9. Iosune Oña Ispizua

Iosune Oña Ispizua es la novena foto en la pared.

El 14 de septiembre de 2003 un comando de ETA perpetró un atentado contra agentes de la Ertzaintza. El comando se dirigió al alto de Herrera, en Álava. Allí robaron un vehículo a punta de pistola. Ataron a sus dos ocupantes a un árbol y llamaron a la Ertzaintza. Dijeron que habían sufrido un accidente.
Cuando los agentes llegaron, Arkaitz Otazua y Asier Mardones abrieron fuego contra ellos. Los dos ertzainas resultaron heridos, el miembro de ETA Arkaitz Otazua fue abatido y Mardones consiguió escapar.

Mardones fue detenido un año después, así como Iosune Oña Ispizua. Al primero lo condenaron a 74 años de cárcel como autor material del atentado, y a la segunda a 69 años y 3 meses como cooperadora necesaria.
Ambos cumplirán un máximo de 25 años en la cárcel en lugar de 40 porque la fiscal decidió acusarlos de delitos con lesiones contra miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y no de homicidio en grado de tentativa.

Arkaitz Otazua, por su parte, fue homenajeado en una marcha celebrada días después en Bilbao. La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco presentó una querella contra Otegi por manifestación ilegal y enaltecimiento del terrorismo, y fue archivada. Según Deia, Otegi dijo que era un drama que “un chaval de 24 años empuñe las armas en pleno S. XXI y muera de esta forma en una acción militar”.
En la manifestación se corearon los habituales “El pueblo no perdonará”, “Gudari”, referido al miembro de ETA fallecido, y “La lucha es el único camino”.
Otegi abrió los discursos al finalizar la marcha, lanzó un viva a los “gudaris vascos”, pidió respeto para el etarra fallecido porque era un “abogado con cinco idiomas que puso su carrera en peligro para luchar”. También afirmó que “la izquierda abertzale tiene un puño de hierro para todos aquellos que pretendan someter a este país a una terapia que no soluciona el conflicto”.
Cosas muy parecidas se pudieron escuchar el sábado pasado en Galdácano en el homenaje al etarra fallecido Kepa del Hoyo. También estuvo Otegi, pero esta vez no tuvieron que camuflar el acto y tampoco hubo querella por enaltecimiento. Fue un acto de homenaje y enaltecimiento a un miembro de ETA por sus acciones, y se celebró a plena luz del día.

En 2009 Dignidad y Justicia pidió la retirada de una placa a Otazua en el Casco Viejo de Bilbao. No he encontrado más información al respecto. No sé cuándo se colocó, cuánto tiempo estuvo colocada o si se llegó a retirar. Sólo las demandas son noticia. Lo otro debe de ser la normalidad.

Pero la foto de esta entrada no es la de un etarra fallecido, sino la de una etarra en la cárcel.
Es Iosune Oña Ispizua, no es una presa política. Es un miembro de ETA. Por eso fue condenada a 69 años y 3 meses, y por eso los asistentes al acto que se celebró hace unos días en su pueblo, Galdácano, aplaudieron cuando se pronunció su nombre junto a los del resto de etarras de Galdácano.

Más información:

http://ecodiario.eleconomista.es/politica/noticias/683666/07/08/La-Audiencia-Nacional-condena-a-penas-de-entre-69-y-74-anos-de-prision-a-dos-terroristas-por-el-atentado-de-Herrera.html

http://www.elcorreo.com/alava/20080722/politica/juez-reprocha-fiscal-haya-20080722.html

http://www.deia.com/2016/11/20/politica/euskadi/aparta-cipayo-aparta

http://www.libertaddigital.com/nacional/la-juez-teresa-palacios-imputa-a-otegi-otro-delito-de-enaltecimiento-del-terrorismo-1276270355/

http://www.elcorreo.com/alava/20091110/mas-actualidad/politica/piden-retirar-placa-homenaje-200911101358.html

http://www.lavanguardia.com/politica/20030930/51262782112/la-fiscalia-del-pais-vasco-se-querella-contra-otegi-por-exaltacion-del-terrorismo.html

 

Anuncios

Los etarras EN Galdácano

Hace unos años vi cómo en la plaza de Galdácano, en fiestas, una pancarta con el anagrama de ETA colgaba de una farola sin que el coche de la Policía Municipal que acababa de pasar por allí hiciera nada.
Al año siguiente vi cómo las fotos de etarras del pueblo -Jon Bienzobas o García Gaztelu entre otros- decoraban el pueblo, también en fiestas.
El recibimiento con antorchas, banderas y abrazos al etarra Javier Martínez Eizaguirre, ‘Javi de Usansolo’, también se produjo en este pueblo, en 2013. Fue el año en que salió de la cárcel. Allí había cumplido condena por el asesinato de Fabio Moreno, el hijo de dos años del guardia civil Antonio Moreno Chica. Javi de Usansolo y Juan Carlos Iglesias Chouzas, ‘Gadafi’, habían colocado la bomba con el conocimiento de que era el coche familiar del agente.

Hoy se ha celebrado el homenaje a Kepa del Hoyo, etarra condenado por dos asesinatos que cumplía condena en la cárcel de Badajoz, donde falleció hace unos días a causa de un infarto.
Hoy no sólo estaban presentes los etarras de Galdácano, en el recuerdo de sus familiares y amigos. Hoy había etarras en Galdácano. Imagino que Tomi Madina estaba en la manifestación. También el propio Javi de Usansolo. Ambos estuvieron en la concentración del martes. Los dos son etarras del pueblo.
Hoy estaba Arnaldo Otegi, condenado por ser parte de ETA en todas las ramas posibles. También estaban Felipe San Epifanio, José Antonio López Ruiz ‘Kubati’ y Arkaitz Rodríguez, portavoz de Sortu y condenado en el caso Bateragune.

otegi

Estaban todos ellos y muchos otros, y algunos vecinos del pueblo que los acompañaban. Vi en la Plaza del Ayuntamiento a Anna Gabriel y Eulàlia Reguant y Cura, de la CUP. Acababan de llegar y estaban comentando con algún lugareño algo sobre los autobuses atacados por Arran.

