Periodismo de raza

Hoy en Deia han publicado la siguiente carta al director: La etnia vasca.

He tenido que leer la carta varias veces para asegurarme de que no era una broma, y he tenido que fijarme en la dirección de la página para asegurarme de que no había llegado de alguna manera a la de un grupo supremacista.

Así que sí, después de las comprobaciones, efectivamente es una carta que han publicado hoy en el diario Deia.
Es una carta que hay que leer, una o varias veces.
Es una carta que no creo que necesite más palabras que las que forman la propia carta. Está todo ahí.

Sólo una pequeña reflexión. No es el contenido de la carta, producto de la mente de un ciudadano anónimo, lo que produce malestar. Es el hecho de que la carta la publique un periódico de los que se venden en las panaderías, no en algún sótano clandestino. Y también la sospecha de que ningún otro periódico dedicará un minuto a la carta y al diario que la publica.

3 Comentarios

  1. El enlace ya lo han borrado. Se puede encontrar todavía el texto en la caché de google.

    No sé si han dado alguna explicación, en mi opinión es grave que lo hayan publicado, no me vale que digan que es opinión de lectores y no representa la opinión del periódico, ¿si yo envío una carta perturbada diciendo que el lugar de las mujeres tradicionalmente ha sido la cocina y labores domésticas y así debe seguir siendo, tendría alguna posibilidad de ser publicada? vamos hombre,…

    Mi hipótesis es que esto alimenta a radicales nacionalistas españoles que hacen comentarios generales sobre los vascos, en definitiva genera sentimientos antivascos (y todo por la opinión de un perturbado anónimo), sentimientos que luego sufren todos los vascos, y facilita la espiral de desencuentros que acaban en ruptura política, que es lo que quería el nacionalista en primer lugar, sea racista o no. Es una estrategia racional.

  2. En texto parece que ya no está disponible, por suerte he podido saciar mi curiosidad en archive.org.

    La verdad es que no me parece que diga nada especial, realmente. Pego a continuación la carta y que cada uno juzgue por sí mismo:

    ====================================================
    La etnia vasca

    Jorge Garay Zabala Getxo – Sábado, 13 de Octubre de 2018 – Actualizado a las 06:00h
    ¡comenta!

    El pueblo, etnia, nación, o como quiera llamarse a los vascos, se extingue. A las inmigraciones de españoles del siglo XIX, y sobre todo del XX (llegadas masivas desde los primeros 50 hasta fines de los 70) hay que añadir los que están viniendo ahora (extranjeros de otras partes del mundo). Los nacidos vascos no sustituyen a los fallecidos. Los matrimonios mixtos se multiplican cada vez más. El Pueblo Vasco se extingue, se extingue, recalco, entre triunfos electorales de PNV y Zurdos. No es racismo el querer que el pueblo, etnia o nación vasca no se extinga. Eso es legítimo derecho a la existencia. Racismo sería que los escasos vascos que aún quedan, quisieran invadir, dominar y aniquilar otras etnias o naciones. Sabino no fue racista. Su religión se lo impedía. Él, como miembro de una etnia invadida, dominada y cuasi aniquilada, se subleva. No fue racista, aunque Federico Krutwig diga que “comparado con él Hitler era un pequeño monaguillo”. La obra de Sabino es un grito desgarrador contra la paulatina extinción de la etnia vasca. Algo que no quieren captar los escasos vascos que aún quedan. Ni comprenden tampoco los extraños al Pueblo o Etnia Vasca que acusan a Sabino Arana de racista. “La raza vasca, si así continúa, se va. Desaparecerá en el piélago de las otras razas, como el arroyo en la mar, y ya entonces ningún pueblo podrá servirse de la intrepidez, de la actividad y de la energía del vasco”. (Euzkadi núm. 3, “Conócete a tí mismo”, OC pág. 1997).

  3. Es evidente que cuando alguna mente pensante del Deia publicó la carta, no se dio cuenta del tono abiertamente racista y parafascista de ella. No se dio cuenta porque el nacionalista medio vive inserto en una realidad paralela y fantasiosa en la que “su” nacionalismo le salva de ser un extremista. Pero la realidad es tozuda y no admite realidades alternativas: esa misma carta con algunos cambios no se podría publicar en ningún medio sin que lo califiquen de abiertamente ultra. Pululan en el Deia y otros abrevaderos a sueldo del poder autonómico verdaderos extremistas que babean ante la posibilidad de un conflicto como el catalán. El PNV, hoy moderado por conveniencia, los sostiene con sus dádivas porque necesita esa fuerza de choque compuesta de plumillas, la inmensa mayoría de nula altura intelectual, pero con mucha ansia de servir a ese conflicto que nos conduciría al desastre social y político. Hay que precaverse de esa gente, que tiene nombres y apellidos y escribe en pesebres como el Deia. Si el PNV quiere servir a Euskadi, que será liberal y ciudadana (en su autonomía), o no será nada; entonces, digo, deberá echar a esa gente y que se ganen la vida sin sus pesebres. Es triste que por tener esta opinión en Bizkaia lo califiquen a uno de “facha”, mientras el Deia hace estas cosas. Bizkaia es poco cívica, al revés, por cierto, de Gipuzkoa, donde al menos han tenido alternancia política en sus instituciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s