Diario de la normalidad, VII

 

La gente en los balcones cantando, tocando las panderetas, porque los medios sacaron lo que hacían en Italia y queremos salir. Incapaces de entender que el primer mandamiento en algo así, especialmente en algo así, debería ser no molestar.
Y Bono, el de U2, cuentan en el telediario, ha compuesto una canción desde su casa. Casi todos hacemos estupideces estos días. Algunos son más expansivos que otros.

 

***

 

“¿Qué será lo primero que harás cuando acabe esto?”

Pasarme varios días pensando si realmente ha acabado, imagino.

 

***

 

Ferran Caballero, lúcido, en Twitter: “D’aquesta crisi en sortirem millors persones. Perquè en sortirem molt més misàntrops”.
No sé si mejores personas, pero desde luego, si se cumple, sí seremos mejores ciudadanos.
Una misantropía siempre activa y reposada, además, nos alejaría de los odios selectivos que siempre siguen a la cursilería y al emotivismo.

 

***

 

Aplausos, 20:00. Dos minutos, como ayer. Esta vez parecían menos, y no han sonado las bocinas, cuernos, vuvuzelas o lo que fuera. No han salido los vecinos de al lado, que sí salieron a las 12:00.
A las 21:00 está convocada una segunda cacerolada.

***

Siete larguísimos minutos a las 21:00. Cacerolas, bocinas, silbatos, luces. No mucha gente, pero sí demasiada. Decía una experta en comunicación -todos lo son, sea cual sea su puesto- hace pocos días que “no hay que avergonzarse de lo que se dijo” alrededor del 8 de marzo, porque desde entonces “han pasado meses”.

Y como no tienen que avergonzarse, ahí siguen. Hoy, Gabilondo en El País. Da igual lo que diga. La cuestión, lo deprimente, es que que sigue diciendo y siguen publicándolo.

 

***

 

El “No se podía saber” en boca y mano de gente como Gabilondo, Cristina Almeida, Fernando Berlín, los “tertulianos de titularidad pública” -acuña hoy Latorre- y tantos otros referentes mediáticos es fruto de una autoestima hinchada. Nadie esperaba que ellos supieran, de verdad. Pero sí, al menos, que vieran.

El 7 de marzo había más de 3.000 fallecidos en China, más de 200 en Italia y al menos 5 en España. Con esas cifras, a la vista de todo aquel que quisiera verlas, los que dicen que no se podía saber eligieron no ver. Eligieron despreciar los casos y los fallecidos. Eligieron no ver las tendencias en el resto del mundo y las medidas que estaban tomando en otros países. Eligieron quitarle importancia. Es sólo una gripe, en abril nadie se acordará de esto, mata más el machismo, es más peligroso el alarmismo, cuidado con el miedo, reflexionemos sobre lo realmente importante, que lo demás no sea lo de menos, yo voy a ir porque está en juego la vida de las mujeres. Tranquilos, sólo mata a los viejos.


Los que hoy dicen que no se podía saber eligieron no ver lo que estaba a la vista de todos desde hacía semanas. O peor, lo vieron y eligieron no contarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s