Hoy los etarras y sus amigos estaban en Galdácano, y además de recordar a un fallecido han recordado, homenajeado y celebrado su obra.
La obra de Kepa del Hoyo, de Otegi, de Kubati y de todos ellos son los más de 800 asesinatos de ETA, los secuestros, las amenazas y las vidas que han destrozado. Algunas de ellas, para siempre. Otras sobrevivieron entre el miedo y el desprecio. Otras tuvieron que seguir en otro sitio, expulsadas por las amenazas o por el asco y la vergüenza.

Hoy había gente celebrando la obra de ETA. Lo que ocurre es que ahora tienen que celebrarlo en clave. No pueden decirlo abiertamente y con todas las letras, pero esas tres letras que antes se mencionaban impunemente siguen presentes en todas estas ocasiones. Hoy han aplaudido los nombres de Jon Bienzobas, Iñaki Krutxaga o Francisco Javier García Gaztelu ‘Txapote’, el de Francisco Javier López Peña ‘Thierry’ y el de todos los “presos políticos que aún quedan en las cárceles”. Han aplaudido el nombre de García Gaztelu. Hay que decirlo despacio y rumiarlo, porque es una manifestación de lo peor que puede dar de sí el ser humano. Cuando parte de un pueblo aplaude a asesinos en público hay que pararse para que no se convierta en una anécdota más.

Seguimos.

Mientras recorría a la contra la manifestación pensaba en todos los vecinos que veía en la acera, los que no estaban en la calle principal junto a los etarras y sus compañeros. No he reconocido a ninguno, pero me he alegrado por todos y cada uno de ellos. Algunos no sabrían qué estaba pasando, otros lo sabrían y han decidido no sumarse.
Sí he reconocido a otros vecinos en la manifestación y en el acto final. He visto cómo aplaudían las palabras de los etarras y de sus amigos. Y también me he alegrado al verlos, porque es bueno saber quién es la persona con la que te cruzas o quién es el dueño del bar que queda cerca de casa y al que ya no entraremos nunca más.

Galdácano es un pueblo normal, si sabes dónde no mirar.
Es un pueblo normal, salvo cuando llegan las fiestas. Es un pueblo normal si no tenemos en cuenta que la ‘Herriko” del pueblo tiene en sus paredes los nombres de los etarras a los que consideran hijos del pueblo, si no tenemos en cuenta que una de sus concejales, de EH Bildu, publicaba en Twitter un mensaje de apoyo a esos presos que aún quedan en las cárceles, para quienes pedía la libertad, presos entre los que se encuentra Txapote.
Es un pueblo normal con un cementerio normal en el que la tumba del jefe de ETA Thierry siempre luce flores mientras que en la tumba de Eloy García Cambra faltan diez letras y una explicación: fue asesinado por ETA. Dicen que tras su asesinato le pusieron su nombre a una de las calles del pueblo, pero no sé cuánto duró porque ya no existe esa calle, y nadie sabe quién fue García Cambra.

En un pueblo como éste se pueden colocar pancartas en las que se dan las gracias a un asesino de ETA, en las que se dice que “estamos en deuda” con un asesino de ETA, en la que se dice gora los gudaris de ayer, de hoy y de mañana cuando fallece un asesino de ETA, y se puede colocar por todo el pueblo la imagen de un etarra que ha fallecido y que asesinó a dos personas, porque militaba en una organización que se dedicaba a eso, a asesinar, a hacer la vida imposible a otros que no contaban con la gratitud del pueblo vasco. Se pueden colocar pancartas en las que se dice que los jóvenes continuarán la lucha del etarra, pero como no se menciona a ETA quién sabe a qué lucha se refieren.


Unos pocos miserables gritaban que no habrá paz sin amnistía en la misma plaza en la que minutos después se recordaría a Del Hoyo y a todos sus compañeros de ETA. En ese momento no había nadie. Los únicos que recibían los gritos eran ellos mismos.
Tiene que ser jodido llevar todo eso en la cabeza y estar solo. Es comprensible que necesiten estas terapias.

Es un pueblo como tantos otros del País Vasco y Navarra, imagino, pero a mí me ha tocado vivir en éste. No es difícil vivir aquí. No es algo irrespirable. Pero se respira mucho mejor si se mantiene la distancia con los miserables, y si se guarda el registro.
Todo esto no es más que una cuestión de salud.

La foto, el texto y el periodismo

Kepa del Hoyo ha fallecido hace unas horas en una prisión de Badajoz.
Kepa del Hoyo fue miembro del ´comando vizcaya´de ETA, y cumplía condena por el asesinato de Daniel Villar y de Modesto Rico Pasarín. En el asesinato de Daniel Villar, Del Hoyo participó como autor. Colocó una bomba-lapa bajo el asiento del vehículo de Villar, y el policía nacional falleció en el Hospital de Cruces pocas horas después.
En el asesinato de Modesto Rico Pasarín, Del Hoyo participó como informante. Proporcionó datos como la descripción y los horarios de la víctima o la descripción de su coche, y otros miembros de ETA colocaron una bomba-lapa en el vehículo del policía nacional.

Escribí sobre Kepa del Hoyo, vecino de Galdácano, en esta entrada.

*

He conocido la noticia en la web de naiz.eus, el portal del periódico Gara.
Y ha ocurrido algo curioso. En la noticia han utilizado una foto que saqué el año pasado para el blog, cuando comencé una serie sobre los presos de ETA de Galdácano. Los ensalzadores de Del Hoyo y de sus compañeros colocan sus fotos en las fiestas del pueblo, como homenaje y para pedir su liberación. En septiembre del año pasado fotografié el montaje con las caras de Del Hoyo, Txapote o Jon Bienzobas, entre otros, y fui recortando la imagen para escribir sobre cada uno de ellos.
Así que al buscar “Kepa del Hoyo” en Google Imágenes, la primera foto que aparece es la que incluí en el blog. Y en Naiz, en una noticia que omite cualquier dato sobre los motivos por los que Del Hoyo estaba en la cárcel -“fue detenido en 1998”-, han decidido utilizar esa misma foto.
Lo mismo han hecho medios como ABC, 20 minutos, Antena 3 o La Vanguardia.
También El Correo. Después de escribir a la autora de la noticia en este medio para preguntar sobre la fuente de la fotografía, han decidido cambiarla por otra, que en mi opinión es mucho más apropiada.
Creo que obrar así evidencia cierta vagancia en el oficio. Habrá que escribir rápido la noticia, imagino. Pero acudir a Google y coger la primera foto que aparece no creo que sea profesional. Entre otras cosas porque esa foto la habían elegido los amigos de Del Hoyo.

