17.999 € en una camiseta

 

Hace unos minutos he leído esta entrada del blog de Tsevan Rabtan. Es necesario leerla para seguir el post, así que procedan, si no lo han hecho ya.

Después de leer la entrada he vuelto sobre un pensamiento recurrente durante los últimos días. El discurso de Podemos -no sólo- no es un discurso racional. Con “discurso” me refiero a todo el arsenal mediático del partido. Declaraciones, quejas, consignas, gestos, excusas, incluso tonos. Es un discurso que no está pensado para convencer racionalmente, sino para reconfortar emocionalmente. Es un discurso que combate no contra otro discurso, sino contra el propio hecho de discutir. Anula la necesidad de convencer, apela a la necesidad de pertenencia. No busca el cuestionamiento de ciertas posiciones, propias y ajenas, sino la adhesión emocional al mensaje. El mensaje ya no articula ideas, sino que genera identidades. No es un medio para expresar ideas, sino para expresar identidades.
Así, cualquier intento de entablar batalla dialéctica está condenado al fracaso. No hay campo de batalla, sencillamente. No es que manejen mejor el discurso; es que no hay discurso.

Este “no hay discurso” tiene además doble significado.
Por una parte, como hemos comentado, el de Podemos no es un discurso racional, sino un conjunto de gestos y expresiones recurrentes. Esto no quiere decir, no obstante, que no tengan ideas u objetivos. Simplemente consideran que la afectiva es la vía más eficaz para ganar adhesiones que les permitan conseguir sus objetivos.
Por otra parte, como dice hoy Jorge Bustos, no ha habido un intento serio de ofrecer una alternativa sólida al mensaje acuático de Podemos. Desde luego, no en el partido que ha gobernado España estos últimos cuatro años.

Después de leer la entrada de T. Rabtan me he imaginado, no sé por qué, una camiseta con la cifra a la que se alude: 17.999€. Es la cifra mediante la que Manuela Carmena ha conseguido colocar un contrato a dedo sin necesidad de abrirlo a los procedimientos habituales en los contratos municipales. Es legal, pero es una artimaña. Y además va en contra de lo que llevaban en el punto sobre contratos públicos de su programa.
Pero no pasa nada, porque todo esto, la entrada original y cualquier cosa que se diga, no funciona.
Una camiseta, en cambio, es otra cosa.

Es una estupidez. Del mismo modo que sería una estupidez una campaña consistente en imprimir y repartir papelitos con esa cifra, o crear una consigna corta y directa. Es una estupidez porque no diría nada del hecho. Su fin sería extender rápidamente un mensaje, y seguramente lo conseguiría. Pero sería un mensaje vacío. Aquí sí, por fin, podría plantearse un combate. Mensaje vacío contra mensaje vacío. Si caló el “We are the 99%” ¿por qué no podría calar el “17.999€”? ¿Por qué no podría triunfar un meme sobre la sustitución de un dedo por otro? Ver y compartir, ver y compartir. TT en Twitter, miles de likes en Facebook. Una legión de activistas.

Personalmente, creo que no triunfaría. Pero además, aunque triunfase, supondría una derrota. La cuestión no es aceptar la inutilidad del discurso racional y comenzar a combatir con sus armas, sino conseguir que el discurso racional vuelva a ser eficaz.
Obviamente, no sé cómo se consigue eso. Pero estoy convencido de que aceptar la derrota de la racionalidad no puede conducir a nada bueno.

Hay otra idea recurrente estos días. Es posible que esto último sea en realidad otra cosa. Que en el fondo me importe más la convicción de “no ser como ellos” que el triunfo en el combate político. Que el combate no sea político, sino personal. Que el enemigo no sea el populismo, sino la posibilidad de caer en el populismo.

Podría ser. No tengo ni idea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s