Condenar la estética, perpetuar el mensaje

 

antisemitism

Hay un residuo histórico en España, y en Europa, que muestra orgulloso la esvástica, la cruz gamada o la cabeza rapada. Se trata de una minoría a la que afortunadamente nadie defiende, salvo quien quiera suicidarse socialmente. No hay actores, escritores, periodistas o académicos entre ellos. No conocidos, al menos. Ver la esvástica o cualquier otro símbolo asociado a la estética nazi crea una sensación desagradable en quien lo observa, un rechazo unánime. Pero si algo ha quedado claro después de ver las concentraciones contra Israel, las columnas en prensa y las redes sociales en España durante estos últimos días, es que es únicamente la estética lo que causa rechazo. No es el mensaje antisemita del nazismo lo que repele y lo que se condena, sino sólo su imagen. Ni siquiera la retórica. Al contrario, la retórica antisemita tradicionalmente asociada a los círculos neonazis lleva ya tiempo asentada en buena parte de la sociedad europea.

Sigue leyendo

Genocidio ya no significa nada

Holocaustdeathtoll

Mapa del Holocausto judío en Europa, 1939-1945. Muestra el porcentaje de muertos judíos de cada país al terminar la Segunda Guerra Mundial en relación a la población existente al inicio de las hostilidades.

 

Escribía recientemente José Sánchez Tortosa sobre la victoria póstuma del nazismo. Esto es, sobre la equiparación entre Israel y el Tercer Reich. Se trata de una victoria de esas que tanto gustan a cierta izquierda: virtual, anacrónica, meramente sentimentalista (me refiero a la victoria, no a la izquierda). Victorias que se producen cuando el enemigo -o el extraño amigo, en este caso- lleva ya muchos años formalmente enterrado. Pero si bien es hasta cierto punto comprensible que algunos quieran ganar en el S. XXI la Guerra Civil, la complicidad de la que muchos hacen gala a la hora de justificar o reivindicar el nazismo, aunque sea por vía indirecta, es algo más difícil de explicar.

Igualmente, será muy difícil explicar dentro de unos años qué es un genocidio, gracias a la ligereza con la que se usa el término hoy en día. Una de las justificaciones para equiparar a Israel con la Alemania nazi es la reiterada acusación de que está cometiendo un genocidio con los palestinos, acusación difundida no sólo por activistas corrientes sino especialmente por periodistas, académicos o escritores a lo largo de todo el mundo. Personas que, tal vez, deberían ser más prudentes a la hora de manejar las palabras. Es verdad que el concepto se presta a cierta confusión, debido a las posibles interpretaciones de su definición más aceptada. Ese ‘Se entenderá por “genocidio” cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal’ suele estirarse hasta niveles absurdos, con tal de que nos sirva para calificar aquello que nos interesa. Para empezar, hablar de ‘destruir total o parcialmente’ no ayuda. La Shoá, el genocidio de los judíos perpetrado por los nazis, fue un objetivo en sí mismo, la eliminación total de los judíos mediante la Solución Final. Antes de eso se había producido la deshumanización del judío. El exterminio no era parte de una intervención militar, ni siquiera tenía como objetivo causar terror o mostrar al mundo de qué eran capaces, sino que se trataba de un objetivo en sí mismo. Y aquí reside una de las claves, en el como tal que se menciona en la definición previa. Un genocidio no consiste en matar mucho. No consiste en usar armas de destrucción masiva, ni en llevar a cabo una acción militar desproporcionada, signifique esto lo que signifique. Un genocidio es algo más profundo, y debería ser tratado con la seriedad que merece.

