Programa de Navidad: Olentzero y presos de ETA

En Madrid los Reyes Magos deberán someterse a la paridad. Habrá un rey y una reina, y el otro será un misterio. El niño seguirá siendo niño, salvo que se imponga la coherencia. En lo de un padre y una madre no creo que haya problemas, aunque podrían pensar a lo grande. Un hombre y una mujer supone un 50% de la lista, pero ése es un análisis conservador. ¿Dónde quedan los demás modelos de familia? José con un señor, María con señora, o María sola, que no le hace falta nadie para sacarlo adelante. Faltan los animales, pero eso mejor lo dejamos para una segunda fase de reajuste cultural, porque la gente, a pesar de ser gente, aún no está preparada para un niño vaca en el pesebre.

En el País Vasco, además de los Reyes tenemos el Olentzero. Los más comprometidos con la construcción nacional dirán “en lugar de”, no “además de”, aunque en muchas casas aún sean fieles a los primeros. Si la mayoría de los niños prefiere a un carbonero borracho e idiota (entendimentuz gabea) es por dos razones. La primera, por la transformación a la que fue sometido desde los años 70 por el nacionalismo vasco. Pasó de idiota a sabio (entendimentuz jantzia), de ser una figura del solsticio a entregar regalos a los niños. Y esa transformación no fue algo espontáneo, lógicamente. En las ikastolas los niños se fueron acostumbrando al tipo desharrapado que les llevaba juguetes. En las ikastolas y en los centros educativos asimilados, que imagino serían la mayoría. Así, Olentzero se convirtió en un Papá Noel autóctono. Y los niños lo aceptaron encantados, porque -segunda razón- al fin y al cabo éste traía los regalos muy pronto, no como esos Reyes Magos que llegaban siempre el día antes de volver a clase. Así no daba tiempo a disfrutar de los juguetes.

Pero ahora estamos en una segunda fase. En la primera, el Olentzero fue utilizado para la construcción nacional, que no es otra cosa que la construcción del pasado. Había que recuperar las esencias del pueblo vasco, y eso pasaba por inventar buena parte de esas esencias. También, claro, por imponer una lengua difícil y olvidada. Y la mejor manera de imponer es hacer creer que lo que se impone es en realidad una restitución. Nos quitaron la lengua, tenemos que recuperarla. Y en ese “nos” entraron muchos hijos de inmigrantes castellanos o extremeños, que se esforzaron en recuperar también su auténtico nombre, que no era el que eligieron sus padres. Los que habían sido Iván, Carlos o Carmen, se transformaron en Iban, Karlos y Karmen. Algunos incluso decidieron recuperar su apellido real y pudimos ver hallazgos como “Gartzia”.
Pero estaba hablando de una segunda fase en el uso del Olentzero. La de ahora es más siniestra, tal vez como homenaje al origen del personaje. En muchos pueblos vascos y navarros, el acto de entrega de regalos forma parte de un programa más amplio: el enaltecimiento de los presos de ETA y la reivindicación de su acercamiento o liberación. Las organizaciones de apoyo a estos presos organizan el acto, y reciben una subvención del Ayuntamiento. Cantos, pasacalles, dulces, regalos, fotos de los niños con Olentzero y mensajes de apoyo a los presos de ETA. En realidad no dicen “presos de ETA”, sino “represaliados” o “presos políticos”.


La utilización de las fiestas para mostrar apoyo a los presos de ETA (etiqueta en el blog: fiestas) no es algo nuevo. Ahí está la Aste Nagusia, la Semana Grande de Bilbao. Hay comparsas constituidas específicamente como plataformas de apoyo a los presos, y comparsas que consienten o incluso participan en ese apoyo. Hace años el Ayuntamiento amenazó con suspender las fiestas por la exhibición de fotos de terroristas encarcelados en las casetas, y todas las comparsas se movilizaron. Las ecologistas, las feministas, las internacionalistas, las antimilitaristas. Quienes no conozcan estas fiestas puede que se sorprendan al leerlo, pero sí, todas las comparsas son políticas (Ya hablé de ello aquí). Y todas las comparsas defendieron la exhibición y el enaltecimiento de presos de ETA.
Esas fiestas son lo que son. Alcohol, música y jóvenes, principalmente. Lo del Olentzero es diferente, porque está dirigido a los niños. Y muchos padres, imagino, llevan a sus hijos a la entrega de regalos y a hacerse fotos con el personaje. Rodeados de carteles y fotos de presos de ETA, con total normalidad.

