman en serio los problemas en la educación -o la educación como problema- y comienzan a fijarse en algunos de los análisis serios que ya se han publicado, o reconocen que no se trata de una prioridad real, y que lo único que hay que solucionar es la situación laboral de algunos profesores. O hablamos de educación en general, o hablamos de reivindicaciones laborales particulares. Seguir confundiendo ambas cosas puede ser interesante para algunos profesores cortos de miras y para algunos políticos a la caza de votos. Para quienes más tienen que perder con este sistema educativo, los padres, alumnos y profesores con un mínimo de respeto por la educación, es algo que conduce al desastre.

A continuación dejo unos enlaces con algunos de los análisis y comentarios que debería manejar cualquier persona que pretendiera hablar en serio sobre cómo mejorar la Educación.

Educación: más allá de lo público vs. privado. De Ángel Martín.

PISA es solamente el síntoma. Tribuna de José Sánchez Tortosa en El Mundo.

Otro artículo del mismo autor, La educación como problema.

Y el libro sobre el panorama de la educación, El profesor en la trinchera

España gasta más en educación que sus vecinos y saca peores resultados. De Domingo Soriano.

Las claves del fracaso educativo en España, también de Domingo Soriano.

Claves para mejorar la educación española, de Diego Sánchez de la Cruz.

La educación en España. Una visión académica. Monografía de FEDEA

Cómo mejorar la Educación en España. Tribuna de Antonio Cabrales en El Mundo.

Y ahora, algunos de los análisis, manifiestos y comentarios que manejan en Podemos. Merece la pena verlos para contrastar y para conocer cuáles son sus prioridades en Educación.

La Educación que Podemos, presentación en Prezi que usan como primera declaración de principios en cuanto a Educación.

Campaña de matriculación en la escuela pública.

Concurso para combatir las “fuerzas del mal”: Los superhéroes de la pública

La escuela concertada cumple desvirtuada 25 años.

(He centrado este comentario en las propuestas de Podemos, pero todo lo dicho aquí es también aplicable a Izquierda Unida, como se puede ver en este documento sobre la timorata reforma educativa del ministro Wert)

Anuncios

4 Comentarios

  1. Gracias por los enlaces. Sugiero otro. Entretenido, tiene forma de investigación periodística, tratando de averiguar qué han hecho tres países de gran avance en los resultados PISA para conseguirlo. A través de los ojos de alumnos USA de intercambio, y de sus profesores en esos países. Tan distintos como FInlandia, Corea del Sur y Polonia. También mira los cambios -digamos- estructurales que han producido esos resultados.

    Se encuentra fácil la versión digital.

    Amanda Ripley. The smartest kids in the world, and how they got that way.

  2. Esto es como los resultados de una prueba de conocimientos que se hizo en unas oposiciones en Madrid y que fueron publicados hace un año. La mitad de los aspirantes era incapaz de explicar la diferencia entre “basta” y “vasta”, y más del 90% no hizo correctamente unas simples transformaciones de unidades.

    ¿Qué dijeron los sindicatos? Pues que era una publicación interesada que sólo pretendía hacer escarnio de ellos. Bueno sí, lo es. Pero independientemente de eso los resultados son los que son y siguen suponiendo un problema alarmante. Y por supuesto, esos sindicatos no se ofrecieron a repetir la prueba para demostrar que se debió a irregularidades en la convocatoria y limpiar la reputación de los docentes. (Recordemos que la prueba de conocimientos no era eliminatoria, por lo que se podía obtener plaza incluso suspendiéndola.)

    Ese es un ejemplo perfecto de la demagógica “enseñanza pública y de calidad”. ¿Acaso la calidad no se consigue teniendo los mejores profesionales? Pues precisamente se está defendiendo todo lo contrario.

  3. Sí, recuerdo que armó bastante revuelo. No podemos abusar de las generalizaciones, pero es evidente que varios de los pilares de lo que debería ser un buen sistema educativo -evaluaciones y responsabilidad- son vistos por los sindicatos como ataques a la profesión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s