Teniendo en cuenta la prostitución a la que ha sido sometida la palabra, no extraña demasiado encontrar, en la lista de genocidios de la página española de Wikipedia, episodios como la Masacre de Badajoz –las cifras oscilan entre las 4.000, 1.800 o incluso 200 víctimas- o los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki en la II Guerra Mundial. No parece que ninguno de esos dos casos sean ejemplos válidos de genocidio, pero ahí están. Tomemos ahora las cifras de otro de los genocidios que aparecen en la lista, el perpetrado por los Jemeres Rojos en Camboya. Se calcula que la cuarta parte –la tercera, según otros estudios- de la población camboyana fue eliminada durante los cuatro años en los que Pol Pot estuvo en el poder. Cuatro años, y entre dos y tres millones de muertos de los poco más de siete millones de habitantes que había antes de la llegada de los Jemeres Rojos. Vayamos a las cifras del Holocausto: seis millones de judíos asesinados. Por el hecho de ser judíos, que es lo que define el término, más allá de los números. (Números: en torno al 90% de los judíos que vivían en la Gran Alemania, y dos tercios de los judíos que residían en Europa, fueron asesinados)

¿Y qué es lo que ocurre en Palestina? Lo primero, que no ocurre en Palestina, sino en las zonas de Palestina desde las que se ataca a los ciudadanos de Israel. Gaza, en estos momentos. Lo segundo, que se trata de operaciones militares en respuesta a esos ataques. Ahora es Hamas, ayudado por otros grupos terroristas y algunos patrocinadores lejanos. (Otro factor que no se suele mencionar: Hamas no es ya un grupo terrorista que actúa en nombre de los palestinos, lo quieran o no; es la autoridad elegida por los palestinos en Gaza) En ningún momento ha consistido en el intento de exterminio total de un grupo, algo para lo que dispondrían de una sobrada capacidad técnica. El grupo de los árabes que viven en Israel representa en torno al 20% de la población. Pero el dato más relevante es el siguiente: la población de árabes en Israel está creciendo a un ritmo bastante mayor que la de los judíos. Aún más: la población palestina creció un 30% en la década que va desde 1997 hasta 2007, y la tasa de crecimiento se mantiene en torno al 3%. Pero decíamos que no es lo mismo Gaza que Palestina, y es sólo en Gaza donde se estaría perpetrando el genocidio. Cabría esperar por tanto una disminución considerable en su población. Pues bien, no sólo no está disminuyendo, sino que tiene una de las tasas de natalidad más altas del mundo, un altísimo porcentaje de población joven, y una tasa de crecimiento mayor que la media de Palestina. Y según todas las proyecciones, esta tendencia permanecerá o incluso se incrementará en el futuro.

En resumen, jamás ha habido un intento de cometer genocidio por parte de Israel. Sería un genocidio negativo, si nos fijamos en los datos. Es decir, un concepto sin sentido. El único genocidio que podríamos haber visto en la zona se habría producido, probablemente, en el momento en que Israel hubiera perdido alguna de las muchas guerras a las que se ha tenido que enfrentar desde el mismo día en que se constituyó como Estado.

No es obligatorio estudiar la realidad. Tampoco lo es valorarla si se desconoce. Pero esto es mucho más fácil, más gratuito, más rentable social y psicológicamente. Por ello, muchos se entregan a ese ejercicio de superioridad moral que la ignorancia, la ceguera y los prejuicios proporcionan.’ Con estas palabras terminaba el artículo de Sánchez Tortosa que mencionaba al principio. No es obligatorio estudiar la realidad, ciertamente. Tampoco hablar con propiedad, respetando el significado de los conceptos. Pero es aconsejable si se quiere mantener la posibilidad de elaborar un discurso racional, más allá de los rentables ejercicios públicos de indignación selectiva.

 

A continuación algunas de las fuentes que he utilizado, muchas de ellas nada sospechosas de tratar con benevolencia a Israel. Lo que nos lleva a otra cuestión digna de estudio: en las mismas fuentes encontramos la acusación de genocidio y los datos que hacen imposible hablar de genocidio. Ceguera, tal vez. Pero voluntaria.

La bomba de relojería palestina, en Público.

La explosión demográfica del pueblo palestino, en El País.

