Eman ta zabal zazu

Hace unos días empecé a leer un artículo de opinión en Naiz, en el habitual repaso de la prensa local. Otro simpatizante de la izquierda abertzale elogiaba a Maduro y a la Venezuela chavista. Decía algo sobre un viaje para asesorar al sucesor de Chávez, pero no habría pasado del primer párrafo de no ser por el recurso a las comillas para referirse a un periodista de El Correo.

Lo escribió hace unos días el conocido <<periodista>> de “El Correo”, Oscar Beltrán de Otalora

Así empezaba el artículo. Lo que escribía el periodista en El Correo era que un profesor de la UPV (Universidad del País Vasco) y exetarra había viajado a Venezuela para asesorar a Maduro.

Y efectivamente, Eneko Compains Silva era y es profesor en la UPV. De Derecho Constitucional.
También era miembro de ETA en calidad de dirigente, algo a lo que me resulta difícil colocar un “ex”. Fue condenado por ello. Compains y los demás acusados reconocieron su integración en Ekin/ETA a cambio de una reducción en la condena, y se libraron de entrar en la cárcel.

Así que, efectivamente, alguien que fue condenado por ser integrante de una banda terrorista enseña derecho constitucional en la Universidad del País Vasco.
El sindicato LAB, tras la publicación de la noticia en El Correo, publicó un comunicado para defender al profesor etarra. Ésta es una frase del comunicado:

De la lectura del texto publicado se deduce que la misma tiene entre sus objetivos la persecución política del mencionado profesor, al que, de lograr sus objetivos, se le condenaría a su muerte laboral y civil.

Se quejan de la persecución política de un periódico contra un profesor que perteneció a ETA y se quejan de que informar sobre ello condenaría al profesor a la muerte laboral y civil.

Eneko Compains coloca unas comillas al periodista que informa sobre su pertenencia a ETA.
Con esas mismas comillas se señalaba a los periodistas que después serían asesinados por ETA, por los que fueron compañeros del profesor de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco.

ETA, una derrota imposible

ETA finalizará en los próximos años su proceso de disolución. El proceso no consistirá en que deje de existir a partir de un determinado momento. Será aún más ambicioso: ETA dejará de haber existido.

En 2014 se publicaron los datos del Sociómetro vasco. Se trató de una encuesta especial sobre el llamado proceso de paz. El 87% pedía que se reconociera y se reparase a todas las víctimas. Como se trataba de un proceso de paz, el análisis partía de la creencia de que en el País Vasco habíamos sufrido una guerra. De ahí que ese “todas las víctimas” incluyera tanto a las víctimas de ETA como a las de los abusos policiales. El 79% se apuntaba al sintagma de la paz “sin vencedores ni vencidos”.  Para Jonan Fernández, secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, esos resultados mostraban la sabiduría de la sociedad vasca, situada en la “centralidad ética y democrática”.
En 2017, los ciudadanos del País Vasco que pedían justicia para todas las víctimas “con independencia de la violencia que hayan sufrido” suponen el 84%.
Y el 80% se apunta a la paz sin vencedores ni vencidos.

El proceso homeopático ya se podía intuir en 2006. Ese año, el Parlamento vasco aprobó una resolución para que se diera “una paz sin vencedores ni vencidos”. En el pleno, el portavoz del PNV, Joseba Egibar, se refirió a ETA como “una organización política que hace uso de técnicas modernas de lucha de minorías contra mayorías”, “técnicas terroristas”, que había cometido varios disparates desde su creación. Los ejemplos del relato no son escasos.

Pero no son éstos -ciudadanos, políticos, medios o agentes sociales- los que harán imposible la verdadera derrota de ETA, que debería consistir en su permanencia como hecho histórico. La disolución se producirá, sencillamente, porque somos vagos. Porque, a pesar de que se incluya en los planes de estudio, los adolescentes ven el fenómeno tan lejano como el Holocausto.
Los jóvenes desconocen y seguirán desconociendo qué fue ETA, aunque ETA y sus efectos sigan ahí. Da lo mismo que sean jóvenes del País Vasco, de Extremadura o de Asturias. Da lo mismo que se enseñe en clase, que entre en el examen o que desaparezca de las programaciones.
Siempre habrá alumnos que escapen de la adolescencia, claro. Pero son muy pocos, y seguramente terminarían por conocer qué fue ETA tanto si lo vieran en clase como si no.

