Escondidos en el bosque

Hoy hace un año falleció en la cárcel, mientras hacía deporte, el etarra de Galdácano Kepa del Hoyo.
Del Hoyo cumplía una condena acumulada de 30 años. En febrero de 1997, Del Hoyo participó en el asesinato del policía nacional Modesto Rico Pasarín. Se encargó de proporcionar información como la descripción del policía, la descripción de su coche y sus horarios. ETA colocó una bomba en su coche. Cuando explotó, el cuerpo de Modesto Rico salió despedido y chocó contra el muro de un colegio en Santutxu.
En septiembre de 1997, Del Hoyo asesinó al policía nacional Daniel Villar mediante una bomba lapa.

Unos días después de su fallecimiento, la izquierda abertzale convocó una manifestación en Galdácano. Acudieron miles de personas. Entre ellas, Arnaldo Otegi, Arkaitz Rodríguez y Kubati. También Eulàlia Reguant y la huida Anna Gabriel.
Antes de la manifestación los abertzales locales habían colocado varias pancartas por todo el pueblo para recordar y ensalzar la figura del etarra, y para agradecer su “lucha”. Después de la manifestación, varios dirigentes de la izquierda abertzale ocuparon una plaza para dar los discursos habituales. Durante uno de esos discursos se leyeron los nombres de los etarras de Galdácano que aún siguen en la cárcel. Entre ellos Txapote, Bienzobas o Krutxaga. Mientras los leían, los simpatizantes aplaudían.

A pesar de las pancartas de elogio y agradecimiento a un terrorista por su actividad terrorista, a pesar de los aplausos a los terroristas que aún están en la cárcel, esto no fue considerado enaltecimiento del terrorismo. Se pudo celebrar con total normalidad, y sin que se viera resentida la convivencia.

Eso fue hace un año. Hoy Sortu había convocado un acto, también en Galdácano, en recuerdo de Kepa del Hoyo. Apenas ha aparecido en redes sociales. Hace un par de días colocaron un cartel en dos o tres puntos del pueblo, y duró unas horas. Extrañaba este secretismo, cuando hace un año la izquierda abertzale exhibió su miseria con el beneplácito de las instituciones.

IMG_5629
El homenaje de hoy no era en una plaza del pueblo, sino en un bosque en el monte. A diez minutos a pie del Ayuntamiento. Una hora antes del acto ya estaba todo dispuesto. Un escenario con la foto de Del Hoyo, banderas, sillas, altavoces, un generador, música y hasta una dantzari.

FullSizeRender

Sortu había convocado una pequeña marcha para llegar hasta el claro en el que finalmente se ha celebrado. En el punto de encuentro habría unas cincuenta o sesenta personas. Tal vez menos.
Ha pasado más de una hora desde que ha comenzado el acto y aún no he sido capaz de encontrar alguna foto en redes sociales.

Ha sido extraño todo lo que ha rodeado a este acto, pero espero que sea una nueva tendencia de la izquierda abertzale. Que tengan que irse al monte a dar las gracias a gente como Del Hoyo por dedicarse a asesinar y a informar para que asesinaran. Que tengan que celebrar escondidos sus actos de homenaje a terroristas.
Hasta que finalmente desaparezcan del espacio público.

Anuncios

Los etarras de Galdácano

Son las 20:20 del sábado, día 10 de septiembre de 2016. De la calle llega el ruido de algunos coches y el ensayo del grupo que más tarde tocará en el parque de los conciertos.