*

En Naiz, decía, han tomado la foto pero nada del texto. Kepa del Hoyo es “el preso de Galdakao”, y como biografía destacan que “fue detenido en 1998 y en 2002 denunció haber sido agredido por un funcionario de la cárcel de Badajoz”.

En Público, Danilo Albin deja el siguiente (auto)retrato: “La Audiencia Nacional había dictado varias condenas contra él, acusado de participar en distintos atentados, entre los que se encontraba el asesinato del policía Modesto Rico”. La negrita es original del texto de Albin. El resto de la noticia la dedica a condenar, firmemente y sin construcciones extrañas, la dispersión.

La entrada en el blog lleva hoy más de 1.600 visitas. Imagino que muchos de los que han entrado son vecinos de Galdácano que han visto las siguientes imágenes y han googleado el nombre. Puede que algunos de ellos acudan a la “movilización y acto nacional” que Sortu ha convocado para el próximo sábado 5, en la Plaza del Ayuntamiento del pueblo. No sé si habrán llegado a leer los nombres de Daniel Villar y Modesto Rico Pasarín, o si lo habrán dejado cuando han leído “asesinato”.

En la primera foto: “La prisión ha matado a Kepa. El pueblo no va a perdonar.

*

Del Hoyo participó en el asesinato de al menos dos personas y era miembro de la banda terrorista ETA, pero Sortu se refiere a él como “preso político”.

Del Hoyo ha fallecido por un infarto mientras practicaba deporte, pero las cárceles, el PNV, el PSOE, el PP y la dispersión son culpables de su muerte. Ellos sí, “asesinos”.

*

Otegi sobre Kepa del Hoyo:
“No se puede entender un desenlace fatal como el que le ha ocurrido a nuestro compañero

 *

No me alegra el fallecimiento de Kepa del Hoyo.
Lo de Otegi, Sortu, sus comparsas, sus periodistas y sus votantes sólo me produce asco.

La pelota vasca

Esta película es una invitación al diálogo.
Esta película está concebida desde el respeto a cualquier opinión.
Esta película se solidariza con quienes sufren la violencia relacionada con el conflicto vasco.

Así empieza ‘La pelota vasca’.
La segunda frase de la presentación es una pista de lo que será. La tercera frase anula el misterio.

Dejo a continuación algunos de los momentos y de los vídeos destacados.

Primeras intervenciones.

Mariano Ferrer, periodista: Hay dos polos que inciden en el conflicto vasco. ETA y el Gobierno de Madrid, eso es evidente.

Ramón Saizarbitoria, sociólogo y escritor: Esos dos bandos, tirando, están dificultando algo esencial que es el mutuo entendimiento.

Carlos Garaikoetxea: Lo que no se puede es recurrir al dogmatismo respaldado por la violencia. La violencia de las pistolas (Ø) o la violencia del monopolio de la fuerza del Estado.

Paisajes montañosos. Mikel Laboa. Eso y escenas de deportes vascos y del campo es el hilo conductor de la película.

José Antonio Ardanza: Hay unos vascos que se sienten vascos(…) Otro 50% de los vascos se sienten vascos, pero su identidad nacional, patriótica, es España.

Ramón Alzate, psicosociólogo: Fundamentalmente el conflicto de una manera importante está ahí, en la definición de cada uno de lo que es ser vasco.

Arnaldo Otegi deja su primera aportación, que es ya un clásico: Pensamos que el día en que en Lekeitio o en Zubieta se coma en hamburgueserías y se oiga música rock americana y todo el mundo vista ropa americana y deje de hablar su lengua para hablar inglés y todo el mundo esté en vez de estar contemplando los montes funcionando con internet, pues para nosotros ése será un mundo tan aburrido tan aburrido que no merecerá la pena vivir.

 

 

Aparece un fragmento de un documental de Orson Welles sobre “los vascos”. Somos especiales. Y aborígenes europeos.

El euskera.

Aparece Xabier Eguzkitze, bertsolari, presentador de la ETB y periodista. Lanza un bertso sobre el futuro de Euskal Herria -“dónde vas”, se pregunta-, y espera que tenga el color del paisaje. Imagino que el paisaje que ve Eguzkitze es verde. El que se ve tras él, al que señala, es esencialmente piedra. Gris.

José María Satrustegi, escritor-humanista, etnógrafo, miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca: Nuestra lengua es el camino hecho a medida para sacar nuestra sensibilidad y nuestro pensamiento.

Me acuerdo a la vez del romanticismo, de la lengua, del nacionalismo. De Alemania.
Eguzkitze, de nuevo: Mi patria es el euskera. No está enamorado de Euskal Herria sino del euskera, añade.

Aparece Arzalluz: El que en un pueblo pequeño como éste se hayan mantenido unas características de tipo genético durante miles de años… eso no supone ni superioridad ni inferioridad. Lo que sí supone es convivencia de milenios de una gente, y por tanto creación de modos, de cultura, de lengua, etcétera.

Imagino que la negrita no era necesaria.

 

Es el turno de Antoni Batista, a quien no tenía el placer de conocer. Periodista, escritor, crítico musical y redactor de La Vanguardia. Negrita en sí mismo: Yo creo que ETA es un problema de raíz y naturaleza política, el conflicto vasco es así, y que esto es un problema político y que en la medida en que políticamente se resuelva se resolverán sus efectos. (…) ETA es la última manifestación de un problema atávico.

