La equidistancia europea

equidistancia

Ceguera voluntaria, retórica buenista y el mal del académico que contempla desde su torre de marfil. Los tres ingredientes principales de la equidistancia suicida a la que hace ya tiempo se entregó la sociedad europea. Equidistancia como norma, y especialmente ante cualquier conflicto en el que haya víctimas y terroristas. “Es un problema muy complejo y profundo” como coartada para la renuncia a tomar partido. Lo he visto aquí, con el terrorismo de ETA. El primer mecanismo, el más eficaz, es no hablar de ello. La ceguera voluntaria. A veces daba la impresión de que el terrorismo etarra era algo que ocurría en otra parte. Madrid, seguramente, a juzgar por la cantidad de columnas, tertulias y portadas. Sigue leyendo