Crece un 30% la población palestina en la última década, en palestinalibre.org

Demografía en Gaza: ¿arma o estrategia de supervivencia? en soitu.es

Crecimiento demográfico palestino: el principal problema de Israel

Demography of the Palestinian population with special emphasis on the occupied territories

Israel’s Demographic Challenge

Demographics of the Palestinian territories, en Wikipedia

Los libertarios y el Estado de Israel

libertarioscontraisrael

 

Los libertarios, en mayor o menor grado, rechazan el Estado. Ese rechazo puede ir desde una sana desconfianza, reconociendo que en la mayoría de las ocasiones es un mal menor al que hay que poner límites, hasta la consideración maximalista de que el Estado es siempre y en todas las situaciones el mal mayor, y que la desaparición de cualquier Estado es una victoria digna de celebrar.

Israel es, entre otras cosas, un Estado. Es mucho más que eso, sobre todo para quienes lo sienten como propio. Pero es esencialmente un Estado. Y precisamente porque es un Estado, es la única garantía que permite seguir existiendo a quienes viven allí. Hay libertarios, como hemos mencionado antes, que consideran la desaparición de cualquier Estado una victoria. Da lo mismo qué tipo de Estado sea, la manera mediante la que desaparezca, y la situación a la que lleve esa desaparición. Poco importa, en el fondo, que esa desaparición suponga o no una mejora para quienes han vivido “sometidos” a su coacción. Cualquier victoria contra el Estado es motivo de alegría. Por eso hay libertarios que dan su apoyo  a grupos terroristas como ETA. Puede que sean pocos, pero los hay. ETA considera al Estado español su enemigo, y por lo tanto su lucha es compatible con la causa libertaria. Realmente cuando ETA dice “Estado español” se refiere a cocineros, periodistas, policías, jueces o profesores, y las acciones contra el Estado consisten en el asesinato de esos cocineros, periodistas, policías, jueces o profesores. Pero dicen que luchan contra el Estado y eso es suficiente. También hay, cómo no, libertarios antisemitas. El antisemitismo es un atributo transversal y atemporal, no entiende de ideologías ni de épocas, así que no es algo que pueda sorprender. No sería extraño por tanto que algunos libertarios vieran en Hamas un instrumento doblemente útil en la lucha contra el Estado. Israel, en este caso.

Comencé a dar vueltas a una entrada sobre la relación entre el libertarianismo y el Estado de Israel y mientras buscaba información me di de bruces con algo que me causó una sensación bastante desagradable, cercana al asco. Ya he dicho en unas cuantas ocasiones lo que pienso de la risa, el lamento o el desprecio a la hora de analizar las acciones humanas, pero en este caso es difícil limitarse al “sed intelligere” spinoziano. La editorial Innisfree, sobradamente conocida en el mundillo libertario, anunció en su página de Facebook la futura publicación de un libro en el que se recopilarán varios artículos con posiciones contrarias a Israel escritos por conocidos autores libertarios. No voy a entrar en la calidad de los escritos, ni en la relevancia de los autores. Me limitaré a la portada, que es la que encabeza esta entrada del blog. Identificar la bandera de Israel con la bandera nazi puede que no sorprenda a nadie a estas alturas, pero no deja de ser una vileza. Antonio Gala escribió ayer en El Mundo que comprende las razones por las que el pueblo judío ha sufrido tantas persecuciones a lo largo de su historia, y considera que esas razones están en el carácter judío. Llega a decir que “o son malos, o les envenenan.” Se apunta también a la socorrida equiparación entre Israel y los nazis, entre el conflicto en Gaza y la Shoá. Y termina con un glorioso “Yo no soy racista.” Del mismo modo, la editorial Innisfree considerará que equiparar el Estado de Israel con la Alemania nazi no es antisemita. Y no entraré en si lo es o no. Lo que es innegable es que denota, entre otras cosas, una profunda ignorancia, un desprecio por la Historia, y un ejercicio de frivolización vergonzoso.

