La cultura del pueblo

Se van acumulando las cosas que habría que registrar.
Ayer, el presidente del Gobierno contestó a Rufián en el Congreso. Esto, por sí sólo, ya es lamentable. Rufián había afirmado en el pleno que España tenía a varios políticos catalanes “secuestrados” en Estremera, y que el PSC había robado la alcaldía de Badalona. Pero Sánchez llevó aún más lejos las palabras de Rufián. Las llevó más lejos porque su respuesta consistió en decir que “las cosas han cambiado, y ustedes no tienen enfrente a un Gobierno que va a utilizar el agravio territorial para arañar ningún voto en el conjunto del país, y que en consecuencia tendemos la mano para ese diálogo abierto, sincero y directo que se necesita entre el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat del cual ustedes forman parte. Ojalá a partir del próximo 9 de julio podamos emprender un camino que restañe muchas de las heridas que durante estos últimos seis años, como consecuencia de la falta de criterio y de estrategia del anterior Gobierno, pues ha causado la fractura social que existe ahora mismo en Cataluña“. Y las llevó más lejos porque Rufián es Rufián, y Sánchez es el presidente del Gobierno.

Hoy leemos que Torra ha aprovechado una nueva invitación de alguna institución internacionalizadora para hacer los aspavientos habituales. Su séquito abucheó a Morenés cuando éste se atrevió a calificar la propaganda de Torra: mentiras. Torra se levantó, y sus acompañantes vociferaron, porque no están acostumbrados a que la cultura haya de someterse a la tiranía de la comprobación. Y lo de Torra era cultura. En eso consistía la invitación, al fin y al cabo. El Folklife Festival, del Smithsonian, regala a Torra diez días para que dé a conocer la cultura catalana. Y la cultura catalana oficial, hoy, se limita a articular “presos políticos”, “exiliados” y “represión contra Cataluña”. La cultura catalana es hoy, en resumen, una fantástica colección de mentiras. Desde el integrador “un solo pueblo” a las acusaciones contra España y su Gobierno.
Si Morenés no hubiera intervenido, Torra habría podido mentir plácidamente, arropado por una institución cultural.

Esa misma institución cultural invitó hace dos años a “los vascos”. [¿Hay algo en la cultura popular que no sea mentira? ¿Es falsable la folklife?]
En esta página web se anunciaba el evento y se mostraban algunas de las actividades. La organización contaba con el apoyo del Gobierno vasco y de las tres diputaciones, puesto que, como decían en esa web, la ocasión es única y singular y la cultura y el País de los Vascos difícilmente podrán disponer por mucho tiempo de un escaparate tan excepcional para dar a conocer su pasado, presente y futuro.

Éstas eran algunas de las secciones en las que se daban a conocer los hechos diferenciales de los auténticos vascos.

1

También había una sección dedicada al cine vasco. Una película había sido elegida para acompañar una charla de un abogado vasco-americano, Mark Bieter, sobre la historia reciente del País Vasco.
La película era Asier ETA biok. Si la tradujéramos al castellano, sería Asier y yo. Pero no sería una buena traducción, porque la película se llama Asier ETA biok y no Asier eta biok.
Ese “ETA” remite primeramente a la banda terrorista. Pero también remite a una práctica habitual entre simpatizantes de ETA. En las comunicaciones escritas informales -Whatsapp, por ejemplo-, no es extraño que para decir “y” en euskera se escriba “ETA” en lugar de “eta”.
Así que la conjunción del título de la película remite a la banda terrorista y a una manera autóctona de relacionarse con la banda terrorista.

carteleta

La película intenta, entre otras cosas, hacer entender a los amigos del autor en Madrid cómo es posible tener un amigo etarra, y qué puede llevar a alguien a integrarse en ETA. En algunas de las noticias sobre la película, en medios como El Mundo o El País, se habla de “conflicto vasco” y de “compromiso político” -para referirse al amigo que entra en ETA-, del afecto como elemento central de la película y de cómo, a pesar de “que a algún sector del público le resultará intolerable”, el objetivo de la película es “que se hable del asunto, que se dialogue sobre un conflicto traumático y la tensa gestión de un cambio de estrategia”.

