La importancia de un cordelito

El otro día pasé frente al Ayuntamiento de Bilbao y volví a fijarme en algo que me pareció extraño. El Ayuntamiento de Bilbao muestra siempre dos banderas: la española y la ikurriña. Lo extraño es el comportamiento de cada una de ellas cuando hay viento. La ikurriña se comporta de manera esperada. Cuando hay viento se extiende totalmente. La española, en cambio, parece que se resiste.

1

Hace un tiempo paseábamos por allí y se lo comenté a dos personas. Sí parecía que una de ellas se levantaba menos, pero la explicación que se me ocurría fue descartada.

Finalmente, el sábado pude comprobar que la ridícula explicación coincidía con el hecho.
La bandera española no se extiende como la ikurriña porque uno de los extremos está sujeto al asta mediante un cordel.

2

La historia no tiene mucho recorrido. No es algo que dé lugar a preguntas en un pleno, no es una cuestión de vital importancia.
Pero es evidente que alguien en el Ayuntamiento de Bilbao ha considerado el vuelo de la bandera española tan importante como para sujetar el paño al asta mediante un cordelito. Alguien debió de llegar en su día con esa preocupación en la cabeza, y con un plan para solucionarlo. Alguien debió de escucharlo y dar el visto bueno. Y alguien debió de subirse al tejado del Ayuntamiento con el cordelito de marras.

Podría haberse quedado en la ocurrencia de un fanático obsesionado con sus símbolos. “No empieces, Uriarte -o Jáuregi, Agirre, tal vez Martínez-, déjate de chorradas y vamos a lo importante”. Pero no. Se consideró como algo que había que considerar, y se tomaron medidas.

Y ahí está el cordelito. Y ahí seguirá, porque, hombre, es un cordelito, no hay que darle importancia.

Anuncios