Los libertarios y el Estado de Israel

libertarioscontraisrael

 

Los libertarios, en mayor o menor grado, rechazan el Estado. Ese rechazo puede ir desde una sana desconfianza, reconociendo que en la mayoría de las ocasiones es un mal menor al que hay que poner límites, hasta la consideración maximalista de que el Estado es siempre y en todas las situaciones el mal mayor, y que la desaparición de cualquier Estado es una victoria digna de celebrar.

Israel es, entre otras cosas, un Estado. Es mucho más que eso, sobre todo para quienes lo sienten como propio. Pero es esencialmente un Estado. Y precisamente porque es un Estado, es la única garantía que permite seguir existiendo a quienes viven allí. Hay libertarios, como hemos mencionado antes, que consideran la desaparición de cualquier Estado una victoria. Da lo mismo qué tipo de Estado sea, la manera mediante la que desaparezca, y la situación a la que lleve esa desaparición. Poco importa, en el fondo, que esa desaparición suponga o no una mejora para quienes han vivido “sometidos” a su coacción. Cualquier victoria contra el Estado es motivo de alegría. Por eso hay libertarios que dan su apoyo  a grupos terroristas como ETA. Puede que sean pocos, pero los hay. ETA considera al Estado español su enemigo, y por lo tanto su lucha es compatible con la causa libertaria. Realmente cuando ETA dice “Estado español” se refiere a cocineros, periodistas, policías, jueces o profesores, y las acciones contra el Estado consisten en el asesinato de esos cocineros, periodistas, policías, jueces o profesores. Pero dicen que luchan contra el Estado y eso es suficiente. También hay, cómo no, libertarios antisemitas. El antisemitismo es un atributo transversal y atemporal, no entiende de ideologías ni de épocas, así que no es algo que pueda sorprender. No sería extraño por tanto que algunos libertarios vieran en Hamas un instrumento doblemente útil en la lucha contra el Estado. Israel, en este caso.

Comencé a dar vueltas a una entrada sobre la relación entre el libertarianismo y el Estado de Israel y mientras buscaba información me di de bruces con algo que me causó una sensación bastante desagradable, cercana al asco. Ya he dicho en unas cuantas ocasiones lo que pienso de la risa, el lamento o el desprecio a la hora de analizar las acciones humanas, pero en este caso es difícil limitarse al “sed intelligere” spinoziano. La editorial Innisfree, sobradamente conocida en el mundillo libertario, anunció en su página de Facebook la futura publicación de un libro en el que se recopilarán varios artículos con posiciones contrarias a Israel escritos por conocidos autores libertarios. No voy a entrar en la calidad de los escritos, ni en la relevancia de los autores. Me limitaré a la portada, que es la que encabeza esta entrada del blog. Identificar la bandera de Israel con la bandera nazi puede que no sorprenda a nadie a estas alturas, pero no deja de ser una vileza. Antonio Gala escribió ayer en El Mundo que comprende las razones por las que el pueblo judío ha sufrido tantas persecuciones a lo largo de su historia, y considera que esas razones están en el carácter judío. Llega a decir que “o son malos, o les envenenan.” Se apunta también a la socorrida equiparación entre Israel y los nazis, entre el conflicto en Gaza y la Shoá. Y termina con un glorioso “Yo no soy racista.” Del mismo modo, la editorial Innisfree considerará que equiparar el Estado de Israel con la Alemania nazi no es antisemita. Y no entraré en si lo es o no. Lo que es innegable es que denota, entre otras cosas, una profunda ignorancia, un desprecio por la Historia, y un ejercicio de frivolización vergonzoso.

En cualquier caso, el objetivo de esta entrada era ocuparse de las posibles posturas de los libertarios ante el Estado de Israel y el conflicto en Gaza, pero debido a la extensión tendré que reducirla a un simple comentario y dejar para más adelante un análisis con mayor profundidad. Ya hemos visto que para algunos la única opción defendible es aquella que consiste en criminalizar y negar el derecho de Israel a existir. El libertario que considera la desaparición del Estado el bien supremo, el fin último, defenderá que Israel, como Estado, es un instrumento de coacción. No se planteará la posibilidad de que la coacción pudiera aumentar precisamente, y hasta niveles dramáticos, en el caso de que Israel cediera a las presiones y dejase de defender a sus ciudadanos. Tal vez al libertario coherente le repugne, por ejemplo, el servicio militar obligatorio al que Israel “somete” a sus ciudadanos, y seguramente le parecería mucho más acorde a sus férreos e innegociables principios que se eliminase la obligatoriedad de prestar servicio en el Tzahal. Poco importa el hecho de que, en el momento en que Israel perdiera su capacidad de defenderse, sus enemigos lograrían al fin el objetivo que no se molestan en esconder: la aniquilación de todos los judíos de Israel.

Afortunadamente, ésta no es la única visión entre los libertarios. Steve Horwitz también se planteó esta cuestión en un artículo, y comentaba algo que merece especial atención: no es lo mismo ser anti-Estado que ser pro-libertad. Si ser libertario implica oponerse a todo Estado sin considerar cuestiones como las garantías, el respeto por los derechos individuales o las circunstancias geopolíticas de cada uno de esos Estados, y si supone apoyar a cualquier organización que pretenda destruir un Estado sin considerar los fines y los métodos de esa organización, entonces habrá que concluir que el libertarianismo es una opción exageradamente simplista dentro del espectro político. Creo que el libertarianismo maximalista está muy bien como ejercicio teórico, pero tiene un serio problema cuando se enfrenta con el principio de realidad. Al final, sus defensores tienen que optar entre dos posibles salidas. Ser absolutamente coherentes y defender posturas ridículas cuando se enfrentan a algunas cuestiones complejas del mundo real, o abandonar la pureza ideológica y analizar cada caso utilizando algo más que el marco teórico reconfortante pero limitado desde el que parten.

Personalmente me parece mucho más importante apoyar el derecho de Israel a defenderse que lo que digan Rothbard, Mises, Block o sus profetas sobre la pureza de una determinada adscripción política.

Anuncios