Si no se enseña en las escuelas, desaparece. Y si se enseña, queda frecuentemente reducido a un trabajo, o a un par de clases que hay que aguantar. Hasta que suene el timbre y termine la chapa.

Tal vez deba ser así. O tal vez lo esté haciendo mal. Tal vez haya que combatir el desinterés mediante la gamificación. Construir un zulo en Minecraft, componer un rap sobre Hipercor. Quién sabe.

No serán los ciudadanos, políticos, medios o agentes sociales quienes hagan imposible la derrota de ETA. Será la inercia.

Nosotros

He visto una vez más ‘1980’, de Iñaki Arteta. Por motivos profesionales. Y he reparado en una frase que deja Ramón Labayen en el 53:25.
Ramón Labayen fue Consejero de Cultura del Gobierno Vasco de 1980 a 1983. Fue también alcalde de San Sebastián entre 1983 y 1987. Y diputado del Parlamento Vasco de 1987 a 1990.
Labayen fue el responsable de la creación de la ETB, de HABE (el instituto de alfabetización de euskera para adultos), y formó parte de la comisión de Derechos Humanos en el parlamento vasco.

Labayen falleció en 2013. Martin Garitano, Diputado General de Guipúzcoa (Bildu), se refirió a él como “un gran patriota vasco”. Garitano fue redactor jefe del periódico Egin entre 1984 y 1998, y después fue subdirector de Gara.
Pero es de Labayen de quien estamos hablando. En concreto, de algo que dijo en el documental de Arteta.
Esto:

El ser un pueblo pequeño, tiene también, es que nos conocemos todos, ¿eh? Y resulta más difícil condenar al hijo de un amigo que, que bueno; hace más efecto que la Guardia Civil asesine a uno de ETA, o lo torture, que, que no que viceversa, seamos nosotros los que hagamos lo mismo.

Ese helador, y tal vez inconsciente, “nosotros”.

‘Contra la impunidad’

El viernes se estrenó en cuatro cines de España la última película de Iñaki Arteta. Los ciudadanos de Madrid, Barcelona, Bilbao y Vitoria pudieron participar en una liturgia muy poco frecuente: la de recordar en público, junto a otros ciudadanos, algunos de los episodios de la historia de la organización terrorista ETA. Lo infrecuente es la liturgia, el hecho de llevar algo que se hace en privado -si es que se hace- al espacio público, que es donde debe estar.
La sala de Bilbao era pequeña, pero estaba llena. Habría cerca de 50 personas.
En San Sebastián, como recordaba Santiago González, no hay ninguna sala que lo proyecte.

La película es muy distinta a ‘1980’. Ésta era tremenda en cuando a su dureza e impacto emocional. ‘Contra la impunidad’ es un recordatorio no de los crímenes perpetrados por ETA, sino sólo de aquéllos que no han sido resueltos o suficientemente investigados.
Muñoz Molina, cuando escribió sobre ‘1980’, hizo referencia al atentado de Salvatierra. El atentado por el que un sacerdote, Ismael Arrieta Pérez de Mendiola, fue condenado como colaborador necesario. El atentado en el que unos vecinos del pueblo gritaron que uno de los tres guardias civiles aún estaba vivo. Para que los terroristas lo rematasen.
La columna de Muñoz Molina se tituló ‘Los desalmados’. Pero no se refería a los asesinos ni a los cómplices, sino a todos aquellos que, como decía el filósofo Aurelio Arteta refiriéndose también a sí mismo, no tenían alma para fijarse en lo que sucedía.

En ‘Contra la impunidad’, además de una explicación de los procesos judiciales mal resueltos y de las nuevas vías para juzgar asesinatos prescritos, hay dos momentos que le acompañan a uno mientras vuelve a casa.