Miro el programa de fiestas que tengo en la mesa. Hoy vienen Los Bastardos y Besos de Perro. Ayer tocó Su Ta Gar, grupo con años de compromiso a las espaldas. En 2001 sacaron un directo al que llamaron “Jo Ta Ke”. Jo Ta Ke es también el título de una de sus canciones más conocidas, que traducida quedaría así:

jo-ta-ke

 

Esta mañana las fotos de 13 etarras decoraban varias paredes de Galdácano, como ocurrió el año pasado. No hay reivindicación, solamente las fotos y los nombres. Gorka Martínez Arkarazo, Iñaki Krutxaga Elezkano, Jon Bienzobas Arretxe, Kepa del Hoyo Hernández, Oier Goitia Abadía, Txus Martín Hernando, Xabier García Gaztelu, Iker Lima Sagarna, Iosune Oña Ispizua, Jon Krespo Ortega, Leire Etxeberria Simarro, Tomi Madina Etxebarria y Ugaitz Pérez Zorriketa.

cr_hl2cwaaail_2

 

Durante los próximos días iré escribiendo el historial de los etarras de las fotos.


1. Gorka Martínez Arkarazo.
2. Iñaki Krutxaga Elezkano.
3. Jon Bienzobas Arretxe.
4. Kepa del Hoyo Hernández.
5. Oier Goitia Abadia.
6. Txus Martin Hernando.
7. Xabier García Gaztelu.
8. Iker Lima Sagarna.
9. Iosune Oña Ispizua.
10. Jon Crespo Ortega.
11. Leire Etxebarria Simarro.
12. Tomi Madina Etxebarria.

Dos caras nuevas en el Congreso

 

En El Mundo publican hoy un artículo sobre las caras nuevas en el Congreso. “Pescador de truchas, dependienta de McDonald’s, piloto de helicóptero, una árbitro… Así son los nuevos diputados.”
A lo largo del artículo encuentran un hueco para hablar de Toni Cantó, de Alberto Rodríguez, “posiblemente el primer diputado con rastas de la democracia”, y de Rita Bosaho, la “primera diputada negra en la historia del Congreso”. También aparecen Rosana Pastor, “fichaje de Compromís”, y un guardia civil de Podemos.

Con tanta novedad es lógico que algunos no pasen el corte. Imagino que para el artículo se habrán fijado en los más relevantes, o al menos en los más llamativos. Por eso extraña un poco que se hayan olvidado de dos diputados nuevos con una historia destacable a las espaldas.

El primero de ellos es Antón Gómez-Reino Varela, conocido como ´Tone´. Este diputado es relevante, entre otras cosas, por haber sido uno de los tres gallegos que firmaron el manifiesto Mover Ficha, el germen de Podemos. Seguramente habría aparecido en alguna de esas listas sobre las caras nuevas del Congreso de no ser por otro manifiesto al que también prestó su nombre. El diputado de En Marea puso su firma en un manifiesto de solidaridad con el etarra De Juana Chaos. Según el texto, a De Juana Chaos lo estaban matando por ser abertzale y de izquierdas. Así que una de las caras nuevas del Congreso se solidarizó con Iñaki De Juana Chaos y no es noticia. No es un dato relevante. Sí lo son, en cambio, las rastas del tal Alberto Rodríguez.

Antón Gómez-Reino Varela seguirá siendo un desconocido, gracias a la encomiable labor de la prensa. Aparecerá de vez en cuando en las imágenes del Congreso, y será simplemente un chico joven de Podemos/En Marea. Sin pasado, bien tapadito.
La otra cara nueva que no aparece en el artículo de El Mundo no es desconocida. Se trata de una diputada de EH Bildu, Marian Beitialarrangoitia. Aunque tal vez me haya excedido al decir que no es una desconocida. Marian Beitialarrangoitia fue alcaldesa de Hernani entre 2007 y 2011. Hasta aquí no hay gran cosa. Lo que hace que Marian Beitialarrangoitia no sea una desconocida es un discurso que pronunció en 2008, en el acto de presentación de Acción Nacionalista Vasca. La alcaldesa de Hernani abrió su intervención con una muestra de afecto hacia Igor Portu y Mattin Sarasola, dos de los tres etarras condenados por los atentados de la T-4*. “Os queremos”, dijo la nueva diputada del Congreso después de pedir un chaparrón de aplausos. El público respondió con esos aplausos y con gritos a favor de ETA y de los propios etarras. Esa señora ocupa un sillón en el Congreso, pero en el artículo de El Mundo no la mencionan. Es más importante hablar de cómo la pesca de la trucha ha construido la personalidad de un diputado socialista.

