Es Estado y es islámico

 

Hace un par de días publicaron en El País este artículo de Lluís Bassets: Ni Estado, ni islámico. La tesis que defiende, lógicamente, es que ISIS no es un Estado, y tampoco es islámico. Según Bassets, “en el desorden de las palabras se refleja el desorden del mundo”. Ésa es la primera frase del artículo, que no aporta demasiada información.
A continuación explica que quienes dicen que ISIS es un Estado y que es de carácter islámico no sólo no reflejan correctamente la realidad, sino que además están cayendo en la trampa propagandística de ISIS.

El razonamiento es el siguiente. En primer lugar, ISIS no es un Estado. Simplemente ejerce el monopolio de la violencia en un territorio determinado. Es decir, hace exactamente aquéllo que define a un Estado y que lo diferencia de una organización terrorista. Aún más, no sólo ejerce el monopolio de la violencia, sino que también recauda impuestos en ese territorio, imparte justicia, ofrece un marco legal no arbitrario -la sharia, claro- y ha puesto en marcha algo parecido a un sistema de escolarización. En algunas zonas ofrece servicio de correos, autobuses, acondiciona carreteras, o incluso provee electricidad gracias a la presa al Farouq (antes de que tomasen el control de la misma se llamaba Tishrin).

Se podría discutir si ISIS es o no un Estado. Si nos fijamos en las características técnicas, parece que cumple las condiciones. De manera precaria, es verdad. Pero no se trata de una mafia, ni de un grupo terrorista bajo la protección de un Estado. Isis es el Estado en el territorio que controla. Es cierto que, además de esas características técnicas, hay una condición necesaria para poder hablar con corrección de Estado: que sea reconocido internacionalmente. ISIS, de momento, no lo es. En ese sentido sí se podría decir que no es un Estado. Pero en realidad lo que diríamos es que no es un Estado reconocido.

En segundo lugar, Bassets afirmaba que sea lo que sea ISIS, Estado o grupo terrorista, no es islámico. Y aquí no hay discusión posible. ISIS es islámico. La ley mediante la que gobiernan su territorio es la sharia. Asesinan occidentales, entre otros motivos, por ser infieles. En fin, gritan “Allahu akbar” antes de llevar a cabo un atentado. No se trata de una vinculación accidental, ni de una utilización interesada para captar seguidores. El carácter islámico es parte esencial de ISIS. No se entendería sin ese carácter, sería algo totalmente distinto. Por lo tanto, habría que preguntarse qué es lo que lleva a un periodista a negar algo tan básico. No a un periodista cualquiera, sino al director adjunto y responsable de las editoriales y la opinión de El País.

Recientemente pude escuchar en dos telediarios diferentes -puede que fuera un telediario y un periódico- algo llamativo. Se refirieron a ese grito de guerra con estas palabras: “Dios es grande”. Los terroristas habían dicho “Allahu akbar”, claro. Pero en lugar de recurrir a la traducción corriente, “Alá es grande”, o a su literalidad, dijeron “Dios es grande”. La diferencia entre decir “Dios” o “Alá” en ese contexto es evidente. Lo segundo reproduce la realidad, lo primero es mentira. Y esos medios optaron por la mentira.

Bassets cierra el artículo mencionando a la extrema derecha. Le faltó recurrir a la islamofobia, pero el último párrafo trata justamente de eso, aunque no la nombre. El miedo a la islamofobia, a identificar musulmán con terrorista. Puede estar tranquilo. Son muy pocos los que cometen ese error. No todos los musulmanes son simpatizantes de ISIS. Pero tan cierto como esto es que ISIS es una organización de carácter islámico. Y la influencia que consigan sobre los musulmanes dependerá de estos últimos, no de nuestras palabras.

En el Washington Post: Does ISIS really have nothing to do with Islam?

Educar para la guerra

 

Educar para la paz es absurdo. Vivir en paz no es demasiado difícil. Lo difícil es asumir la guerra. Lo difícil es asumir que te pueden matar a ti, a tus padres, a tu hermano, en cualquier momento. Es difícil, y precisamente por eso hay que insistir en ello. Es difícil especialmente cuando se es niño. Cuando aún no se es adulto. Por eso es absurdo educar para la paz y es necesario educar para la guerra. No para hacer creer que la guerra es buena ni para despertar el ardor guerrero, sino para que entiendan que a veces es inevitable. Para que entiendan que hay personas con las que no se puede dialogar. Que sólo hay dos opciones: dejarse matar o hacerles frente. Que la opción de mirar hacia otro lado, enterrar la cabeza, sólo es una manera de retrasar la primera.

Hemos convertido la enseñanza en una guardería perpetua. Ahora se vuelve a plantear la extensión de la obligatoriedad de la educación hasta los 18 años. Las tesis pedagógicas dominantes en España no es que sean anticientíficas, es que son contrarias a la realidad. Una persona de 15, 16 ó 17 años no es un niño. Y no es conveniente tratarlo como tal. A una persona de 15, 16 ó 17 años hay que prepararla para el mundo real. Hay que prepararla para que pueda enfrentarse a la certeza de la muerte y a la posibilidad del horror. Hace menos de un año vieron cómo los trabajadores de Charlie Hebdo eran masacrados. Puede que sepan que hubo personas asesinadas en el secuestro del supermercado judío. Y policías, claro. Algunos, con 15, 16 ó 17 años, vieron decapitaciones. O cómo unos prisioneros eran quemados vivos. Tal vez no sea necesario ver todo eso. Pero es necesario comprenderlo. Con 15, 16 ó 17 años. Porque después puede ser demasiado tarde, y puede que acaben apoyando minutos de silencio por terroristas abatidos. Antes, cuando sí son niños, tal vez sea necesario adaptar el mensaje. Seguramente sea conveniente no arrojarlos de golpe a la comprensión del horror.

