El militar y el filósofo

Del mismo modo que Aquiles era “el de los pies ligeros”, Santiago Alba Rico “fue guionista de La Bola de Cristal”. Ése parece ser el episodio más destacable del curriculum del candidato al Senado por Podemos. Y es normal que se destaque justo eso. La Bola de Cristal otorga ese aura de rebelde de la Movida, de antigua vanguardia. Lo que no es tan normal es que ningún medio cite unas palabras del propio Alba Rico:

La idea de los duendes de la modernidad tecnológica fue de mi madre (Lolo Rico). Los primeros guiones –al menos los tres primeros meses– los escribieron ella y Carlo Frabetti. Yo empecé a hacer guiones beneficiado por el nepotismo materno y porque, casualmente, contraje una grave enfermedad que me impedía salir de casa.

Cuando introduje el personaje de Amperio Felón, que era el paradigma del empresario, del explotador, lo que intentaba era contar el Capítulo XXV del primer libro de El capital, la acumulación originaria. Ese era mi propósito: contar Marx a los niños. ¿Te puedes imaginar que alguien quisiera hacer eso hoy en la televisión pública? Es impensable.

Nepotismo y propaganda en la televisión pública. No es mal comienzo. Nada comparable, eso sí, a lo que vino después. Éste también es Santiago Alba Rico, a quien algunos califican como “cercano a la izquierda abertzale”:

Colaborar con ETA

Hace poco más de un mes una bomba de ETA mató a Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, dos inmigrantes ecuatorianos que, ni por nacionalidad ni por voto, tenían la más mínima relación con el conflicto en Euskal Herria.

Es decir, otros, por nacionalidad o por voto, sí tienen relación con ese conflicto.

Pocas veces habrá habido dos víctimas más inocentes.

Más inocentes, suponemos, que esos otros que por nacionalidad o por voto sí tienen relación con ese conflicto.

Si realmente queremos paz y democracia, tenemos que empezar por dar la vuelta con naturalidad a esa frase: «Todos hemos matado a Carlos Alonso y Diego Armando».

Hay que reconocer que en esto fue un adelantado. La autocrítica de Jonan Fernández y el obispo Uriarte.

Por eso, igual que debemos decir, en el País Vasco y en España, «todos hemos matado a Carlos y Diego» e indemnizarlos con la solución negociada que reclama a gritos su inocencia absoluta, debemos decir igualmente, por imperativo moral y democrático, «todos somos Iñaki de Juana» y combatir este poco de dictadura que amenaza la paz y las libertades de los vascos y de los españoles.

Debemos decir igualmente…

Más sobre esa cercanía a la “izquierda abertzale”:

ETA también vota

Hace unas horas ha muerto asesinado Isaías Carrasco, un exconcejal del PSOE, en el portal de su casa en Mondragón (Guipúzcoa). (…) ¿A favor de quién ha votado ETA? (…) Hay votos en blanco y hay votos en negro. Hay votos nulos y votos que anulan. Sabemos, en cualquier caso, contra quién ha votado. Ha votado contra un hombre que no iba a votar al PP.

¿Se acuerdan de los grados en cuanto a la inocencia de las víctimas, del voto y la relación con el conflicto?

Bien, ése es Santiago Alba Rico. No sólo guionista de La Bola de Cristal. Y éste es un párrafo del comunicado mediante el que Podemos presentó a su último fichaje:

El filósofo y escritor Santiago Alba Rico se incorpora a la lista de Podemos al Senado por la provincia de Ávila para las elecciones generales del próximo 20D. Junto a las incorporaciones del general Julio Rodríguez y el constitucionalista Javier Pérez Royo, Podemos prosigue así su estrategia de incluir a las figuras más destacadas y referentes de la sociedad civil española que han demostrado su compromiso con la democracia y los derechos humanos.

Eso es Podemos. Lo que está en negrita. Presentar como referente de la sociedad civil a alguien que decía “todos somos Iñaki de Juana” o que destacaba que ETA había matado a alguien que no iba a votar al PP cuando asesinaron a Isaías Carrasco. No sé si ya se conocen, el militar y el filósofo. No sé si habrán tenido tiempo para compartir unas palabras, y tampoco sé si ese encuentro sería realmente tan contradictorio como imagino. Lo que sí se conoce es que un historial como el de Alba Rico implica, para Podemos, ser un referente del compromiso con la democracia y los derechos humanos. No ha robado, al fin y al cabo. Y eso es lo único que cuenta desde hace demasiado tiempo, para prensa y público.

Por cierto, Alba Rico no es el primer filósofo relevante en Podemos. Luis Alegre, secretario de Participación del partido, es profesor de Filosofía en la Complutense. Desde allí hablaba sobre la conveniencia de que Gabriel Albiac, catedrático en esa misma universidad, dejase de existir. Lo cuenta Fernando Palmero en esta página.

 

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s