 

 

Otegi: En 200 años no hay una sola generación de vascos que no haya conocido la cárcel el exilio la tortura y la muerte ligada a la política.

Ahora el tema es “el conflicto”.

Javier Ortiz dice que se habla como si ETA fuera el único conflicto, y dice que no es así, que no es el único, y que de hecho ya existía un conflicto antes de que apareciera ETA.
Antonio Álvarez Solís, periodista: Quizá el terrorismo sea un producto de esas cuestiones sin resolver.

Más imágenes de pelota, Mikel Laboa, Guernica.

Escena de lo que parece ser una película. Un maestro golpea las manos de dos alumnos. “Ésta es una escuela española. Aquí sólo se habla español. El vasco está prohibido porque vosotros sois españoles”.

“¡Vascos!”, responden los niños al unísono. “¡Españoles!”, responde el maestro, golpeando de nuevo. Y así tres veces.

El conflicto, ETA. Y el montaje.

Julen Madariaga, uno de los fundadores de ETA: Empezamos por lo cultural, el enemigo reacciona fuertemente, duramente, ni siquiera una actividad cultural la soportaba. La reacción fue desproporcionada por parte del enemigo, se nos persiguió. Y eso nos obligó a pasar a la segunda etapa, que fue la política. Allí empezaron ya los primeros interrogatorios, los primeros sopapos, los primeros visos de tortura. Y esto nos obligó a pasar a la última fase, a la militar.

Imágenes del atentado de Carrero Blanco, de una película sobre el atentado, seguramente “Operación Ogro”.
Se muestra el júbilo, gente cantando el “Carrero voló”, lanzan cosas al aire, sonrisas.

De nuevo Mikel Laboa, “Haika mutil” (Arriba muchacho). Imágenes del Franco en el féretro. El tipo del buzo azul que saluda al dictador. Ikurriñas y esteladas. Más franquistas despidiendo al dictador. Jóvenes con el puño en alto, hombres con boinas e ikurriñas. Bajan el féretro de Franco, pancartas de independencia. El funeral multitudinario de Franco, titular “Euzkadi reivindicó en paz sus derechos”. La corona, los reyes. Manifestación por la autodeterminación. La Constitución, el Árbol de Guernica y Garaikoetxea.

Al final de la canción, el muchacho se cansa. Estábamos en el conflicto, ETA. Y el montaje.

Vemos ahora un autobús de familiares de presos de ETA que van a visitar a estos últimos a una prisión de Huelva.
Habla una madre con su bebé en brazos. Se lamenta por las incomodidades del viaje. Y lo que hay que pasar, lo que es un viaje de 2.000 km en día y pico.

Podría ser la escena más importante de la película. Porque en paralelo habla también Cristina Sagarzazu, la viuda del ertzaina Ramón Doral, a quien ETA asesinó en 1996.
En el montaje se encadenan los lamentos de las dos. La viuda del ertzaina asesinado por ETA y la mujer del etarra. Y se podría pensar que es precisamente un acto de compromiso del director, Julio Medem, puesto que el espectador se dará cuenta de lo que ha perdido una y lo que ha perdido la otra.
Bien, podría ser. Hay no obstante una cuestión que pasa desapercibida, salvo que el espectador vea una segunda vez la película, o salvo que quiera escribir sobre ella. No se sabe quién es la pareja del etarra que va de viaje a la prisión. No aparece su nombre en la pantalla, al contrario de lo que ocurre con los otros participantes en el documental. Y por lo tanto no aparece, tampoco, el etarra. Ni sus actos, ni sus víctimas.
Ésta es la clave de la película, y del relato.

 

Aparece Eduardo Madina: Yo no estoy en contra de la violencia de ETA sólo. Estoy en contra de la violencia. De la que ejerce un asesino (Ø) que pone una bomba y mata o de la que ejerce un guardia civil o un yo qué sé qué torturando a una persona porque cree que esa persona es no sé qué (Ø).

 

 

González, sobre el GAL: Yo creo que no se puede decir que fuera terrorismo de Estado.

El montaje ofrece ahora imágenes, muy rápidas, de Ortega Lara, atentados, manifestaciones contra ETA, bueyes arrastrando piedras, Ordóñez, más bueyes, aizkolaris, más atentados, un aizkolari de alguna película que arroja su hacha. Y Mikel Laboa.
Seguro que esas imágenes encierran un mensaje.

Alec Reid, quien habla sobre lo que le choca. Le choca, como supone le chocará a cualquier demócrata, que las autoridades españolas no quieran hablar con el PNV del conflicto político, le choca que digan que el conflicto es el que plantea ETA, un grupo de salvajes. Eso, para Reid, es casi una forma de locura, de no querer ver la realidad.

Se habla de Elkarri. Son partidarios.

Se habla del PP. No son partidarios.
Batista, el crítico musical, periodista y redactor de La Vanguardia, dice que desde la victoria del PP se da en España una pérdida de peso de la libertad de expresión y de las libertades en general.
Se suceden las críticas. Todos los “medios de Madrid” dan una visión única sobre “el conflicto”. Arzalluz dice que toda paranoia necesita crear un enemigo en quien descargar las iras. Pero cree que el enemigo es él, y los paranoicos los otros.
Sádaba se pregunta si en España está surgiendo un neonacionalismo, un neofranquismo, y se contesta que no. Porque lo hubo siempre.
Incluso Antonio Elorza advierte de los peligros a corto y largo plazo de cerrar los ojos ante lo negativo de la “ideología nacionalista española del PP”.

Peces Barba: El PP no ha entendido la Constitución ni ha entendido la filosofía que lleva detrás.

Ardanza comienza a hablar de la historia, de los vascos, de lo vasco y de los vascos en la Historia. Y de cúando los vascos se han sentido cómodos con España y de cuándo no.
En este momento comienzan a hablar del carlismo.
Imágenes de aurreskus, alardes, el campo. Los fueros (leyes propias antiquísimas, se lee en la. pantalla) y las imposiciones. El folklore vasco, coros y danzas, y una canción de Mikel Laboa: repitamos una y otra vez nuestras palabras, que no se olviden, que no se pierdan.
Es realmente ancestral.