En cualquier caso, el objetivo de esta entrada era ocuparse de las posibles posturas de los libertarios ante el Estado de Israel y el conflicto en Gaza, pero debido a la extensión tendré que reducirla a un simple comentario y dejar para más adelante un análisis con mayor profundidad. Ya hemos visto que para algunos la única opción defendible es aquella que consiste en criminalizar y negar el derecho de Israel a existir. El libertario que considera la desaparición del Estado el bien supremo, el fin último, defenderá que Israel, como Estado, es un instrumento de coacción. No se planteará la posibilidad de que la coacción pudiera aumentar precisamente, y hasta niveles dramáticos, en el caso de que Israel cediera a las presiones y dejase de defender a sus ciudadanos. Tal vez al libertario coherente le repugne, por ejemplo, el servicio militar obligatorio al que Israel “somete” a sus ciudadanos, y seguramente le parecería mucho más acorde a sus férreos e innegociables principios que se eliminase la obligatoriedad de prestar servicio en el Tzahal. Poco importa el hecho de que, en el momento en que Israel perdiera su capacidad de defenderse, sus enemigos lograrían al fin el objetivo que no se molestan en esconder: la aniquilación de todos los judíos de Israel.

Afortunadamente, ésta no es la única visión entre los libertarios. Steve Horwitz también se planteó esta cuestión en un artículo, y comentaba algo que merece especial atención: no es lo mismo ser anti-Estado que ser pro-libertad. Si ser libertario implica oponerse a todo Estado sin considerar cuestiones como las garantías, el respeto por los derechos individuales o las circunstancias geopolíticas de cada uno de esos Estados, y si supone apoyar a cualquier organización que pretenda destruir un Estado sin considerar los fines y los métodos de esa organización, entonces habrá que concluir que el libertarianismo es una opción exageradamente simplista dentro del espectro político. Creo que el libertarianismo maximalista está muy bien como ejercicio teórico, pero tiene un serio problema cuando se enfrenta con el principio de realidad. Al final, sus defensores tienen que optar entre dos posibles salidas. Ser absolutamente coherentes y defender posturas ridículas cuando se enfrentan a algunas cuestiones complejas del mundo real, o abandonar la pureza ideológica y analizar cada caso utilizando algo más que el marco teórico reconfortante pero limitado desde el que parten.

Personalmente me parece mucho más importante apoyar el derecho de Israel a defenderse que lo que digan Rothbard, Mises, Block o sus profetas sobre la pureza de una determinada adscripción política.

Informar sobre Gaza

tweetsfromgaza

 

Algunas noticias sobre Gaza de estos últimos días que, sospecho, no han sido especialmente destacadas en los medios. Son sólo unos ejemplos, y más que noticias sobre Gaza son noticias sobre cómo se informa de lo que ocurre en Gaza.

Comenzamos con algo “suave”. Un corresponsal australiano, Peter Stefanovic, informa sobre el lanzamiento de cohetes de Hamas desde algún punto cercano al hotel donde él se encuentra. En las respuestas al tweet se pueden leer desde insultos a amenazas directas. Al parecer, ser un periodista y relatar los hechos te convierte automáticamente en informante, alguien que espía para el enemigo. Y a los espías se les dispara, le advierten. Otro periodista, Harry Fear, recibió amenazas unos días antes por la misma razón, y al parecer borró alguno de los tweets. Esto ocurre con periodistas nada sospechosos de trato de favor a Israel, si atendemos a sus comentarios recientes. Y no es que reciban amenazas por reconocer el derecho de Israel a defenderse, o por criticar el llamamiento de Hamas a que los civiles se conviertan en escudos humanos, sino por señalar algo tan obvio como que Hamas lanza misiles desde instalaciones civiles. Se puede leer más sobre ello aquí.

Pasamos ahora a algo más “creativo”. Pallywood, que comenzó como un documental sobre la manipulación anti-israelí durante la Segunda Intifada, hace tiempo que ha pasado a convertirse en un género. Las primeras manipulaciones sobre la operación que Israel está llevando a cabo en Gaza consistieron en el uso de fotografías de víctimas de Siria como si fueran víctimas gazatíes. Todavía hoy se siguen difundiendo, incluso por parte de políticos y periodistas. Sin embargo, ayer conocí un caso que lleva Pallywood a un nuevo nivel. Además de las mencionadas fotos de Siria circula estos días una foto especialmente cruda de una niña palestina víctima de un ataque aéreo de Israel. El problema es que no se trata de una niña palestina. Ni siquiera se trata de una víctima de la guerra en Siria. Se trata de un fotograma de la película Destino Final 4. Podría pensarse que no es más que un hecho aislado, y que en el fondo perjudica a la causa palestina, si es que se puede hablar en general de una causa palestina. Y es evidente que estos ejemplos no anulan toda información sobre víctimas gazatíes. Están muriendo personas, eso no se puede discutir. Y es verdad que cualquier posicionamiento moral en torno a una guerra tiene aristas. Pero hasta para hablar sobre la guerra hay que limitarse a los datos, al análisis y al intento de no sentimentalizar. No “hasta;” con más razón. Sólo es aceptable hablar sobre una guerra cuando lo único que se maneja son datos. No digamos ya si hablamos desde fuera.

