The show must go on

 

“Estamos viendo comportamientos muy parecidos a los del fascismo de los años 30.”
Lo decía Alberto Garzón hace unos días, cuando anunciaba que IU-Unidad Popular estaba preparando una querella criminal contra Mariano Rajoy y el Consejo de Ministros. No especificaba en qué consistía ese parecido, porque la precisión no puede nunca operar en el vacío.
El motivo de la querella era el acuerdo entre la UE y Turquía sobre los refugiados. Garzón anunció su plan en una rueda de prensa en el Congreso. Junto a él, Marina Albiol y alguien de quien ya se ha hablado en el blog en un par de ocasiones, Gonzalo Boye.

Boye es abogado, además de editor de la revista Mongolia. Por eso se encarga de explicar la parte legal a la prensa. Habla de penas de cárcel y de inhabilitación. No especifica cuántos años. Si acusaran a Rajoy de secuestro, imagino que podría atreverse con una estimación. 14 años, por ejemplo. Si lo acusaran de asesinato, lesiones, detención ilegal, asesinato frustrado y tenencia ilícita de armas, podría dar otra estimación. 61 años. Son las penas a las que fueron condenados el propio Boye y Pablo Gómez Ces, tesorero de Unidad Popular. Boye fue condenado por colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla. Gómez Ces asesinó al policía nacional Eduardo Navarro Cañada. No en colaboración con, sino directamente integrado en ETA.
Sé que me repito, pero creo que son cosas en las que hay que insistir. Hay muchos lectores de Mongolia y votantes de IU-UA desinformados. O ésa es, al menos, la hipótesis más benevolente.

Comportamientos parecidos a los del fascismo, decía Garzón. Por eso prepara una querella criminal. Porque tanto lo primero como lo segundo son puro teatro. Cada cierto tiempo tienen que sacar a pasear la indignación. Lo hicieron cuando pedían que Aznar -sólo- fuera juzgado en La Haya por la Guerra de Irak, y también cuando declararon a Rajoy persona non grata en Pontevedra. Ese ellos no es necesariamente IU-UA, sino en general los miembros del Club de los Aspavientos. En Pontevedra fueron BNG, Marea y PSOE quienes compusieron la opereta. La denuncia contra Aznar partió de IU-ICV, y pretendían que fuera juzgado por genocidio, entre otros crímenes. Varias personalidades del mundo de la cultura política como José Blanco, Joan Tardá o Baltasar Garzón manifestarion su apoyo a la denuncia. Por otra parte, una misteriosa agrupación de personalidades del mundo de la política cultura, la Plataforma Cultura y Espectáculos contra la Guerra, presentó una denuncia similar en el Tribunal de La Haya. No se supo del todo quiénes formaban parte de esta plataforma. Lo que sí sabemos es que incluía a la Federación de Actores del Estado Español. Tal vez sea el nombre bajo el que se reúnen Garzón (Alberto), Tardá, Baldoví o Rufián cuando preparan sus cosas.

Lo incómodo, no obstante, es comprobar cómo estos actores vocacionales no son los únicos que se empeñan en que el espectáculo continúe. Condenas a invasiones soviéticas, paseos previos a una reunión con aviso a la prensa o campañas contra quien no puede hacer otra cosa que no hacer. Los vendedores de palomitas no se podrán quejar.

* * *

La colaboración de hoy en El Subjetivo: Los inmaculados soñadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s