En primer lugar, el diálogo que se produce en el Parlamento de Navarra entre Juanfer F. Calderín y Carlos Fernández de Casadevante, de un lado, y Bakartxo Ruiz, parlamentaria de EH Bildu, del otro. A las palabras de Carlos Fernández sobre las negligencias del Estado en la investigación de algunos crímenes de ETA y sobre la necesidad de aclarar esos crímenes, Bakartxo Ruiz responde con una llamada a la reconciliación. La concisa respuesta de Carlos Fernández es seguida por los nombres y las fotos de algunas de las personas que fueron asesinadas por ETA cuando el portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, era miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna.  Juanfer F. Calderín dirigió los nombres y las fotos a la parlamentaria de EH Bildu. La reacción de Ruiz es una visión de lo que viene. De lo que dirán los de un lado, y de lo que no deberían dejar de decir los del otro.

En segundo lugar, las escenas de Manuel Zamarreño, sobre las que no cabe hacer literatura.

Esto es lo que se lleva uno a casa, entre otras cosas.
Iñaki Arteta está haciendo un trabajo necesario y triste, escribió Muñoz Molina tras el estreno de ‘1980’. Hoy presenta su última película en el Artistic Metropol, en Madrid, a las 20:00.

9. Tomi Madina Etxebarria

 

Tomás Miguel Madina Echevarría es el número doce, aunque será el noveno de la serie.
Había tres etarras antes que él, pero los acontecimientos han hecho que su pequeña biografía se adelante. La actualidad manda, y la actualidad dice que Tomás Miguel Madina Echevarría, “Tomi”, acaba de salir de la cárcel después de haber pasado allí dos años y medio.

Madina fue detenido en junio de 2014, y en abril de 2016 fue condenado a siete años de prisión por pertenencia a organización terrorista. En ese mismo juicio fue acusado de intentar asesinar en 2010 a Patxi López y a Rodolfo Ares, por aquel entonces presidente y consejero de Interior del Gobierno vasco. Fue absuelto de esta acusación por falta de pruebas.

“Tomi” Madina fue condenado a siete años por pertenecer a ETA. Tras dos años y medio queda libre, y varios vecinos de Galdácano organizan, cómo no, un homenaje.
Beatriz Ilardia, concejal de EH Bildu en el ayuntamiento de Galdácano, celebró y recogió algunos momentos del homenaje. Se pueden ver al final del texto.

Tomás Miguel Madina no era un preso político. Era un miembro de ETA. Por eso fue condenado a siete años de prisión, y por alguna otra razón estuvo en la cárcel sólo dos años.

 

fullsizerender_2

“Uno menos y en Galdácano faltan otros 12 (entre ellos Txapote, como se puede observar). ¡Bienvenido, Tomi!” Bea Ilardia, concejal de EH Bildu en Galdácano.

 

fullsizerender_1

 

img_1143img_1145img_1146

img_1144

Al aumentar la última foto de la serie me ha parecido ver a Javi de Usansolo entre los vecinos. El etarra que asesinó a Fabio Moreno, un niño de dos años. El vecino de Galdácano que fue recibido con antorchas, cohetes e ikurriñas cuando salió de la cárcel.

jus

Por último, una curiosa frase para la galería de los horrores. Participación ciudadana y sangre, por la concejal que pide la libertad de etarras como García Gaztelu “Txapote”.

sangre

 

8. Iker Lima Sagarna

Iker Lima Sagarna es el octavo.

Sobre Iker Lima no hay demasiada información. Hay muy poca información, en general, sobre la mayoría de los etarras. Resulta muy difícil encontrar información fiable y agrupada sobre las condenas que pesan sobre ellos. Y es aún más difícil encontrar información sobre aquéllos que son parte de la periferia de ETA, los de la llamada kale borroka o terrorismo de baja intensidad.

Iker Lima es uno de estos últimos. Fue condenado en 2008 por un delito de daños y otro de desorden público, junto a otros cuatro compañeros. En aquel grupo estaba también Jon Crespo, de quien ya hablé en otra ocasión, y de quien volveré a hablar en esta serie. Es el décimo.
El 16 de septiembre del año 2000 llegaron a la calle principal de Galdácano y se dedicaron a destrozar los inmuebles que encontraron a su paso, incluyendo algunas viviendas particulares. Para ello usaron material incendiario y explosivo -cócteles molotov, cohetes con puntas- y también mazas y palos. Se celebraban, como ahora, las fiestas de Galdácano.
Aquel año, Iker Lima participó como terrorista de baja intensidad. Los dos últimos años ha participado como foto en la pared.