Seguimos con otro de esos sucesos que algunos calificarán de simple anécdota. Ayer jugaba el Maccabi Haifa un partido amistoso en Austria. El partido tuvo que suspenderse porque unos espectadores invadieron el campo y agredieron a varios jugadores del equipo israelí. ¿Tiene algo que ver con Gaza? Sí y no. Tiene que ver porque es la excusa utilizada por los agresores, y no tiene que ver porque de lo que se trata realmente es del odio a los judíos. Basta mirar a Francia para comprobarlo. En la última semana se han producido ataques a sinagogas y comercios judíos. Hay casos similares, y más graves, en fechas anteriores y en otros países europeos. Desde profanación de tumbas hasta atentados. Y, según el gobierno israelí, más de mil judíos franceses han emigrado a Israel en los últimos diez días.

Podría incluir también el reciente hallazgo de misiles de Hamas en escuelas de la UNRWA, la denuncia del hecho por parte de la organización de la ONU, y la posterior devolución de esos mismos misiles a las autoridades locales. Es decir, a Hamas. Pocos días después volvieron a encontrar misiles en una escuela. Pero lo siguiente que hace la ONU es amenazar con posibles condenas a Israel por crímenes de guerra consistentes en ataques a hospitales y escuelas, sin mencionar algo que la misma ONU reconoce: que esos hospitales y escuelas son usados para almacenar o para lanzar misiles contra Israel.

Podrían mencionarse efectivamente unos cuantos ejemplos más, pero creo que es más oportuno preguntarse si sirve de algo hacerse eco de estas cosas. Quien esté vacunado contra la propaganda y la manipulación, lo recibirá sin sorpresa. Pero precisamente por estar vacunado es innecesario exponer las manipulaciones. Quien no lo esté, quien se crea todo lo que reafirma sus prejuicios, por burdo que sea el montaje, seguirá en sus trece y encontrará explicaciones fabulosas para desechar los datos. Lo única razón que se me ocurre para seguir con esto es el grupo de personas que cumple dos requisitos: no estar aún vacunado, y ser capaz de superar los prejuicios o el desconocimiento.

Y por cierto, mientras buena parte de la prensa occidental habla de crímenes de guerra en Gaza, al parecer el ISIS acaba de ordenar la mutilación de los genitales de todas las mujeres entre 11 y 46 años en Mosul*. Antes ya habían ordenado la conversión forzosa o el pago de un impuesto religioso -bajo amenaza de ser ejecutados si no aceptaban- de los cristianos. Y en la guerra de Siria han muerto 700 personas en 48 horas. La atención y la intensidad con que se tratan Gaza, Mosul y Siria están a la vista. Ya se sabe, cuestión de agenda.

* Parece que comienza a cuestionarse la veracidad de la noticia sobre las mutilaciones ordenadas por el ISIS.

Pedir perdón por hablar castellano

prohibidoE

 

Ha ocurrido en Álava, y ya se está diciendo que ha sido un caso aislado, sólo una anécdota. Y es posible que sea una anécdota, pero hay muy pocas cosas que sean “sólo” anécdota. Hablar en esos términos hace pensar en una suerte de urgencia por pasar página, por extraer el asunto de la red de causalidades mediante la que intentamos explicar las cosas. En una excursión al monte con chavales de 11 años, una monitora obligó a unos niños a pedir perdón por hablar en castellano mientras pasaban por delante de un monolito que recordaba a los caídos en la Guerra Civil. En ese monte habían muerto gudaris por defender el euskera, les había explicado, y no era cuestión de mancillar su memoria.