En la misma crítica de El País se señala una de las escenas principales de la película: un homenaje a un etarra en el que se lanzan vivas a ETA.

Esto es lo que se eligió en la sección de cine vasco en Washington, en el Folklife Festival, hace un par de años. Con el apoyo del Gobierno y las diputaciones vascas, y bajo el paraguas de la cultura, que suele gotear siempre por el mismo lado.

Hay otra escena destacada en el artículo de El País. El amigo esboza una especie de pregunta amagada, porque el respeto es lo primero, al etarra: si participó en algún asesinato (“delitos de sangre”). El etarra contesta: “¿Acaso importa?”.

Y tienen, culturalmente, razón.

Anuncios

Sólo el robo produjo escándalo

Saltando de Twitter a Google he encontrado en Crónica Global el documento “Programa 2000” de CiU, en el que se mostraba la ‘estrategia de recatalanización’ para los años posteriores. El documento se publicó el 28 de octubre de 1990 en El Periódico de Catalunya.

En las Consellerias de la Generalitat así como en las altas esferas de Convergéncia Democrática de Catalunya (CDC) y Unió Democrática de Catalunya (UDC) circula este documento de trabajo, atribuido oficialmente a las máximas alturas, que incluye un abanico de propuestas para conseguir la nacionalización de Catalunya. Se trata del texto íntegro de este catálogo de intenciones, traducido al castellano.

Destaco los puntos que más me han llamado la atención. Las negritas son mías.

Los cuatro primeros apartados son Pensamiento, Enseñanza, Universidad e Investigación y Medios de comunicación.


 

1 – Pensamiento

Objetivos. Desarrollo de las siguientes líneas de sensibilización:

a) Configuración de la personalidad catalana: Explicación y potenciación de los ejes básicos, definitorios y positivos, de nuestra personalidad colectiva. Elección y divulgación de los conceptos que permiten el máximo fortalecimiento de nuestro pueblo (ser más cultos, más modernos, más cívicos, más solidarios, más europeos, amar el trabajo, gusto por el trabajo bien hecho, constatar las raíces, vigencia de los valores cristianos…) de acuerdo con los desafíos que plantea el mundo actual.

b) Divulgación de la historia y del hecho nacional catalán: Difusión de los acontecimientos cruciales de nuestra historia y de nuestros personajes históricos, así como la aportación del pueblo catalán a la cultura y ciencia europeas. Fomento de las fiestas populares, tradiciones, costumbres y su trasfondo mítico.

e) El factor demográfico: Sólo avanzan los pueblos que son jóvenes. Es necesario concienciar a nuestro pueblo de la necesidad de tener más hijos para garantizar nuestra personalidad colectiva.

f) Memorial de agravios: Catalunya es una nación discriminada que no puede desarrollar libremente su potencial cultural y económico. Descubrimiento, constatación, ponderación y divulgación de los hechos discriminatorios, carencias, etcétera, de forma clara, contudente y sistemática. Remarcando la incidencia negativa que esto tiene para el conjunto del pueblo catalán y para cada uno de sus ciudadanos.

g) Sensibilización colectiva: Catalunya es un pueblo que camina en busca de su soberanía dentro del marco europeo. Sensibilización ciudadana para reforzar el alma social. (…)

i) Configuración de la personalidad individual de los ciudadanos de Catalunya: Queremos hombres y mujeres de fuertes convicciones y preparados para afrontar una Catalunya potente.

k) Ejercer plenamente la soberanía en todos aquellos espacios donde tenemos competencias.