Iñaki Villota, sacerdote: En el origen del actual problema vasco está la frustración que trajo consigo la abolición foral del 75-76, y luego sobre todo los cuarenta años de franquismo.

Las víctimas.

Ramón Etxezarreta, concejal de Cultura del PSE en San Sebastián, amenazado por ETA, en una de las intervenciones más destacables de la película: Yo siempre he sentido una doble condición de víctima. Por un lado eres víctima de la violencia (Ø) y por otro lado eres víctima de los protectores y de los defensores de las víctimas.

Fermín Muguruza: Es que aquí siempre se dice que sólo viven amenazados unos y los demás no… Yo cada día recibo cinco correos electrónicos con “Te mataremos”, “Ya matamos a un Muguruza y tú serás el segundo”.

Sádaba: Bueno yo ante un amenazado lo primero que tengo que decir es respeto y defensa del amenazado. Ahora, tampoco se puede vivir de estar amenazado.

Antxon Lafont es empresario y fue presidente de la Cámara de Comercio de Bayona. Y deja a la altura del Gorbea las intervenciones de otros abyectos: Así que esos intelectuales que se han ido, algunos sí, amenazados de muerte, otros se consideran amenazados de muerte, igual con razón, pero hay otros que le sacan juguillo a la cosa.

El mero texto no puede reflejar a Antxon Lafont. Hay que ver el vídeo.

 

 

José Ángel Cuerda, ex alcalde de Vitoria (PNV): No es posible pedirle objetividad a quien está sufriendo el impacto terrible de esta violencia política. Luego…

Gabilondo, el ejemplar Gabilondo: Lo que sí creo es que hay una especie de amenazados oficiales, son casi amenazados profesionales, y hay otros que están igual de amenazados y que no lo dicen tanto.

Aparece de nuevo el PP, el ausente. Por su culpa ETA rompió la tregua. Por su culpa y por la de ETA. Los dos polos, los dos bandos.

José María Garmendia, catedrático de Historia Contemporánea, de quien tenemos sólo una frase: La lucha armada de ETA, el terrorismo, es un conflicto de muy baja intensidad. De muchísima intensidad claro para los que lo sufren, pero perfectamente asumible e incluso puede ser instrumentalizado para la defensa de una determinada política de poder.

Sádaba: Para eso sirve mucho Euskadi, entre otros, para buscar un enemigo, como el terrorismo general o universal sirve a Bush.

Javier Madrazo: Se está utilizando el sufrimiento profundo de esta sociedad para obtener rentabilidad electoral en el conjunto de España, para que en España no se hable de otra cosa que del conflicto vasco.

Madina, de nuevo: Creo que hay otros partidos que no tienen voluntad en acabar con el problema. Porque el Partido Popular, toda su aureola electoral, y todo su movimiento y toda su estrategia gira alrededor de la gestión del dolor que ETA genera, y de su posicionamiento con respecto a un problema.
El chico que era incapaz de odiar.

El PP, que no quiso participar en la película a pesar del papel protagonista que le concede el director.

De nuevo, y de nuevo en paralelo, Cristina Sagarzazu, la viuda de Ramón Doral, y la pareja de un etarra.
Sagarzazu cuenta cómo fue el atentado.
La pareja del etarra, sobre su hijo: Además es que está concebido en la cárcel, el pobre.

Sagarzazu: Al principio mis mayores miedos era no hacerlo bien y que un día uno de mis hijos se considerara con derecho a hacer lo mismo que le habían hecho a él, es decir, a matar al padre de otro. Si uno de mis hijos matara a alguien desde luego me… él hunde su propia vida, hunde la de otras personas pero es que a mí me hace polvo.

La mujer del etarra: Son sentimientos contradictorios de todos los niveles, una persona que es tan generosa o que es capaz de querer tanto y que a la vez pues tenga que… o que haga ese tipo de acciones.
Que normalmente son las personas más altruistas, yo las que conozco eh, más generosas, y tú le conoces en la calle y ves que es una persona tan cariñosa y que tiene tantas amistades que no puedes concebir que lo que haya hecho lo haya hecho porque sí. Lo puedes compartir o no, pero sabes que hay una motivación muy fuerte para que haya llegado a hacer eso.

Pero, como decía antes, “eso” no aparece. Ni eso, ni quién, ni nada. Sólo el sufrimiento de su pareja.

 

Después de esto, el final de la película se precipita.
Gabilondo y Madina están en contra de la ilegalización de Batasuna.

Alec Reid defiende el diálogo para lograr una solución democrática al “conflicto”. Los dos enemigos deben reconocer que el otro tiene parte de verdad. Tienen que dialogar democráticamente.

Lo que pasa es que no queda claro si el segundo enemigo es ETA o el PNV. El primero, lógicamente, son las autoridades españolas.

Atxaga deja una última reflexión, apreciable.

Bueno, yo sueño con la ciudad vasca. Además el juego de palabras me favorece, porque hablando en lengua vasca “Euskal Herria” es “Pueblo vasco” y “euskal hiria” sería la ciudad vasca. Creo que la palabra “ciudad” en cualquier diccionario de civilizaciones tiene mejor eco, es decir que la ciudad en principio no es de nadie y es de todos, no hay un origen, nadie puede decir esta ciudad es mía porque yo llegué primero. No, esta ciudad es de todos los que han llegado y de todos los que la han construido y la van a construir. En principio además una ciudad admite gente muy diversa, eso lo hemos visto en todas las ciudades. Y mi ideal sería que pasáramos de un espacio donde parece haber una identidad primera, original, pues a un espacio donde haya muchas identidades. Entre ellas desde luego aquella de la que yo participo, la identidad llamada vasca, es decir que yo sí quisiera que en esa ciudad hubiese un buen barrio que hablara la lengua que yo hablo con mis hijas, el euskera, y la lengua en la que escribo. Yo creo que algún día se producirá y que lo notaremos porque la gente en vez de andar un poco sobre el suelo, andará como a veinte centímetros, un poco levitará, levemente para no escandalizar, pero levitará, porque del peso que nos quitaremos de encima. Ahora tenemos mucho peso sobre los hombros.


