Más que Israel

germanrefusessalutehitler

Llevaba tiempo sin entrar al blog. No quería saber nada de visitas, y mucho menos de volver a escribir. Por la misma razón, me he pasado las últimas semanas alejado de cualquier fuente de información sobre el mundo. Como si finalmente hubiera aceptado una derrota y hubiera decidido retirarme al jardín del que ya hablé en alguna ocasión. Dejé pendiente una entrada sobre el desastre educativo de Camden, al que espero volver dentro de poco. Me alejé de Facebook, de Twitter y de todo lo que tuviera algo que ver con la “batalla de las ideas.”

Y hoy, mientras volvía a casa, estaba recordando un par de lecturas recientes. O tal vez fuera una sola: Séneca en Auschwitz, de Fernández Vítores. Habla el autor, entre otras cosas, de la escritura. La escritura culpable, claro. La escritura como mera expresión del sujeto. Era una sola lectura y al mismo tiempo eran varias, porque es un tema recurrente también en dos autores a los que he leído con cierta constancia: Albiac y Sánchez Tortosa. La escritura e Israel, la escritura sobre Israel. La escritura culpable -de unas cuantas cosas- pero también la escritura para no ser cómplice. Podemos engañarnos y pensar que escribir es librar la buena lucha, una guerra justa y sin sangre en la que hay que posicionarse. Lo hacemos, de hecho, en cuanto nos descuidamos. Internet nos ofrece la posibilidad de participar en un gran relato sin tener que movernos del sillón. De sentirnos como el aviador de Yeats, peleando no por los unos o los otros, sino por un impulso vital más allá del lodazal de la política. Lo hacemos a veces, a pesar de todas las cautelas, porque hemos crecido rodeados de relatos épicos, de héroes que hacen lo correcto y pierden.

Eso es precisamente lo que me hacía pensar en la escritura culpable. Escribo sobre Israel, y siento como si estuviera jugando con algo sagrado. Como si al hacerlo estuviera empequeñeciendo algo demasiado importante. No conozco con exactitud milimétrica lo que ocurre allí, y la exactitud milimétrica es lo mínimo exigible para hablar sobre ciertas cosas. No conozco a quienes viven allí y tampoco tengo ningún vínculo real con Israel. Conozco a muchos que escriben sobre ello, mucho mejor de lo que yo lo haré nunca. La necesidad ya está satisfecha, por tanto. Y a pesar de todo, tengo la sensación de que si no hablase sobre ello sería cómplice de la barbarie. El maldito sujeto, una vez más. ¿Podemos sentirnos menos culpables por el mero hecho de escribir contra las mentiras? ¿No basta simplemente con no dar crédito a la propaganda, con no participar en las continuas campañas de prejuicios y relatos fabulosos sobre la maldad de los judíos? Retirarse al jardín, decía al principio… o volver a la caverna.

Nos engañamos a menudo. Ahora mismo, sin ir más lejos, cuando hablo en primera persona del plural. No “nos” engañamos. Me engaño. He pensado muchas veces que ya es suficiente, que no sirve de nada enfangarse en batallas perdidas. No por perdidas, sino porque no son batallas. Sólo máscaras, simulacros de identidad, pequeñas consolaciones. Pero no consigo engañarme por mucho tiempo. Es imposible aislarse. No sé si es moralmente deseable o si por contra se trata de otra forma de cobardía, pero da lo mismo. No es una opción real. Entre otras razones, porque hay muchas personas que siguen difundiendo sin un ápice de crítica la centenaria propaganda anti-judía. Los Protocolos de los Sabios de Sion, los libelos de sangre (ahora modernizados: basta buscar “judíos”, “asesinos” y “niños” en Twitter), o la Gran Conspiración Mundial en sus múltiples variantes. Siguen produciéndose ataques contra sinagogas y comercios judíos con la excusa de Gaza. Es imposible aislarse de todo eso. Algunos de quienes participan en este circo del horror son seres mezquinos, y prestarles la más mínima atención es perder el tiempo. Pero otros no. Otros son los mismos que hablan civilizadamente de música, de fútbol, de cine o incluso de política. Y es precisamente eso lo que no comprendo, a pesar de que se trata de una tradición con gran arraigo en Europa. El odio y la ignorancia como norma. Pero, siguiendo como siempre la máxima spinoziana, intentar comprender es lo único a lo que nos debemos, más allá de lamentos y desprecios. Comprender, y también un respeto profundo por los hechos. Ser mero testigo, describir sin sesgos, levantar acta sin implicarse, sin que el sujeto contamine. Escribir. O de lo imposible.

Es más que Israel, decía en el título. Pero no, no es más que Israel. Es precisamente eso lo que está en juego. Es Israel: más que Europa, más que política, más que Historia. Es Klemperer y la perversión del lenguaje. Es la ignorancia consciente, equiparable al Mal. Es el odio enfermizo al judío, es la risa vergonzosa y cómplice. Es una de las razones para seguir escribiendo, y, al mismo tiempo, tal vez una de las razones para no hacerlo.

OBRAS MENCIONADAS:

Séneca en Auschwitz: La escritura culpable

LTI. La lengua del Tercer Reich: Apuntes de un filólogo

Koba The Dread: Laughter and the Twenty Million

Anuncios

5 Comentarios

  1. Pingback: Escribir sobre Israel | El Paraiso de los Idiotas

  2. Como todo y en todo y entre todo: todo es perspectiva. Color del cristal con que se mira. Lo subjetivo de mirar y comprender lo objetivo. Tu vida misma. Tus experiencias. Lo que has aprendido. Tus gustos, tu química con…, tu identificarte con… Tu cultura, costumbres, educación y eso que usas para vivir y compartir, para dar, para aceptar recibir.
    PARA SABER SER Y SABER ESTAR. Hay quien me entiende y me gusta, hay quien no y me da igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s