Decía que hay pocas cosas que sean sólo anécdota, aunque seguramente tampoco se puede decir que ocurra todos los días. Al menos, no en el monte. Mis padres vinieron a Vizcaya desde otras regiones de España. Asturias y Salamanca, en concreto. Yo nací aquí y aprendí euskera en el colegio, cuando era sólo una asignatura y no un ser vivo al que había que cuidar. Estudié Filosofía, pasé por el trámite del CAP y comencé a enviar el curriculum a todos los centros concertados de la provincia. No me planteé entrar en listas, sencillamente porque no era posible sin tener el título de proficiencia lingüística en euskera. Así que quedaban los concertados. Di clase por primera vez en 2006, y desde entonces he trabajado casi todos los años. Sustituciones cortas, siempre. Dos meses, si la baja se complica o si el sustituido no tiene prisa por volver. Una semana, cuando se trata de un curso. Siempre en castellano, claro. Siempre Filosofía, siempre en Bachillerato. Pero no da para más. Antes, cuando los padres podían elegir en qué modelo matricular a sus hijos, cabía la opción de impartir otras asignaturas de la ESO en castellano para completar la jornada. Ahora no. La mayoría de los alumnos van a clase de Science y de Natura. De Social Sciences y de Gizarte. Que viene a ser lo mismo, pero en inglés y en euskera. Digo que van a clase y no que aprenden porque eso es precisamente lo que hacen muchos de ellos. Sentarse, escuchar un rato, intentar memorizar algo que no entienden cuando llega el examen, y a otra cosa. Algunos harían lo mismo si la clase fuera en castellano, cierto. Pero al menos en esos casos sería una cuestión del alumno. Cuando el crío no domina la lengua en la que le intentan explicar, cuando los profesores lo tratan como algo normal y fabrican aprobados mediante trabajos absurdos, y cuando el sistema educativo no ve en ello ningún problema, se trata de otra cosa. Aunque es posible que esto, también, sea sólo una anécdota. Sistema y anécdota, al mismo tiempo.

En Vizcaya es posible comunicarse con casi cualquier persona en castellano. De hecho, es la lengua que se usa en la mayoría de las ocasiones. Tanto quienes saben euskera como quienes no lo saben. Pero no es posible que un profesor sea contratado para impartir clase de Filosofía en castellano sin título de euskera. Como tampoco es posible que los alumnos aprendan contenidos en esa lengua sin un conocimiento avanzado del idioma. Cuestión de prioridades, imagino. Cuidar la educación de los alumnos o la salud de una lengua. Instruir o hacer país, individuos o Pueblo, elecciones personales o política. Anécdotas, en cualquier caso, tanto esto como lo de la monitora. Y sin ninguna relación entre sí. Seguro.

Más que Israel

germanrefusessalutehitler

Llevaba tiempo sin entrar al blog. No quería saber nada de visitas, y mucho menos de volver a escribir. Por la misma razón, me he pasado las últimas semanas alejado de cualquier fuente de información sobre el mundo. Como si finalmente hubiera aceptado una derrota y hubiera decidido retirarme al jardín del que ya hablé en alguna ocasión. Dejé pendiente una entrada sobre el desastre educativo de Camden, al que espero volver dentro de poco. Me alejé de Facebook, de Twitter y de todo lo que tuviera algo que ver con la “batalla de las ideas.”