Y como la normalidad ha sido siempre la clave, imagino que en unos años podremos ver a los represaliados, por fin libres, vestidos de Olentzero en los pueblos del País Vasco. Aquí en Galdácano, Javi de Usánsolo sería un candidato perfecto. Asesinó a Fabio Moreno, un niño de dos años. Cumplió 21 años en la cárcel, y cuando por fin regresó a su pueblo fue recibido con un pasillo de antorchas, ikurriñas y lanzamiento de cohetes. Quién mejor que él para hacer felices a los niños de Galdácano.

No permitiremos que se utilice ese dolor para la realización de denuncias hipócritas por parte de quienes tienen la responsabilidad de estar prolongando el sufrimiento de este pueblo.

Declaración de HB tras el asesinato de Fabio Moreno.

 


 

Olentzero en Gernika.

Olentzero en Pamplona. Barrio de Iturrama.

Olentzero en Usurbil.

Olentzero en Zorroza.

Olentzero en Goizueta.

Olentzero en Ondárroa.

Y Olentzero en Lezo. A las 10:30, en la plaza del pueblo, cartas a Olentzero. El mismo día, en el mismo lugar, unas horas más tarde, cartas a los presos del pueblo. Finalmente, a las 18:30, sale Olentzero.

 

 

ETA y la brigada de limpieza de Galdácano

fotos cuesta

Ayer empezaron las fiestas de Galdácano. Hace un año y dos días, el 14 de septiembre de 2014, me encontré una pancarta de ETA en la plaza donde se ponen las txosnas (casetas). Saqué el móvil, hice una foto y a los pocos segundos un coche de la policía municipal pasó por allí, vio la pancarta y siguió como si nada.
Escribí sobre ello.

Hoy por la mañana hemos ido a hacer la compra, y en la calle con más visibilidad del pueblo había una serie de fotos de etarras. Entre ellos, y esto es lo que me ha revuelto, estaba Txapote.
Mientras tomábamos un café decidimos ir a la comisaría de la Policía Municipal para preguntar si conocían el asunto. Les conté también lo del año pasado, la pancarta de ETA y la impasibilidad de los agentes. Tras unos segundos de extrañeza, sospecha o incomodidad, el agente de la comisaría me dice que darán aviso a la Ertzaintza. Le pregunto si son ellos los que van a hacer algo, y me contesta que depende de lo que decidan.

Salimos de la comisaría de la P. Municipal y nos dirigimos a la de la Ertzaintza, que está a unos cinco minutos. Le explico el asunto al agente que nos recibe y, con más amabilidad y aparentemente también con más interés que el policía municipal, me pide que espere un momento. Al cabo de unos segundos sale y explica que ya han dado aviso a la brigada de limpieza. Le pregunto si eso significa que están ya allí para quitarlos y me dice que bueno, que el aviso ya lo han dado, que ahora está en manos de la brigada de limpieza, que irán a quitarlos cuando les toque. Me despido diciendo que no sé si son ellos los que deberían hacer algo, que el año pasado hubo una pancarta bastante grande de ETA en la plaza, que un coche de la Policía Municipal pasó por allí y no hizo nada, y, en fin, me responde que aprovechan las fiestas para hacer esas cosas. El sujeto omitido, claro.

La gente del pueblo que no es cómplice de estos asesinos tiene que ver la cara de Txapote durante las fiestas. Es uno más. Recuerdo la gran manifestación que recorrió el pueblo cuando finalmente asesinaron a Miguel Ángel Blanco. Recuerdo ésa y no otras porque es la única que he visto aquí, en Galdácano, en contra de ETA. No es porque ese asesinato sea más importante que el resto de asesinatos que cometió Francisco Javier García Gaztelu.

txapote
La cara de Txapote es fácilmente reconocible. Junto a la de él, había trece fotos más. La mayoría de ellos desconocidos para mí. Otro, no tanto. Jon Bienzobas, el asesino de Francisco Tomás y Valiente. Tomás y Valiente* había sido presidente del Tribunal Constitucional, después de lo cual volvió a la Universidad Autónoma de Madrid como Catedrático de Historia del Derecho. Fue asesinado en su despacho de la universidad.

