Capital de la cultura

Los responsables del proyecto más importante de San Sebastián 2016 hablan de ETA como un “fenómeno político, militar y cultural“. Es interesante la elección de esos tres adjetivos, pero es más interesante aún la ausencia del adjetivo clave: ‘terrorista’.

De los tres adjetivos, el que mejor define lo que fue ETA es el tercero. Sí, ese ‘cultural’.
ETA fue, también, una cultura. Una cultura transmitida, compartida, una cultura popular. No fue sólo García Gaztelu, De Juana Chaos o Martínez Izagirre. Los asesinos contaban con un público paciente, cobarde, miserable. Era un público variado. Los que llevaban el anagrama de ETA a una biblioteca para presumir entre los amigos. Los que cobijaban etarras en sus casas. Los que decían “algo habrá hecho“, los que decían nombres y los que nunca decían nada. Sin esa cultura ETA, sencillamente, no habría sido posible. O al menos, no de la misma forma.

Gregorio Ordóñez fue asesinado mientras comía en un restaurante de la parte vieja de San Sebastián. En la misma ciudad fueron asesinadas más de 90 personas. Josu Zubiaga, viceconsejero de Seguridad del Gobierno vasco, dijo tras los atentados de París que “todo es terrorismo, pero ETA trataba, entre comillas, de respetar el entorno general“.

En ese entorno general se situaban los que hicieron de ETA un fenómeno cultural. Los que participaron de esa cultura.
Más de 90 asesinatos de ETA, fenómeno cultural, en San Sebastián. La capital de la cultura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s