Y hoy, mientras volvía a casa, estaba recordando un par de lecturas recientes. O tal vez fuera una sola: Séneca en Auschwitz, de Fernández Vítores. Habla el autor, entre otras cosas, de la escritura. La escritura culpable, claro. La escritura como mera expresión del sujeto. Era una sola lectura y al mismo tiempo eran varias, porque es un tema recurrente también en dos autores a los que he leído con cierta constancia: Albiac y Sánchez Tortosa. La escritura e Israel, la escritura sobre Israel. La escritura culpable -de unas cuantas cosas- pero también la escritura para no ser cómplice. Podemos engañarnos y pensar que escribir es librar la buena lucha, una guerra justa y sin sangre en la que hay que posicionarse. Lo hacemos, de hecho, en cuanto nos descuidamos. Internet nos ofrece la posibilidad de participar en un gran relato sin tener que movernos del sillón. De sentirnos como el aviador de Yeats, peleando no por los unos o los otros, sino por un impulso vital más allá del lodazal de la política. Lo hacemos a veces, a pesar de todas las cautelas, porque hemos crecido rodeados de relatos épicos, de héroes que hacen lo correcto y pierden.

Eso es precisamente lo que me hacía pensar en la escritura culpable. Escribo sobre Israel, y siento como si estuviera jugando con algo sagrado. Como si al hacerlo estuviera empequeñeciendo algo demasiado importante. No conozco con exactitud milimétrica lo que ocurre allí, y la exactitud milimétrica es lo mínimo exigible para hablar sobre ciertas cosas. No conozco a quienes viven allí y tampoco tengo ningún vínculo real con Israel. Conozco a muchos que escriben sobre ello, mucho mejor de lo que yo lo haré nunca. La necesidad ya está satisfecha, por tanto. Y a pesar de todo, tengo la sensación de que si no hablase sobre ello sería cómplice de la barbarie. El maldito sujeto, una vez más. ¿Podemos sentirnos menos culpables por el mero hecho de escribir contra las mentiras? ¿No basta simplemente con no dar crédito a la propaganda, con no participar en las continuas campañas de prejuicios y relatos fabulosos sobre la maldad de los judíos? Retirarse al jardín, decía al principio… o volver a la caverna.

Nos engañamos a menudo. Ahora mismo, sin ir más lejos, cuando hablo en primera persona del plural. No “nos” engañamos. Me engaño. He pensado muchas veces que ya es suficiente, que no sirve de nada enfangarse en batallas perdidas. No por perdidas, sino porque no son batallas. Sólo máscaras, simulacros de identidad, pequeñas consolaciones. Pero no consigo engañarme por mucho tiempo. Es imposible aislarse. No sé si es moralmente deseable o si por contra se trata de otra forma de cobardía, pero da lo mismo. No es una opción real. Entre otras razones, porque hay muchas personas que siguen difundiendo sin un ápice de crítica la centenaria propaganda anti-judía. Los Protocolos de los Sabios de Sion, los libelos de sangre (ahora modernizados: basta buscar “judíos”, “asesinos” y “niños” en Twitter), o la Gran Conspiración Mundial en sus múltiples variantes. Siguen produciéndose ataques contra sinagogas y comercios judíos con la excusa de Gaza. Es imposible aislarse de todo eso. Algunos de quienes participan en este circo del horror son seres mezquinos, y prestarles la más mínima atención es perder el tiempo. Pero otros no. Otros son los mismos que hablan civilizadamente de música, de fútbol, de cine o incluso de política. Y es precisamente eso lo que no comprendo, a pesar de que se trata de una tradición con gran arraigo en Europa. El odio y la ignorancia como norma. Pero, siguiendo como siempre la máxima spinoziana, intentar comprender es lo único a lo que nos debemos, más allá de lamentos y desprecios. Comprender, y también un respeto profundo por los hechos. Ser mero testigo, describir sin sesgos, levantar acta sin implicarse, sin que el sujeto contamine. Escribir. O de lo imposible.

Es más que Israel, decía en el título. Pero no, no es más que Israel. Es precisamente eso lo que está en juego. Es Israel: más que Europa, más que política, más que Historia. Es Klemperer y la perversión del lenguaje. Es la ignorancia consciente, equiparable al Mal. Es el odio enfermizo al judío, es la risa vergonzosa y cómplice. Es una de las razones para seguir escribiendo, y, al mismo tiempo, tal vez una de las razones para no hacerlo.

OBRAS MENCIONADAS:

Séneca en Auschwitz: La escritura culpable

LTI. La lengua del Tercer Reich: Apuntes de un filólogo

Koba The Dread: Laughter and the Twenty Million