Por eso es necesario educar para la guerra, y hacerlo bien, porque es lo real. Es lo difícil. Es lo que cuesta nombrar. Como la muerte. De eso se ha ocupado tradicionalmente la filosofía. Tal vez sea la única función que le queda, no a la filosofía, sino a la Filosofía. A la asignatura. Tal vez lo único que aporta la Filosofía en la escuela, su auténtica función, aquello que ninguna otra asignatura puede hacer, es esto mismo. Nombrar lo innombrable, decir lo indecible. Lo real. Y nombrarlo y decirlo no para buscar consuelo, sino para entenderlo.

Tal vez sea la única asignatura que puede desprenderse de la pedagogía infantilizadora. Tal vez sea la única asignatura en la que se puede mirar al alumno como si no fuera un niño, en la que se le puede decir que cerrar los ojos muy fuerte, o esconderse bajo las sábanas, no hace que se vayan los monstruos. Que el bien no siempre triunfa, y que el Horror no es sólo un momento de la Historia. Claro que también es posible lo contrario. Es posible que no aporte ninguna diferencia, que trate a los alumnos de 15, 16 ó 17 años como a niños, que en Ética y en Filosofía se enseñe que lo único que hace falta para erradicar el mal es hablar con él, y que las velas son más fuertes que las balas.

Educar para la guerra, hoy, es enseñar cómo es el mundo. No hacerlo es condenar a los alumnos a dibujar las últimas vacaciones después de un atentado, arroparles bien, cerrarles los ojos. Pero estos monstruos son reales, y es mejor conocerlos cuanto antes.

(Viene, de alguna manera, de aquí)

Minuto de silencio por los terroristas de EI

minuto-silencio-atentados--620x349

Minuto de silencio por las víctimas del bombardeo de Francia a Rakka – B.L. ABC

Creo que en España nos dejamos llevar demasiado, y demasiado frecuentemente, por la autocrítica. No es que la autocrítica sea mala, al contrario. Lo malo es convertirla en autoodio. Hay muchísimas ocasiones a lo largo del año. El Día de la Hispanidad -nuestro “pasado genocida”-, los informes sobre el sistema educativo, los casos de corrupción o incluso las audiencias televisivas. Somos un desastre sin parangón, no hay país con un pasado tan vergonzoso ni con un presente tan lamentable. Salvo Israel, ya se sabe, pero ésa es otra cuestión. En esa autocrítica hay, además, algo de fatalismo. Está en “nuestros genes”, no hay nada que hacer. Somos y seremos envidiosos, mezquinos, ignorantes y cobardes. ¿No ves que lo dice Pérez-Reverte?

Por eso, cada vez que veo alguna escena especialmente miserable, intento controlar esa tendencia. Me digo que cosas similares ocurrirán en países homologables al nuestro. En Francia, Inglaterra, Alemania. En Grecia, Italia, Portugal. Allí también tendrán sus idiotas oficiales, y habrá cosas que lleven años funcionando mal. Cambiarán los matices, pero en el fondo no hay tantas diferencias, porque no somos especiales. Ni en lo bueno ni en lo malo. Eso es lo que me digo.

Las personas que aparecen en la foto son los representantes de IU, Ganemos y PSOE en el Ayuntamiento de Córdoba. Isabel Ambrosio, del PSOE, es la alcaldesa. PSOE e IU gobiernan en minoría con el apoyo de Ganemos.

Esas personas, ayer, guardaron un minuto de silencio por los bombardeos de Francia sobre Raqqa, la llamada capital de EI. Los bombardeos destruyeron un centro de mando, un almacén de municiones, un centro de reclutamiento y un campo de entrenamiento pertenecientes a EI. Al parecer, en los bombardeos hubo pocas víctimas mortales de EI, y ninguna víctima civil.

Los muertos de EI, los que organizaron la matanza de Bataclan, los que asesinaron a más de cien personas en París, los que no han dejado de cometer atrocidades en Irak, Yemen o en la misma Siria, merecen un minuto de silencio. Se puede disfrazar de muchas maneras. Se puede decir que es un minuto de silencio por la paz, contra toda violencia, contra la barbarie. Pero ninguno de esos eufemismos puede salvar la equiparación entre las víctimas inocentes de París y los terroristas de EI; entre los atentados terroristas y la respuesta bélica de un país que pretende erradicar a quienes cometieron esos atentados.

Eso es, exactamente, lo que PSOE, IU y Ganemos perpetraron ayer en Córdoba. La equiparación entre asesinos y asesinados. Y cuesta mucho imaginar que ocurra también en otros países homologables. Del mismo modo que cuesta digerir que no habrá consecuencias para ellos. Que los cordobeses no exigirán la inmediata dimisión de esos concejales. Que los dirigentes nacionales de PSOE, IU y Ganemos-Podemos no tomarán medidas contra ellos, ni ofrecerán disculpas. Que la prensa no le dará importancia.

Creo que en España nos dejamos llevar demasiado, y demasiado frecuentemente, por la autocrítica. Pero en algunas ocasiones nos quedamos cortos. Tal vez porque ya hemos aceptado que somos así, y que lo que en otros países es una vergüenza, aquí se acoge con normalidad.

(¿Hay algo que explique la actitud de esos concejales, y la normalidad con la que aceptamos esa actitud?)