Probablemente, Iker Lima ha sido condenado por otros delitos -aún sigue en la cárcel- pero no he conseguido más datos.

Se podría pensar que Iker Lima Sagarna es sólo un vándalo. Alguien fuera de ETA, o en la periferia de ETA. Pero esto es lo que decía no hace mucho, como puede leerse en un reportaje de Ángeles Escrivá en El Mundo:

«Ya han pasado casi tres años. Que vengan aquí los de Sortu y que me digan qué hemos conseguido. Que no nos engañen. Socialmente, políticamente no hemos conseguido nada, y militarmente no nos han vencido, es peor: somos nosotros los que nos hemos rendido». Ésa es la impresión amarga de Iker Lima Sagarna, uno de los miembros de ETA en prisión, comentada recientemente por sus amigos en la herriko.

Iker Lima Sagarna no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.

ils

Más información:

La sentencia: http://gara.naiz.eus/agiriak/20080430_SentenciaANgaztk.pdf

http://www.elmundo.es/espana/2014/10/23/5448a5e3e2704ed7098b456d.html

http://elpais.com/elpais/2008/04/30/actualidad/1209543430_850215.html

http://www.elconfidencial.com/mundo/2009-02-24/el-ts-confirma-las-penas-a-5-acusados-de-varios-actos-de-violencia-callejera_1055972/

 

 

7. Xabier Garcia Gaztelu

Xabier (Francisco Javier) García Gaztelu es el séptimo.

Xabier García Gaztelu es vecino de Aperribai, el barrio de Galdácano del que también salieron Francisco Javier López Peña, ‘Thierry’, y Jon Bienzobas.

Xabier García Gaztelu es también conocido como ‘Txapote’. Y seguramente es el etarra más conocido de los que decoran las paredes de Galdácano en fiestas. Es conocido porque durante años se habló de su rostro, de sus gestos, de su frialdad, de su crueldad. Fue el autor de varios asesinatos y ordenó muchos otros desde su condición de dirigente de ETA.
Xabier García Gaztelu asesinó a Alfonso Morcillo, asesinó a Gregorio Ordóñez, asesinó a Fernando Múgica, asesinó a Miguel Ángel Blanco, asesinó a Manuel Zamarreño, asesinó a Enrique Nieto, asesinó a José Javier Múgica, asesinó a Fernando Buesa, asesinó a José Ignacio Iruretagoyena, asesinó a José Luis López de Lacalle.

Con Txapote se acaban los adjetivos. Sanguinario, cruel, frío. Y está bien que se acaben, porque lo que importa son los hechos. Los hechos más importantes son los asesinatos. Y el hecho por el que hay que escribir sobre García Gaztelu es que durante años se dedicó a asesinar y su foto aparece en las fiestas de un pueblo y no pasa nada.

Lo que diferencia a García Gaztelu del resto de etarras de las fotos es sólo el número. El número de asesinatos que llevó a cabo y el número de asesinatos que ordenó. Son muchos. Los demás etarras también asesinaron, o proporcionaron información para que se llevasen a cabo asesinatos, o ayudaron de algún modo, el que fuera, a una organización terrorista. No asesinaron a tantos como García Gaztelu. Pero todos ellos son responsables de todos los asesinatos cometidos por ETA.

También hubo gente fuera de ETA que ayudó a ETA. Y no me refiero a los que señalaban, a los que acosaban o a los que agredían. Ésos siempre han estado dentro. Me refiero a los que callaban, a los que restaban importancia o a los que, incluso, bromeaban.

Por último estamos los que permitimos que todo esto sea normal. Los que vivimos en Galdácano, en Berriozar, en Rentería, en Elgoibar. Recordamos, claro. Pero no es suficiente.

Xabier García Gaztelu no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.
Y en las paredes de Galdácano.

txp

 

5. Oier Goitia Abadia

Oier Goitia Abadia es el quinto.