A las 13:00 la brigada de limpieza “Bartleby” aún no había aparecido. Imagino que las fotos seguirán a la vista de todos hasta mañana. Mañana es domingo. Así que es posible que el lunes la brigada de limpieza, no la policía, elimine las fotos de Txapote, Bienzobas y el resto de etarras. Pero el lunes es festivo en el pueblo. Desconozco si la brigada trabaja en festivos. Si no es así, tal vez, con suerte, el martes. Pongamos que a eso de las 9:00 procederán a quitar las fotos. Junto al cartel de fiestas, el anuncio de una academia de inglés y el de una academia de apoyo escolar. Porque en el fondo no hay diferencia. No se retirarán, cuando se retiren, por enaltecimiento del terrorismo. Se retirarán porque en esas paredes no está permitido pegar carteles.
El martes a las 10:00, por ejemplo, imagino que habrán vuelto a pegar las fotos.

ACTUALIZACIÓN: A las 12:30 18:30 de hoy, un día después, 17:00 del lunes, dos días después, la brigada de limpieza aún no había llegado.

ACTUALIZACIÓN II: Hoy lunes 14 de septiembre, dos días después, me he pasado por los dos puntos para ver si ya habían retirado las fotos. Las fotos seguían allí, salvo por tres que pude retirar ayer y otras tres que he quitado hoy. He ido con las tres fotos a la comisaría de la Ertzaintza, una vez más. Le he explicado al agente la situación, me ha dicho que efectivamente tenían registrado que el sábado por la mañana había acudido a denunciar la presencia de las fotos, y me ha confirmado lo que me esperaba: la brigada de limpieza no fue el sábado, no fue el domingo porque era domingo, y no ha ido hoy porque es festivo en el pueblo. Se pasarán mañana.

Cuando he conocido el procedimiento, le he preguntado si las fotos de etarras son equiparables al cartel de una academia de estudios, a esos efectos, y me ha dicho que sí. Que no se retiran por ser enaltecimiento, sino porque no está permitido pegar carteles.

Le he preguntado también si las fotos de etarras no suponen enaltecimiento del terrorismo, puesto que no está del todo claro, y sorprendentemente me ha dicho que sí, que sí las consideran enaltecimiento. Lo que lo hace aún peor.

Le he preguntado por la pancarta del año pasado, la del hacha y la serpiente y el “Bietan jarrai”, y me ha contestado que también cuenta, a efectos de retirada, como un anuncio de academia. Así que sería perfectamente normal que una pancarta de ETA fuese colocada a la vista de todos en las fiestas del pueblo, porque sería la brigada de limpieza la que iría a retirarla, no la policía.

eta-galdc3a1cano

Y en ésas estamos.

PS

Hace menos de dos años, también aquí en Galdácano, el etarra Javier Martínez Izaguirre (Javi de Usánsolo) era recibido por unos cien vecinos del pueblo con cohetes, vítores y antorchas tras salir de prisión. Este vecino del pueblo había participado en el atentado contra un guardia civil, Antonio Moreno Chica, en Erandio. En 1991, Javier Martínez Izaguirre y  Juan Carlos Iglesias Chouzas colocaron una bomba en los bajos del coche de Antonio Moreno. En el atentado fueron heridos gravemente el guardia civil y uno de sus hijos. En ese mismo atentado, cometido por el vecino de Galdácano a quien hace menos de dos años recibieron en el pueblo con antorchas y vítores, fue asesinado Fabio Moreno, de dos años, el otro hijo de Antonio Moreno.

Me he acordado de esto porque, al terminar de escribir lo anterior, he conocido que Francisco Javier García Gaztelu y Jon Bienzobas son, también, vecinos de Galdácano.

* En la entrada en euskera de la Wikipedia sobre Francisco Tomás y Valiente, el asesinato se menciona al final, y de manera un tanto extraña. Por supuesto, el sujeto omitido. Lo mató un miembro de ETA, “ETAko kide batek”. Hay en euskera un concepto interesante, galdegaia, que suele explicarse pronto. En euskera el orden de las palabras es importante. O mejor dicho, las palabras se ordenan según su importancia. Así, lo más importante se suele colocar antes del verbo. En el caso de la entrada sobre Tomás y Valiente en la Wikipedia, lo que se destaca, al parecer, es el año en que fue asesinado.

“1996an hil zuen ETAko kide batek Madrilgo Unibertsitate Autonomoko Zuzenbide fakultatean.”

Héroes posmodernos

sanchez-gordillo-osuna--644x362

Un comisario y un inspector de la Policía Nacional avisan al propietario del bar Faisán de que se va a producir una redada. El bar es la base de una red de extorsión de ETA. Pero en lugar de ser condenados por colaborar con banda terrorista, se ensalza su hoja de servicios, reciben apoyos de sus compañeros y se defiende su papel en el proceso de paz. Héroes.

Sigue leyendo