 

A los vascos,a todos y a cada uno de los vascos.

Así termina el director ‘La pelota vasca’.

A todos y a cada uno. Sin distinción.
No esperaba otra cosa.

Eman ta zabal zazu

Hace unos días empecé a leer un artículo de opinión en Naiz, en el habitual repaso de la prensa local. Otro simpatizante de la izquierda abertzale elogiaba a Maduro y a la Venezuela chavista. Decía algo sobre un viaje para asesorar al sucesor de Chávez, pero no habría pasado del primer párrafo de no ser por el recurso a las comillas para referirse a un periodista de El Correo.

Lo escribió hace unos días el conocido <<periodista>> de “El Correo”, Oscar Beltrán de Otalora

Así empezaba el artículo. Lo que escribía el periodista en El Correo era que un profesor de la UPV (Universidad del País Vasco) y exetarra había viajado a Venezuela para asesorar a Maduro.

Y efectivamente, Eneko Compains Silva era y es profesor en la UPV. De Derecho Constitucional.
También era miembro de ETA en calidad de dirigente, algo a lo que me resulta difícil colocar un “ex”. Fue condenado por ello. Compains y los demás acusados reconocieron su integración en Ekin/ETA a cambio de una reducción en la condena, y se libraron de entrar en la cárcel.

Así que, efectivamente, alguien que fue condenado por ser integrante de una banda terrorista enseña derecho constitucional en la Universidad del País Vasco.
El sindicato LAB, tras la publicación de la noticia en El Correo, publicó un comunicado para defender al profesor etarra. Ésta es una frase del comunicado:

De la lectura del texto publicado se deduce que la misma tiene entre sus objetivos la persecución política del mencionado profesor, al que, de lograr sus objetivos, se le condenaría a su muerte laboral y civil.

Se quejan de la persecución política de un periódico contra un profesor que perteneció a ETA y se quejan de que informar sobre ello condenaría al profesor a la muerte laboral y civil.

Eneko Compains coloca unas comillas al periodista que informa sobre su pertenencia a ETA.
Con esas mismas comillas se señalaba a los periodistas que después serían asesinados por ETA, por los que fueron compañeros del profesor de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco.

Hay gente de derechas

Hace un par de días publicaban en El País un breve análisis sobre los motivos por los que no es probable que los casos de corrupción en España lleven a un cambio importante en la tendencia de voto. “Hay gente de derechas“, se titulaba el análisis. Y el último párrafo recomendaba a los líderes de la nueva izquierda moderar sus expectativas de cambio. Hay personas que jamás votarán por ellos porque, sencillamente, son de derechas. Ésa era la idea final del artículo.

La nueva izquierda en España es Unidos Podemos, la unión de una esquelética Izquierda Unida y el partido Podemos. En la formación y el mantenimiento de Podemos han sido esenciales Íñigo Errejón, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, y también los programas de La Tuerka.

Hace unas semanas, en la tertulia que dirige Juan Carlos Monedero, “En clave de Tuerka”, abordaron el tema de ETA y del desarme. Contaron con un senador de EH Bildu, con Alberto Pradilla, periodista de Gara, y con la senadora por Guipúzcoa de Unidos Podemos, Pilar Garrido.
En el minuto 22:55, Juan Carlos Monedero hace un paréntesis para admirar el coraje de la gente que en el País Vasco ha denunciado las vulneraciones de los derechos humanos, de los que han luchado para que no se vuelvan a producir esas vulneraciones en el País Vasco.
“Por eso tenemos al otro lado del teléfono a Sandra Barrenetxea, a la que hemos querido invitar y felicitar por su coraje, por salir a contar cosas que desde hace demasiados años informes de Amnistía Internacional han venido reconociendo en nuestro país, y es que en España se tortura”.

Monedero: ¿Cuál ha sido tu experiencia política, Sandra?

Barrenetxea: Eh… mi experiencia política te refieres a… respecto a…

Monedero: Claro, es decir que, has sido una activista política, has militado

Barrenetxea: Sí, sí sí. Yo en la época en la que me detuvieron, bueno, era militante independentista, de izquierdas, participaba en diversos movimientos sociales, en diversas estructuras relacionadas con la izquierda abertzale.

Monedero: ¿Y por qué te detienen, Sandra?

Barrenetxea: Bueno, a mí me detienen acusada de pertenecer a Ekin, eh… y bueno… me detienen el 13 de septiembre creo que fue de 2010, al poco se anunció la tregua definitiva de ETA, y bueno, me detuvieron a mí y a otras ocho personas y estuvimos entre cuatro y cinco días en dependencias de la Guardia Civil.

A Sandra Barrenetxea no la detienen acusada de pertenecer a Ekin, sino que la condenan por integración en organización terrorista. Consigue evitar la pena de prisión porque llega a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía en el que se compromete, junto con los demás condenados, a reparar a las víctimas del terrorismo y a abandonar la violencia.
Es decir, no sólo se demuestra que Sandra Barrenetxea, a quien Monedero pregunta por su experiencia política, formaba parte de la estructura de ETA, sino que ella misma reconoce su militancia.
En ETA, no en movimientos sociales.

Tras las alabanzas iniciales de Monedero, tras las preguntas sobre su experiencia política a una condenada por integración en banda terrorista, llega el tema estrella: las torturas.
Sandra Barrenetxea denunció haber sufrido torturas mientras estaba detenida en dependencias de la Guardia Civil y durante su traslado. Durante la entrevista, el programa de Monedero mantiene bajo el nombre de la entrevistada la siguiente presentación: “Víctima de torturas”. Sin comillas, claro.
Monedero presenta a una condenada por integración en organización terrorista como activista social, y la alaba por su coraje al denunciar las torturas del Estado español.

