Con mano izquierda

Leo hoy que cuatro personalidades políticas del País Vasco han escrito un manifiesto en torno al futuro de la izquierda vasca. El manifiesto, o la carta, se ha publicado en Gara. Y el lugar en el que debe aglutinarse la izquierda vasca, según estas cuatro personalidades, es EH Bildu.

Las cuatro personalidades son las siguientes:

Gemma Zabaleta, exconsejera (Empleo y Asuntos Sociales) socialista en el Gobierno de Patxi López. Gobierno que fue posible gracias al apoyo del PP vasco, habría que recordar.

Javier Madrazo, también exconsejero (Vivienda y Asuntos Sociales) del Gobierno vasco, pero no el de López sino el de Ibarretxe. Fue coordinador general de Ezker Batua-Berdeak, la Izquierda Unida con hecho diferencial, hasta que los hechos diferenciales de dos corrientes internas hicieron que la agrupación de corrientes y escisiones varias se escindiera en dos nuevas corrientes, dando lugar a Ezker Anitza, hoy integrada en Elkarrekin Podemos, y a Ezkerra Berdeak. 

Daniel Arranz, que fue gobernador de Vizcaya durante la última legislatura de Felipe González.

Y Manuel Díaz de Rábago, que fue presidente de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. En 2010 el blog del periodista Javier Ortiz recogía unas palabras que el juez pronunció en una entrevista publicada en una revista jurídica, Res Publica. Las palabras eran éstas, la negrita es mía.

P.- ¿Qué opina sobre el caso Egunkaria?

R.- Voy a responder a la gallega: ETA y el modo en que el Estado le da respuesta provocan en mí, en estos últimos años, cierta incertidumbre sobre qué puede sucederme primero: que ETA me asesine o que el Estado me acuse de formar parte de sus estructuras. Revela, a mi juicio, el desvarío de ambos en el logro de sus objetivos, bajo la perversa regla de que “todo vale”.

Ésos son los cuatro autores de la carta publicada en Gara.

En la carta hablan de una anomalía democrática que padecemos en el País Vasco, relacionada con EH Bildu. De manera nada sorprendente, con la anomalía no se refieren precisamente a EH Bildu, sino al hecho de que toda la izquierda vasca no esté unida en torno a EH Bildu para ofrecer “las respuestas que necesita la Euskadi del futuro”. 

Los autores de la carta dicen compartir varios puntos de vista. Algunos de ellos son éstos:

“hay que recuperar la pedagogía en la política, (…), el respeto, la idea de que los proyectos políticos que se defienden no son contra los demás sino a favor de las personas que conforman nuestra sociedad o la recuperación de los espacios perdidos en una democracia menguante”.

Y por eso piden que la izquierda vasca se reagrupe en torno a EH Bildu.
Pero EH Bildu es la coalición que integra a Sortu, el partido que en definitiva marca el ritmo de la coalición. Y Sortu es el partido que hace menos de un año, en abril de 2019, llamaba a “plantar cara” a Abascal, Rivera y Casado, cuando participaron en diversos actos de sus partidos en el País Vasco, en el marco de las elecciones generales de abril. “No son bienvenidos”, añadía Sortu en un tuit.

 

Sortu es también el partido que animaba a participar en las Brigadas de Desinfección Antifascista cuando esos partidos se atrevían a pisar suelo vasco. 

 

Y EH Bildu, directamente, es la coalición que en septiembre del año pasado, pensando en las generales de noviembre, registró una proposición en el Parlamento vasco para que esta cámara invitase a “los partidos políticos que apenas tienen apoyo social, político e institucional en Euskal Herria que no utilicen durante la campaña electoral el territorio vasco con el objetivo de obtener votos fuera de aquí”.
En realidad, como se puede ver en la imagen que compartió en su día Borja Sémper, EH Bildu no pretendía que el Parlamento vasco “invitase” a esos partidos a no tocar suelo vasco, sino que se lo exigiera. “Invite” fue la palabra que Pedro Gorospe decidió usar en su crónica en El País para referirse a la propuesta de EH Bildu.

bilduexige

 

Que los proyectos políticos que se defiendan no sean contra los demás y recuperar los espacios perdidos en una democracia menguante, decían los autores en la carta. Y en lugar de pedir que la izquierda vasca denuncie a quienes siempre han defendido su proyecto político contra los demás, con pistolas o con amenazas y acoso, a quienes han intentado eliminar el espacio político de quienes se oponían a su proyecto, y a quienes se han especializado en menguar la democracia en el País Vasco, en lugar de eso, piden que la izquierda vasca se reagrupe en torno a ellos, en torno a EH Bildu.