De todas maneras, en La Sexta ya se han apresurado a lavar la imagen de la exalcaldesa de Hernani, con una de esas muestras de arrepentimiento marca de la casa. La nueva cara del Congreso pasará de jalear a los terroristas a ser una política comprometida con la denuncia de la tortura, venga de donde venga.

mariansexta

 

* Precisamente a las víctimas de ese atentado, Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, se refería en un artículo publicado en Gara un candidato de Podemos al Senado. Finalmente, Santiago Alba Rico no consiguió convertirse en otra cara nueva sin pasado. El artículo comenzaba así.

artículo SAR

ETA y la brigada de limpieza de Galdácano

fotos cuesta

Ayer empezaron las fiestas de Galdácano. Hace un año y dos días, el 14 de septiembre de 2014, me encontré una pancarta de ETA en la plaza donde se ponen las txosnas (casetas). Saqué el móvil, hice una foto y a los pocos segundos un coche de la policía municipal pasó por allí, vio la pancarta y siguió como si nada.
Escribí sobre ello.

Hoy por la mañana hemos ido a hacer la compra, y en la calle con más visibilidad del pueblo había una serie de fotos de etarras. Entre ellos, y esto es lo que me ha revuelto, estaba Txapote.
Mientras tomábamos un café decidimos ir a la comisaría de la Policía Municipal para preguntar si conocían el asunto. Les conté también lo del año pasado, la pancarta de ETA y la impasibilidad de los agentes. Tras unos segundos de extrañeza, sospecha o incomodidad, el agente de la comisaría me dice que darán aviso a la Ertzaintza. Le pregunto si son ellos los que van a hacer algo, y me contesta que depende de lo que decidan.

Salimos de la comisaría de la P. Municipal y nos dirigimos a la de la Ertzaintza, que está a unos cinco minutos. Le explico el asunto al agente que nos recibe y, con más amabilidad y aparentemente también con más interés que el policía municipal, me pide que espere un momento. Al cabo de unos segundos sale y explica que ya han dado aviso a la brigada de limpieza. Le pregunto si eso significa que están ya allí para quitarlos y me dice que bueno, que el aviso ya lo han dado, que ahora está en manos de la brigada de limpieza, que irán a quitarlos cuando les toque. Me despido diciendo que no sé si son ellos los que deberían hacer algo, que el año pasado hubo una pancarta bastante grande de ETA en la plaza, que un coche de la Policía Municipal pasó por allí y no hizo nada, y, en fin, me responde que aprovechan las fiestas para hacer esas cosas. El sujeto omitido, claro.

La gente del pueblo que no es cómplice de estos asesinos tiene que ver la cara de Txapote durante las fiestas. Es uno más. Recuerdo la gran manifestación que recorrió el pueblo cuando finalmente asesinaron a Miguel Ángel Blanco. Recuerdo ésa y no otras porque es la única que he visto aquí, en Galdácano, en contra de ETA. No es porque ese asesinato sea más importante que el resto de asesinatos que cometió Francisco Javier García Gaztelu.

txapote
La cara de Txapote es fácilmente reconocible. Junto a la de él, había trece fotos más. La mayoría de ellos desconocidos para mí. Otro, no tanto. Jon Bienzobas, el asesino de Francisco Tomás y Valiente. Tomás y Valiente* había sido presidente del Tribunal Constitucional, después de lo cual volvió a la Universidad Autónoma de Madrid como Catedrático de Historia del Derecho. Fue asesinado en su despacho de la universidad.