Unos días después de la emisión del programa, la Audiencia de Bizkaia absuelve a los guardias civiles acusados de haber torturado y agredido sexualmente a Sandra Barrenetxea. Los magistrados encontraron contradicciones y lagunas en la declaración de Barrenetxea, concluyeron que era inverosímil el relato de la acusación, y recordaron que la única prueba que se presentó fue el testimonio de Barrenetxea, puesto que se negó a ser reconocida por el médico forense tras las supuestas torturas.

Los líderes de la nueva izquierda harían bien en moderar sus expectativas de cambio y asumir que hay personas que jamás votarán por ellos. Y no lo harán por cosas como ésta. Porque, sencillamente, la nueva izquierda está formada por gente como Monedero.

12. Tomi Madina Etxebarria

 

Tomás Miguel Madina Echevarría es el número doce, aunque será el noveno de la serie.
Había tres etarras antes que él, pero los acontecimientos han hecho que su pequeña biografía se adelante. La actualidad manda, y la actualidad dice que Tomás Miguel Madina Echevarría, “Tomi”, acaba de salir de la cárcel después de haber pasado allí dos años y medio.

Madina fue detenido en junio de 2014, y en abril de 2016 fue condenado a siete años de prisión por pertenencia a organización terrorista. En ese mismo juicio fue acusado de intentar asesinar en 2010 a Patxi López y a Rodolfo Ares, por aquel entonces presidente y consejero de Interior del Gobierno vasco. Fue absuelto de esta acusación por falta de pruebas.

“Tomi” Madina fue condenado a siete años por pertenecer a ETA. Tras dos años y medio queda libre, y varios vecinos de Galdácano organizan, cómo no, un homenaje.
Beatriz Ilardia, concejal de EH Bildu en el ayuntamiento de Galdácano, celebró y recogió algunos momentos del homenaje. Se pueden ver al final del texto.

Tomás Miguel Madina no era un preso político. Era un miembro de ETA. Por eso fue condenado a siete años de prisión, y por alguna otra razón estuvo en la cárcel sólo dos años.

 

fullsizerender_2

“Uno menos y en Galdácano faltan otros 12 (entre ellos Txapote, como se puede observar). ¡Bienvenido, Tomi!” Bea Ilardia, concejal de EH Bildu en Galdácano.

 

fullsizerender_1

 

img_1143img_1145img_1146

img_1144

Al aumentar la última foto de la serie me ha parecido ver a Javi de Usansolo entre los vecinos. El etarra que asesinó a Fabio Moreno, un niño de dos años. El vecino de Galdácano que fue recibido con antorchas, cohetes e ikurriñas cuando salió de la cárcel.

jus

Por último, una curiosa frase para la galería de los horrores. Participación ciudadana y sangre, por la concejal que pide la libertad de etarras como García Gaztelu “Txapote”.

sangre

 

8. Iker Lima Sagarna

Iker Lima Sagarna es el octavo.

Sobre Iker Lima no hay demasiada información. Hay muy poca información, en general, sobre la mayoría de los etarras. Resulta muy difícil encontrar información fiable y agrupada sobre las condenas que pesan sobre ellos. Y es aún más difícil encontrar información sobre aquéllos que son parte de la periferia de ETA, los de la llamada kale borroka o terrorismo de baja intensidad.

Iker Lima es uno de estos últimos. Fue condenado en 2008 por un delito de daños y otro de desorden público, junto a otros cuatro compañeros. En aquel grupo estaba también Jon Crespo, de quien ya hablé en otra ocasión, y de quien volveré a hablar en esta serie. Es el décimo.
El 16 de septiembre del año 2000 llegaron a la calle principal de Galdácano y se dedicaron a destrozar los inmuebles que encontraron a su paso, incluyendo algunas viviendas particulares. Para ello usaron material incendiario y explosivo -cócteles molotov, cohetes con puntas- y también mazas y palos. Se celebraban, como ahora, las fiestas de Galdácano.
Aquel año, Iker Lima participó como terrorista de baja intensidad. Los dos últimos años ha participado como foto en la pared.

Probablemente, Iker Lima ha sido condenado por otros delitos -aún sigue en la cárcel- pero no he conseguido más datos.

Se podría pensar que Iker Lima Sagarna es sólo un vándalo. Alguien fuera de ETA, o en la periferia de ETA. Pero esto es lo que decía no hace mucho, como puede leerse en un reportaje de Ángeles Escrivá en El Mundo:

«Ya han pasado casi tres años. Que vengan aquí los de Sortu y que me digan qué hemos conseguido. Que no nos engañen. Socialmente, políticamente no hemos conseguido nada, y militarmente no nos han vencido, es peor: somos nosotros los que nos hemos rendido». Ésa es la impresión amarga de Iker Lima Sagarna, uno de los miembros de ETA en prisión, comentada recientemente por sus amigos en la herriko.

Iker Lima Sagarna no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.

ils

Más información:

La sentencia: http://gara.naiz.eus/agiriak/20080430_SentenciaANgaztk.pdf

http://www.elmundo.es/espana/2014/10/23/5448a5e3e2704ed7098b456d.html

http://elpais.com/elpais/2008/04/30/actualidad/1209543430_850215.html

http://www.elconfidencial.com/mundo/2009-02-24/el-ts-confirma-las-penas-a-5-acusados-de-varios-actos-de-violencia-callejera_1055972/

 

 

7. Xabier Garcia Gaztelu

Xabier (Francisco Javier) García Gaztelu es el séptimo.

Xabier García Gaztelu es vecino de Aperribai, el barrio de Galdácano del que también salieron Francisco Javier López Peña, ‘Thierry’, y Jon Bienzobas.

Xabier García Gaztelu es también conocido como ‘Txapote’. Y seguramente es el etarra más conocido de los que decoran las paredes de Galdácano en fiestas. Es conocido porque durante años se habló de su rostro, de sus gestos, de su frialdad, de su crueldad. Fue el autor de varios asesinatos y ordenó muchos otros desde su condición de dirigente de ETA.
Xabier García Gaztelu asesinó a Alfonso Morcillo, asesinó a Gregorio Ordóñez, asesinó a Fernando Múgica, asesinó a Miguel Ángel Blanco, asesinó a Manuel Zamarreño, asesinó a Enrique Nieto, asesinó a José Javier Múgica, asesinó a Fernando Buesa, asesinó a José Ignacio Iruretagoyena, asesinó a José Luis López de Lacalle.