Oier Goitia Abadia formó parte del Comando Buru-Hauste en Madrid.
En 2011, Oier Goitia Abadia fue condenado a 10 años de cárcel por los delitos de depósito de armas de guerra y depósito de explosivos. Oier Goitia se encargó de guardar en un piso de Salamanca el material que ETA usaría en atentados como el cometido el 6 de noviembre del año 2001 contra Juan Junquera, secretario general de Política Científica en los gobiernos de José María Aznar. Juan Junquera salvó la vida, pero ETA causó 95 heridos, varios de ellos de gravedad.

Oier Goitia Abadia coincidió en una cárcel francesa con Mikel Albizu Iriarte, conocido como ‘Mikel Antza’. Mikel Antza era dirigente de ETA. Fue el responsable del cambio que se produjo en ETA durante los años 90. La llamada ‘socialización del sufrimiento’, la estrategia de desbordamiento del Estado, la fractura de la unidad entre los partidos políticos. Del asesinato de Gregorio Ordóñez al secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco. Y de ahí al pacto de Lizarra, con EA y PNV.
Antza también fue, junto con José Antonio Urrutikoetxea -conocido como ‘Josu Ternera’- quien se reunió con Josep Lluís Carod-Rovira en Perpiñán en 2004. Carod-Rovira era conseller en cap y presidente en funciones de la Generalitat, por la ausencia de Maragall. Mes y medio después de esa reunión, ETA declaraba que “con el deseo de que los lazos entre nuestros pueblos se estrechen en base a los principios de respeto, no injerencia y solidaridad, ETA comunica a Euskal Herria y al pueblo catalán la suspensión de su campaña de acciones armadas en Catalunya a partir del 1 de enero de 2004. Un saludo revolucionario a todos los independentistas catalanes”.

Además de la actividad terrorista, los dos etarras se han dedicado a la escritura. Oier Goitia Abadia elaboró un libro de poemas. Mikel Antza editó el libro y escribió el prólogo. La agrupación/editorial Ataramiñe presentó el libro en Guernica en 2013. La editorial se fundó para dar a conocer las obras de ‘represaliados políticos’.

Pero Oier Goitia Abadia no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.

oga

Más información:

http://www.lagacetadesalamanca.es/salamanca/2012/10/04/condenados-etarras-suministrar-explosivos-piso-franco-salamanca/74087.html

http://www.rtve.es/noticias/20111123/condenan-1000-anos-etarra-olarra-guiridi-causar-95-heridos-atentado/477483.shtml

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/18/espana/1276878178.html

http://www.lne.es/asturias/2016/01/21/muere-asturiano-juan-junquera-exsecretario/1871090.html

http://www.abc.es/hemeroteca/historico-04-01-2007/abc/Nacional/todo-empezo-en-perpi%C3%B1an_153743055516.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2004/02/18/espana/1077102000.html

http://elpais.com/diario/2004/10/04/espana/1096840802_850215.html

http://busturialdea.hitza.eus/2013/01/08/oier-goitia-presoren-poema-liburu-bat-aurkeztuko-dute-barikuan/

 

 

4. Kepa del Hoyo Hernández

Kepa del Hoyo Hernández es el cuarto. Kepa del Hoyo nació en Badajoz, y su nombre es Pedro.

Kepa del Hoyo se integró en el Comando Vizcaya en 1995.
En 1999, del Hoyo fue condenado a 25 años de cárcel por el asesinato del policía Daniel Villar. El 5 de septiembre de 1997, Daniel Villar fue asesinado en Basauri mediante una bomba lapa adherida a su coche. El coche comenzó a arder y varias personas consiguieron abrir el coche y sacar de allí a Daniel Villar. Una de esas personas sufrió quemaduras de diversa consideración. Daniel Villar falleció en el Hospital de Cruces, después de que los médicos intentasen reanimarlo durante varios minutos. En 2003, el Ayuntamiento de Basauri, gobernado por el PNV, rechazó colocar una placa en memoria de Daniel Villar.
En el año 2000, del Hoyo fue condenado a 30 años de cárcel por el asesinato del policía Modesto Rico Pasarín. El 17 de febrero de 1997, Modesto Rico Pasarín fue asesinado en Santutxu mediante una bomba colocada en el interior de su coche. El cuerpo de Modesto Rico Pasarín salió despedido y chocó contra el muro de un colegio. La aportación de Kepa del Hoyo consistió en labores de información y vigilancia. Facilitó a ETA la descripción de Modesto Rico Pasarín, la descripción de su coche y los horarios. Gracias a esta información, ETA consiguió colocar la bomba en el interior del coche de Modesto Rico Pasarín.

