La manifestación profunda

 

El 8 de marzo hubo en muchas ciudades de España manifestaciones que no deberían haberse celebrado. Pero no sólo pudieron celebrarse sino que el Gobierno, en lugar de recomendar prudencia, animó a que los ciudadanos asistieran. Sabíamos lo que estaba pasando en China, sabíamos lo que estaba pasando en Italia, y todavía hoy los que deberían haber protegido a los ciudadanos españoles siguen diciendo que celebrar actos multitudinarios en el comienzo de una pandemia no fue una mala idea.

Esas manifestaciones no deberían haberse celebrado, pero quienes se manifestaron no eran necesariamente malas personas, ni buscaban causar daño a otros ciudadanos españoles. Esas manifestaciones partían de muchas, muchísimas ideas equivocadas, partían de una premisa que sólo podían creer los ya convencidos, partían de un relato que cruzó la línea de la mentira, o de la posverdad, hace ya demasiado tiempo, y extrañamente contaron con el apoyo de prácticamente todos los partidos políticos.
Esas manifestaciones fueron criticadas por el riesgo que supusieron para la población española, con razón.

Esta semana ha habido varias concentraciones en diferentes puntos de Madrid para protestar contra el Gobierno. Como en las del 8 de marzo, quienes se concentran estos días en Madrid no son necesariamente malas personas, ni buscan causar daño a otros ciudadanos españoles. Estas concentraciones tienen como premisa, imagino, la necesidad de que el Gobierno de España dimita por su gestión de la crisis. Como ocurre con casi todas las manifestaciones, el objetivo principal no es conseguir algo concreto, sino hacerse ver. Y lo que se está viendo es que muchos de los que criticaron las manifestaciones del 8 de marzo las criticaron no por el peligro que suponían, sino porque no estaban de acuerdo con lo que defendían. De la misma manera, muchos de quienes defendieron las manifestaciones del 8 de marzo no lo hicieron porque pensaran que la libertad de reunión era más importante que los riesgos de celebrar actos multitudinarios a las puertas de una pandemia, sino porque era su reunión, aunque los riesgos tuviéramos que asumirlos todos. Estas concentraciones en Madrid no deberían haberse celebrado y no deberían seguir celebrándose, principalmente por el riesgo que suponen para la población española.
Estas concentraciones han sido criticadas por el riesgo que suponen para la población española, con razón.

Algunos somos alérgicos a las manifestaciones, y casi a cualquier acto colectivo. Yo no habría asistido a ninguna de las dos, como tampoco he participado en ninguna de las caceroladas que se han celebrado durante el confinamiento. En las últimas décadas creo que sólo he asistido a tres concentraciones. Una en Alsasua, otra en Miravalles y la última en Bilbao. La primera se llevó a cabo tras la agresión que sufrieron dos guardias civiles y sus parejas por parte de varios jóvenes del pueblo. La segunda tras el homenaje que se celebró en Miravalles al etarra Josu Ternera. Y la tercera se celebró el 6 de diciembre, día de la Constitución, tras unas vallas que nos separaban de quienes preferirían que nos hubiéramos quedado en casa. En realidad las tres concentraciones se celebraron con protección policial. En todas ellas, especialmente en las dos primeras, hubo insultos e intentos de boicot. En todas ellas fuimos cuatro gatos, y creo que todos sabíamos que íbamos a ser cuatro gatos.
Como decía, esos tres actos fueron una excepción. No habría asistido ni a las del 8 de marzo ni a las de estos días en Madrid por alergia a los actos colectivos, por incompatibilidad con las formas y algunas de las ideas de fondo y porque en medio de una epidemia es una idea malísima celebrar actos de ese tipo.

Pero éstos no son los únicos actos públicos que se han celebrado en España durante la crisis.
Desde hace unos días, como en las de Madrid, se están celebrando actos en diferentes puntos del País Vasco y Navarra. En estos actos no se pide la dimisión del Gobierno ni se insiste en la necesidad de otorgar derechos que ya existen. Lo que se está celebrando estos días en diferentes puntos del País Vasco y Navarra son actos de solidaridad con Patxi Ruiz, una de las personas que asesinaron a Tomás Caballero, concejal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona.
Patxi Ruiz, asesino de ETA, decidió ponerse en huelga de hambre para protestar por su situación en la cárcel. Varios ciudadanos españoles se han concentrado estos días para manifestar la profundidad de su miseria moral y de nuestra enfermedad social. Su miseria moral consiste en solidarizarse públicamente con un asesino, como ya hiciera hace tiempo Antón Gómez-Reino, flamante diputado de Podemos en el Congreso y hombre fuerte del partido desde su fundación. Nuestra enfermedad social consiste en que dedicamos más tiempo a despreciar a los “cayetanos”, “fachas”, “progres” o “feminazis” de turno que a exponer, analizar, comentar, denunciar o señalar lo que varias personas defienden en las calles y plazas de Navarra y del País Vasco. En concreto, en este caso, a un asesino de ETA.


Y nuestra enfermedad social es lo que nos conduce a que los miserables morales, los que se manifiestan públicamente para apoyar y mostrar cariño a asesinos de ETA, son desde hace tiempo unos compañeros de gobiernos, manifestaciones, causas, fotos y cenas de Nochebuena totalmente normalizados. Algunos incluso llegan a ser diputados en el Congreso, sin que los partidos que los acogen tengan que responder por ello.
Son la auténtica España negra, la excepción que algunos han decidido normalizar, la lacra social que arrastramos desde hace décadas.

Eso sí, no llevan palos de golf a las concentraciones, guardan la distancia de seguridad y siempre saludan.