Actividades fundamentales: Es necesario reunir diferentes grupos de personas, instituciones y asociaciones que estén decididos a desarrollar las líneas de sensibilización arriba mencionadas y de difundir su contenido. Hay que incidir de manera eficaz en todos los medios de comunicación a través de personas con una mayor influencia social positiva. Al mismo tiempo, se deben promover y potenciar las entidades con una extensión cultural y de formación que incluyan este contenido nacionalizador.
Las campañas de sensibilización que se organicen han de tener como base el fomento de las fiestas populares, las tradiciones, costumbres y mitología nacional. La potenciación del modelo familiar que garantice la sustitución biológica.

 


Esto es sólo la introducción. Lo bueno viene ahora, en el apartado de Educación.


 

2 – Enseñanza

Objetivos. Impulsar el sentimiento nacional catalán de los profesores, padres y estudiantes. Garantizar el perfecto conocimiento de la geografía, historia y otros hechos socioculturales de Catalunya, además de potenciar el uso de la lengua catalana por parte de profesores, maestros y alumnos.

Actividades fundamentales:

2) Elaboración de un plan de formación permanente y de reciclaje del profesorado que tenga en cuenta los intereses nacionales. Incentivación positiva de los cursos de reciclaje.

3) Editar y emplear libros de texto sobre la historia, geografía, arte, Iiteratura, economía, etcétera, de Catalunya y de los Paisos Catalans. Establecer acuerdos con editoriales para su elaboración y difusión, con subvenciones si es necesario.

4) Catalanización de los programas de enseñanza. Análisis previo y aprobación del contenido por parte de personas responsables y de confianza.

6) Reorganizar el cuerpo de inspectores de forma y modo que vigilen el correcto cumplimiento de la normativa sobre la catalanización de la enseñanza. Vigilar de cerca la elección de este personal.

8) Incidir en las asociaciones de padres, aportando gente y dirigentes que tengan criterios nacionalistas.

10) Velar por la composición de los tribunales de oposición.


 

3 – Universidad e Investigación

Actividades fundamentales:

e) Potenciar a personalidades de ideología nacionalista en los órganos rectores de las tres universidades catalanas.

k) Velar por la composición de los tribunales de oposición.


 

4 – Medios de comunicación

Objetivos. Lograr que los medios de comunicación públicos dependientes de la Generalitat sigan siendo unos transmisores eficaces del modelo nacional catalán. Para ello se utilizará y difundirá de forma clara los conceptos relativos a la identidad nacional catalana:

e) Difusión del contenido de las líneas de sensibilización elaboradas para el ambit de pensament (creación del estado de opinión nacional).

i) Incidir en la formación inicial y permanente de los periodistas y los técnicos en comunicación para garantizar una preparación con conciencia nacional catalana. Crear un código de comunicación.

1) Actividades fundamentales: Introducir a gente nacionalista con una elevada profesionalidad y una gran cualificación técnica en todos los lugares claves de los medios de comunicación.

2.- Convertir el periódico Avui en un gran diario de alcance nacional dotándolo de los necesarios medios técnicos y los referidos a redacción, corresponsales y colaboradores que lo conviertan en un medio competitivo. Actuar de forma parecida con un semanario de información general y con un magazine.

4.- Creación de una agencia de noticias catalana, de espíritu nacionalista y de gran solvencia.

7.- Incidir en los canales normales de distribución con tal de que difundan mejor los productos culturales catalanes.


 

5 – Entidades culturales y de ocio

Objetivos. Catalanizar las actividades deportivas y lúdicas. Fomentar el conocimiento de la realidad nacional catalana dentro de los diferentes sectores donde opera cada entidad. Fomentar el amor a la naturaleza, el civismo y la protección y conservación del medio ambiente. Reconocimiento del papel fundamental de las entidades culturales y del movimiento asociativo en general, dándoles soporte económico, técnico e institucional para su desarrollo. Incidir especialmente en las zonas más desnacionalizadas de nuestro territono.

También es necesario velar por la formación de los animadores socioculturales y de las nuevas profesiones en los campos del ocio, educación social, cultura y vida asociativa.