Kepa del Hoyo Hernández no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.

kdh

Más información:

El relato de un amigo de Modesto Rico Pasarín: http://filodespada.blogspot.com.es/2011/06/kepa-del-hoyo-hernandez-algo-personal.html

http://blogs.libertaddigital.com/in-memoriam/daniel-villar-enciso-primera-victima-mortal-despues-del-asesinato-de-miguel-angel-blanco-10246/

http://blogs.libertaddigital.com/in-memoriam/eta-asesina-en-1997-al-policia-nacional-modesto-rico-pasarin-9111/

http://www1.udel.edu/leipzig/texts2/elb18027.htm

http://www.elmundo.es/elmundo/1998/febrero/02/nacional/interior.html

3. Jon Bienzobas Arretxe

Jon Bienzobas Arretxe es el tercero.

Jon Bienzobas es vecino de Aperribai, el barrio de Galdácano del que también salieron Francisco Javier López Peña, ‘Thierry’, y Francisco Javier García Gaztelu, ‘Txapote’. López Peña está enterrado en el cementerio de Galdácano. En la placa se puede leer que fue un “preso político euskaldun asesinado en París”, y no el jefe ‘militar’ de ETA.

thierry

En el mismo cementerio están enterrados también Víctor Legorburu Ibarreche, antiguo alcalde de Galdácano, y Eloy García Cambra, policía municipal. ETA asesinó a ambos en Galdácano.El nicho de Eloy García Cambra está a sólo unos metros del de López Peña, en el mismo pasillo. No hay ninguna referencia a su asesinato en las tumbas de Legorburu y de García Cambra.

garcia-cambra
De García Gaztelu hablaremos en otra entrada.

Jon Bienzobas era miembro del Comando Madrid.

En mayo de 2007, Jon Bienzobas fue condenado a 30 años de prisión por el asesinato de Francisco Tomás y Valiente. El 14 de febrero de 1996, Jon Bienzobas entró en el despacho de Tomás y Valiente en la Universidad Autónoma y lo asesinó a tiros. Después se supo que Bienzobas había utilizado la misma pistola con la que fue asesinado en 1993 Dionisio Herrero Albiñana.
En junio de 2007, Jon Bienzobas fue condenado a 30 años de prisión por el asesinato de Rafael San Sebastián Flechoso. El 10 de junio de 1990, Bienzobas entró en una cafetería de Guecho y disparó a Rafael San Sebastián en la cabeza.
En julio de 2007, Jon Bienzobas fue condenado a 186 años de prisión por un atentado con coche bomba contra los ocupantes de una furgoneta del Ejército del Aire. La bomba falló al paso de la furgoneta, pero explosionó cuando no pudo ser desactivada por los TEDAX, hiriendo a varias personas.
En 1997, el Comando Madrid asesinó al teniente coronel Jesús Cuesta y al magistrado del Supremo Rafael Martínez Emperador. En 1995, el mismo comando perpetró el atentado del Puente de Vallecas, en el que fueron asesinados seis trabajadores de la Armada y quedaron heridos más de diez, algunos de ellos con secuelas para toda la vida.

Jon Bienzobas Arretxe no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.

bienzobas

Más información:

http://elpais.com/diario/2007/05/18/espana/1179439224_850215.html

http://elpais.com/diario/2007/06/12/espana/1181599203_850215.html

http://elpais.com/diario/1996/02/16/espana/824425201_850215.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2006/05/29/comunicacion/1148919765.html

http://elpais.com/elpais/2002/05/14/actualidad/1021364229_850215.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/07/06/espana/1183733310.html