La carta sigue. Dice esto:

“Apostamos por una izquierda vasca, (…), que tenga voluntad de crear alianzas estratégicas de pensamiento y acción con todos aquellos partidos, organizaciones y personas que se reconozcan de izquierdas y por tanto que luchan por cambiar tantas injusticias como hay. Que genere confianza y practique el diálogo frente al insulto, la humildad frente a la prepotencia”.

Aparco lo de las personas de izquierdas que, por tanto, luchan por cambiar las injusticias en el País Vasco, que daría para una entrada algo más larga, y me quedo en lo del diálogo frente al insulto. Me acuerdo de Mari Carmen Sánchez Sequeros, la única concejal del PP en Galdácano durante la anterior legislatura. Y de las palabras con las que un grupo de encapuchados la recibió antes de entrar a un pleno en el ayuntamiento. “Asesina” e “Hija de Franco”. Esta acción se produjo después de que EH Bildu lanzase una moción de apoyo a un joven del pueblo que sufrió un accidente cuando iba a visitar a un preso de ETA. En respuesta a la moción, la edil del PP afirmó, negando palabras recogidas en la moción, que no se trataba de un preso político. Esto hizo que una parte de los asistentes se pusiera de pie, y que uno de ellos la llamase “asesina”, “fascista” y “cerda”, a lo que añadió “Mírame a la cara y quédate con mi cara”.

Me acuerdo de que en 2018, en Vitoria, una multitud de personas con ikurriñas y arrano beltzas se dedicó a gritar “Españoles, hijos de puta” a una persona que había decidido colgar la bandera de España en su balcón para celebrar el Día de la Hispanidad.
Y me acuerdo también de que “Españoles, hijos de puta” fue uno de los gritos con los que la izquierda abertzale recibió a los asistentes a los actos de Ciudadanos en Rentería y Alsasua.

 

Pero de esto no se acuerdan los cuatro autores de la carta que se publicó ayer en Gara. O sí. Normalmente conocen todas estas cosas, pero deciden no tenerlas en cuenta. Y así, piden que la izquierda justa y luminosa, la izquierda vasca, que practica el diálogo frente al insulto, se reagrupe en torno a los que llaman “cerda” a una concejal del PP y en torno a los que gritan “Españoles, hijos de puta” a los españoles que viven en el País Vasco o que visitan determinados lugares del País Vasco y Navarra.

La carta sigue. Los autores quieren “no olvidar el pasado para aprender de él”. Y piden que la izquierda vasca, la que lucha contra las injusticias, se reagrupe en torno a gente como Bea Ilardia, concejal de EH Bildu en Galdácano -junto a Mari Carmen Sánchez Sequeros- que publicó un tuit de bienvenida al etarra Tomi Madina cuando salió de la cárcel, y que en el mismo tuit quería recordar también a los otros etarras del pueblo que aún seguían en la cárcel, como Txapote o Bienzobas.

 

Los autores de la carta quieren que la izquierda vasca se sume a un proyecto ambicioso y de futuro, que supere la “anomalía democrática” que vivimos aquí, y quieren que ese proyecto lo lidere EH Bildu, coalición cuyos dirigentes realizan homenajes sistemáticamente a miembros de ETA, como cuando Sortu decide decorar el pueblo de Galdácano con imágenes de Kepa del Hoyo o “Thierry”, o como cuando los vecinos de Miravalles deciden decorar sus calles con fotos de Josu Ternera para recibir a los asistentes a un acto de Ciudadanos.

 

Esto es lo que quiere gente como Gemma Zabaleta y Javier Madrazo, la unión de facto de toda la izquierda vasca para corregir la anomalía democrática del País Vasco, que no sería EH Bildu sino los partidos que están en las antípodas, en fines y medios, de EH Bildu.


Es sin duda un proyecto ambicioso. Pero si redujeran un poco su ambición y sus prisas se conformarían, por el momento, con la cesión sistemática de la izquierda vasca a todos los postulados y proyectos del nacionalismo vasco, que es lo que han venido haciendo los otros actores de nuestra particular anomalía: el PSE y Podemos. Si tuvieran más mano izquierda, que es la expresión que usan para terminar su carta, Gemma Zabaleta, Javier Madrazo y los otros dos autores tendrían libre la otra mano para brindar en Nochebuena con el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, como ya hicieron los líderes del PSE y de Podemos Euskadi.

cena

1 comentario

  1. Sobre Javier Madrazo cabe recordar también que fue dirigente de gesto por la paz, condenando cada atentado de ETA.
    Y fue (y esto quizá no lo sepa mucha gente) profesor en el instituto de bachillerato de Rekalde… Nada menos que de religión.
    Fue profesor mío.
    Lo que más recuerdo de él como profesor de religión, es que era un “buenazo”.
    Quizá de ahí le vengan esas ganas de “poner la otra mejilla”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s