Nosotros

He visto una vez más ‘1980’, de Iñaki Arteta. Por motivos profesionales. Y he reparado en una frase que deja Ramón Labayen en el 53:25.
Ramón Labayen fue Consejero de Cultura del Gobierno Vasco de 1980 a 1983. Fue también alcalde de San Sebastián entre 1983 y 1987. Y diputado del Parlamento Vasco de 1987 a 1990.
Labayen fue el responsable de la creación de la ETB, de HABE (el instituto de alfabetización de euskera para adultos), y formó parte de la comisión de Derechos Humanos en el parlamento vasco.

Labayen falleció en 2013. Martin Garitano, Diputado General de Guipúzcoa (Bildu), se refirió a él como “un gran patriota vasco”. Garitano fue redactor jefe del periódico Egin entre 1984 y 1998, y después fue subdirector de Gara.
Pero es de Labayen de quien estamos hablando. En concreto, de algo que dijo en el documental de Arteta.
Esto:

El ser un pueblo pequeño, tiene también, es que nos conocemos todos, ¿eh? Y resulta más difícil condenar al hijo de un amigo que, que bueno; hace más efecto que la Guardia Civil asesine a uno de ETA, o lo torture, que, que no que viceversa, seamos nosotros los que hagamos lo mismo.

Ese helador, y tal vez inconsciente, “nosotros”.

Seguramente es una equivocación

Las palabras más duras que he leído y oído en el tiempo que llevo escribiendo este blog aparecen en esta entrada.

En primer lugar, el “¡Está vivo, está vivo!” de Salvatierra.

 

En segundo lugar, el testimonio de Susana García:

“Nadie se sentó a mi alrededor en clase. Nadie me volvió a dirigir la palabra, sólo para insultarme o insultar a mi padre. El único amigo que me quedó fue mi hermano”.

ETA había asesinado a su padre en Baracaldo, y ése fue el recibimiento cuando ella volvió al colegio.

 

Hoy, mientras termino otra entrada, doy con la crónica de un asesinato cometido por ETA en el pueblo, en Galdácano.

El 29 de abril de 1985, ETA asesina en una calle de Galdácano a Jesús Ildefonso García Vadillo, que volvía a casa con su hija de cinco años. Antes de morir, según algunos testigos presenciales, la víctima dijo: “Os habéis equivocado, no soy yo.”

La crónica añade unas palabras de allegados de la víctima: Jesús era un hombre “completamente apolítico, seguramente es una equivocación.”

Esas palabras producen la misma sensación que las otras. Es el terror en su máxima expresión, la interiorización. La aceptación de la presencia de una cierta culpabilidad en los que son asesinados.

Y en efecto, fue una equivocación. Lo confundieron con un policía.

‘ETA debe seguir existiendo’



“Mientras existan presos políticos por habérseles acusado y condenado, aunque sea falsamente, por miembros de ETA, ETA tiene que seguir existiendo“.

Eso decía hace unos días Patxi Zabaleta, coordinador de Aralar y antiguo miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna. Lo leí en su momento y me lo apunté para comentarlo, pero no volví a acordarme de ello hasta ayer, cuando leí esta pieza en El Mundo sobre el último documental de Iñaki Arteta, ‘1980’. La memoria es caprichosa, ya se sabe, y no me acordé de las palabras de Zabaleta hasta el cuarto párrafo:

Sigue leyendo