Con Txapote se acaban los adjetivos. Sanguinario, cruel, frío. Y está bien que se acaben, porque lo que importa son los hechos. Los hechos más importantes son los asesinatos. Y el hecho por el que hay que escribir sobre García Gaztelu es que durante años se dedicó a asesinar y su foto aparece en las fiestas de un pueblo y no pasa nada.

Lo que diferencia a García Gaztelu del resto de etarras de las fotos es sólo el número. El número de asesinatos que llevó a cabo y el número de asesinatos que ordenó. Son muchos. Los demás etarras también asesinaron, o proporcionaron información para que se llevasen a cabo asesinatos, o ayudaron de algún modo, el que fuera, a una organización terrorista. No asesinaron a tantos como García Gaztelu. Pero todos ellos son responsables de todos los asesinatos cometidos por ETA.

También hubo gente fuera de ETA que ayudó a ETA. Y no me refiero a los que señalaban, a los que acosaban o a los que agredían. Ésos siempre han estado dentro. Me refiero a los que callaban, a los que restaban importancia o a los que, incluso, bromeaban.

Por último estamos los que permitimos que todo esto sea normal. Los que vivimos en Galdácano, en Berriozar, en Rentería, en Elgoibar. Recordamos, claro. Pero no es suficiente.

Xabier García Gaztelu no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.
Y en las paredes de Galdácano.

txp

 

6. Txus Martin Hernando

Txus (Jesús María) Martin Hernando es el sexto.

Txus Martin Hernando cumplió una condena de 12 años en Francia por sus actividades en el Comando Vizcaya de ETA durante los 90.
En mayo de 2012, Txus Martin Hernando fue condenado a 36 años por el asesinato del sargento de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea. Joseba Goikoetxea fue asesinado el 22 de noviembre de 1993 cuando llevaba a su hijo al colegio. Un etarra se acercó al coche mientras esperaba al semáforo y lo asesinó. Años después, en 2015, la viuda del sargento decía en una entrevista en Público que le gustaría sentarse con quienes asesinaron a su marido, hablar con ellos y ver si “realmente conocían quién era mi marido”.
Fue precisamente Txus Martin Hernando el encargado de conocer a Joseba Goikoetxea. Investigó quién era, qué hacía, cuáles eran sus rutinas. La información que recopiló Martín Hernando sirvió para que en 1993 el comando en el que estaba integrado asesinara al sargento de la Ertzaintza.
En diciembre de 2012, meses después de que la Audiencia Nacional le impusiera una condena de 36 años, el Tribunal Supremo rebajó la pena a la mitad. Sólo (sólo) proporcionó información, por lo que pasó de coautor a colaborador del atentado. Txus Martin Hernando “ejecutó actos esenciales dentro del operativo, pero de poca relevancia en relación al atentado”
En junio de 2012, Martin Hernando fue absuelto en el juicio por el asesinato del agente de la Guardia Civil José Manuel García Fernández. José Manuel García Fernández fue asesinado en un bar de Ciérvana el 3 de mayo de 1997. Un testigo del atentado identificó “en un porcentaje muy alto sin estar seguro al cien por cien” a Txus Martin Hernando como el autor de los disparos, pero su declaración no encajaba con la del resto de testigos, que describían a un hombre de estatura superior a la media. Martin Hernando fue absuelto y dos etarras fueron condenados. El fiscal aportó como pruebas un post-it en el que aparecía la matrícula del coche del agente asesinado, y la declaración de un coimputado. Este coimputado señaló que el atentado había sido cometido por tres personas. Martin Hernando negó en el juicio su participación en el asesinato, aunque reconoció que sí pudo haber proporcionado información al comando.
En mayo de 2012, Martin Hernando fue absuelto en el juicio por la colocación de una bomba – desactivada por la Ertzaintza- en un bar de Lejona en septiembre de 1993. La AN consideró probado que Martin Hernando había colocado la bomba junto con el etarra Koldo Martin Carmona, pero el delito ya había prescrito.

Txus Martin Hernando cumplió condena en Francia, fue extraditado a España y en 2011 se aprobó su acercamiento a la cárcel de Basauri. Las organizaciones de presos de ETA llevan años pidiendo primero su acercamiento y después su liberación por los problemas psicológicos que sufre. En 2010 intentó suicidarse cortándose las venas cuando permanecía encarcelado en una prisión de Francia. En 2012 la Audiencia Nacional rechazó conceder la libertad provisional a Martin Hernando porque su enfermedad está controlada gracias a la medicación y porque existe riesgo de fuga.

Txus Martin Hernando no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.

tmh

Más información:

http://www.elcorreo.com/vizcaya/20120504/mas-actualidad/politica/etarracondena-201205041731.html

http://cadenaser.com/ser/2012/12/26/espana/1356483017_850215.html

http://www.europapress.es/nacional/noticia-absuelto-etarra-txus-martin-hernando-asesinato-guardia-civil-20120618161230.html

http://www.abc.es/20120524/espana/abci-etarra-hernando-juicio-201205241614.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/11/04/espana/1320436288.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/24/espana/1337869291.html

http://www.eitb.eus/es/noticias/politica/detalle/892382/absuelven-al-miembro-eta-txus-martin-colocacion-bomba/

http://ianasagasti.blogs.com/mi_blog/2013/03/a%C3%B1adir%C3%ADa-a-joseba-goikoetxea.html

http://www.elcorreo.com/vizcaya/20120202/mas-actualidad/politica/audiencia-nacional-rechaza-excarcelar-201202021845.html

http://www.libertaddigital.com/nacional/2011-11-04/interior-traslada-al-pais-vasco-al-preso-enfermo-de-eta-txus-marin-1276440369/

http://elpais.com/diario/1993/11/23/espana/754009224_850215.html