A las 13:00 la brigada de limpieza “Bartleby” aún no había aparecido. Imagino que las fotos seguirán a la vista de todos hasta mañana. Mañana es domingo. Así que es posible que el lunes la brigada de limpieza, no la policía, elimine las fotos de Txapote, Bienzobas y el resto de etarras. Pero el lunes es festivo en el pueblo. Desconozco si la brigada trabaja en festivos. Si no es así, tal vez, con suerte, el martes. Pongamos que a eso de las 9:00 procederán a quitar las fotos. Junto al cartel de fiestas, el anuncio de una academia de inglés y el de una academia de apoyo escolar. Porque en el fondo no hay diferencia. No se retirarán, cuando se retiren, por enaltecimiento del terrorismo. Se retirarán porque en esas paredes no está permitido pegar carteles.
El martes a las 10:00, por ejemplo, imagino que habrán vuelto a pegar las fotos.

ACTUALIZACIÓN: A las 12:30 18:30 de hoy, un día después, 17:00 del lunes, dos días después, la brigada de limpieza aún no había llegado.

ACTUALIZACIÓN II: Hoy lunes 14 de septiembre, dos días después, me he pasado por los dos puntos para ver si ya habían retirado las fotos. Las fotos seguían allí, salvo por tres que pude retirar ayer y otras tres que he quitado hoy. He ido con las tres fotos a la comisaría de la Ertzaintza, una vez más. Le he explicado al agente la situación, me ha dicho que efectivamente tenían registrado que el sábado por la mañana había acudido a denunciar la presencia de las fotos, y me ha confirmado lo que me esperaba: la brigada de limpieza no fue el sábado, no fue el domingo porque era domingo, y no ha ido hoy porque es festivo en el pueblo. Se pasarán mañana.

Cuando he conocido el procedimiento, le he preguntado si las fotos de etarras son equiparables al cartel de una academia de estudios, a esos efectos, y me ha dicho que sí. Que no se retiran por ser enaltecimiento, sino porque no está permitido pegar carteles.

Le he preguntado también si las fotos de etarras no suponen enaltecimiento del terrorismo, puesto que no está del todo claro, y sorprendentemente me ha dicho que sí, que sí las consideran enaltecimiento. Lo que lo hace aún peor.

Le he preguntado por la pancarta del año pasado, la del hacha y la serpiente y el “Bietan jarrai”, y me ha contestado que también cuenta, a efectos de retirada, como un anuncio de academia. Así que sería perfectamente normal que una pancarta de ETA fuese colocada a la vista de todos en las fiestas del pueblo, porque sería la brigada de limpieza la que iría a retirarla, no la policía.

eta-galdc3a1cano

Y en ésas estamos.

PS

Hace menos de dos años, también aquí en Galdácano, el etarra Javier Martínez Izaguirre (Javi de Usánsolo) era recibido por unos cien vecinos del pueblo con cohetes, vítores y antorchas tras salir de prisión. Este vecino del pueblo había participado en el atentado contra un guardia civil, Antonio Moreno Chica, en Erandio. En 1991, Javier Martínez Izaguirre y  Juan Carlos Iglesias Chouzas colocaron una bomba en los bajos del coche de Antonio Moreno. En el atentado fueron heridos gravemente el guardia civil y uno de sus hijos. En ese mismo atentado, cometido por el vecino de Galdácano a quien hace menos de dos años recibieron en el pueblo con antorchas y vítores, fue asesinado Fabio Moreno, de dos años, el otro hijo de Antonio Moreno.

Me he acordado de esto porque, al terminar de escribir lo anterior, he conocido que Francisco Javier García Gaztelu y Jon Bienzobas son, también, vecinos de Galdácano.

* En la entrada en euskera de la Wikipedia sobre Francisco Tomás y Valiente, el asesinato se menciona al final, y de manera un tanto extraña. Por supuesto, el sujeto omitido. Lo mató un miembro de ETA, “ETAko kide batek”. Hay en euskera un concepto interesante, galdegaia, que suele explicarse pronto. En euskera el orden de las palabras es importante. O mejor dicho, las palabras se ordenan según su importancia. Así, lo más importante se suele colocar antes del verbo. En el caso de la entrada sobre Tomás y Valiente en la Wikipedia, lo que se destaca, al parecer, es el año en que fue asesinado.

“1996an hil zuen ETAko kide batek Madrilgo Unibertsitate Autonomoko Zuzenbide fakultatean.”