Actividades fundamentales:

1) Campaña a favor del Comité Olímpic Catalá.

2) Campaña a favor de que los JJOO de 1992 respeten la lengua y la identidad nacional catalana.

4) Fomento de viajes culturales, excursiones programadas, turismo juvenil con contenidos de país y turismo interior en general.

6) Fomento y consolidación de entidades y grupos culturales catalanes en todos los ámbitos, con especial atención a las áreas urbanas suburbiales, facilitándoles las condiciones para el desarrollo: fiscales, laborales, patrocinio, subvenciones, etcétera.

9) Fomentar y ayudar al asociacionismo juvenil y cultural con vocación de fer país.

13) Campaña para sensibilizar a la sociedad de los beneficios del hecho asociativo.

16) Creación de grupos de asesoraramiento y normalización ligüística en el seno de las federaciones deportivas.


 

6 – Mundo empresarial

Objetivos. Garantizar el uso del catalán en todos los letreros, indicadores, tablones de anuncios, impresos, publicidad, documentación comercial

Actividades fundamentaIes

1) Creación de unidades de asesoramiento lingüístico en el seno de las principales organizaciones empresariales y sindicales. Coordinación de un organismo que aglutine a todas estas entidades con tal de facilitar la catalanización, con especial énfasis en la actuación a nivel de cuadros altos e intermedios.

2.) Incidir en las escuelas de Formación Profesional y de directivos para difundir el espíritu catalán entre los alumnos, futuros directivos de empresa.

4) Favorecer las estrategias sindicales que incorporen en su política la dimensión lingüística y nacional de Catalunya.

6) Exigir la normalización lingüística y nacional a las empresas estatales y a las empresas públicas del sector terciario (Iberia, Telefónica, Renfe, etcétera).

7) Conseguir la catalanización de los gremios, Fomento de Trabajo Nacional, PIMEC, Círculo de Economía, Federació de Caixes d’Estalvis, colegios profesionales, cámaras de comercio, etcétera.

8) Incrementar la influencia de la Generalitat en la Fira de Barcelona para lograr que se convierta en un verdadero organismo de proyección internacional de Catalunya.

9) Conseguir la normalización lingüística y nacional de la cajas de ahorros, bancos y otras entidades financieras.

11) Introducir en la formación y reciclaje de directivos (ESADE, IESE, EMI, ICESE, etcétera) la catalanización de los programas de estos centros.

12) Preferencia a la hora de adjudicar los concursos de material público a aquellas empresas que tengan un proceso de normalización, tanto en el seno de la empresa como en la comercialización del producto (etiquetage, señalización, características técnicas, teclado en catalán, etcétera).

13) Catalanizar las industrias del turismo y del ocio (parques de atracciones, hoteles, restaurantes…).


 

El resto es historia. Y presente.

La última patria afectiva

 

IsraelFlag_large

 

Jamás he dicho con orgullo ‘Soy español’. Ni siquiera tras el Mundial de Sudáfrica. Tampoco lo he dicho nunca con vergüenza. Sencillamente, no he sentido ninguna vinculación afectiva hacia esa condición. Lo soy, nunca lo he negado, y nunca he tenido motivos para hacerlo. A pesar de que también soy vasco. O tal vez precisamente por ello. Sólo cuando han intentado convencerme de la supuesta contradicción entre ambas condiciones he sentido algo parecido al orgullo por lo primero. Una especie de postura desafiante, no en defensa de la españolidad, sino contra la estupidez. También soy vasco, decía. Nacido en Bilbao. Y, del mismo modo, nunca me ha parecido que fuera motivo de orgullo. En cuanto a la vinculación afectiva, digamos que ni está ni se la espera. Hay muchas cosas que me hacen sentirme ajeno a las mitologías propias de esta tierra. La lengua, para empezar. Pero mejor lo dejamos ahí. Sencillamente, soy español, y soy vasco. De una manera aséptica, administrativa.

Sigue leyendo