¿Por qué eligen el D?

Al hilo de la entrada de ayer, alguien me preguntaba si los padres no eligen la lengua de escolarización de sus hijos en el País Vasco.
Creo que es algo que no se conoce del todo bien. Especialmente en el País Vasco.
Los padres pueden elegir en qué modelo lingüístico quieren que estudien sus hijos, pero es el centro el que decide qué modelos lingüísticos ofrece, en función de la demanda y de las posibilidades en cuanto a la planificación.
Cuando un centro público no puede satisfacer la demanda de una familia de modelo A, éste deriva a la familia al centro con modelo A más próximo. Los escasísimos centros que ofrecen ese modelo, como se explica en las escasas noticias sobre este tema, son centros en los que la mayor parte del alumnado está compuesto por inmigrantes o alumnos con necesidades educativas especiales.

La imagen que nosotros nos formaremos al leer o escribir la descripción anterior estará -o intentaremos que esté- poco contaminada por prejuicios. La imagen que se forman los padres cuando les explican a qué centro tendrán que acudir si quieren escolarizar a sus hijos en modelo A me temo que es diferente.

El argumento de que los padres eligen voluntariamente el modelo D, de que es un modelo que ha ido arrinconando naturalmente no sólo al A, sino también al B, es un argumento potente, hay que reconocerlo.
Pero creo que sería interesante comprobar, o al menos preguntarse, cómo es el proceso de elección del modelo lingüístico. Sería interesante analizar la información que se da a los padres que preguntan por el modelo A, y también cuál es el número de familias que se plantean escolarizar a sus hijos en este modelo, porque la mera cifra de las familias que finalmente lo eligen puede que esconda algo más complejo.

Recordemos que en este tema, según muestra el último Euskobarómetro, los ciudadanos vascos tienen una percepción de la realidad bastante extraña. Los ciudadanos vascos, aparentemente, creen que el euskera es la lengua materna de la mayoría de sus conciudadanos, a pesar de que los datos muestran que la realidad está muy lejos de esa percepción.
Otra posible explicación a los datos tan extraños del Euskobarómetro sobre política lingüística es que los ciudadanos vascos tienen graves problemas de coherencia y razonamiento.
Los ciudadanos nacionalistas, en concreto. Ayer me refería a dos respuestas difícilmente compatibles en el Euskobarómetro. Por una parte, el 73% de los ciudadanos vascos creían que los niños deberían comenzar su escolarización en su lengua materna, ya fuera el euskera o el castellano. Por otra, al mismo tiempo, el 50% de los ciudadanos vascos creía que todos los niños deberían recibir la primera enseñanza todo en euskera. Algo no cuadra.

Y hay algo interesante por debajo: en el gráfico del Euskobarómetro, además del porcentaje total se muestra el porcentaje de acuerdo/desacuerdo según ciudadanos nacionalistas y no nacionalistas.

Así, podíamos ver que el 73% de los ciudadanos no nacionalistas defendía que los niños comenzasen su escolarización en su lengua materna, cualquiera que fuera, mientras que el 37% de esos mismos ciudadanos no nacionalistas defendía que todos los niños recibieran su primera escolarización todo en euskera. Son unos porcentajes razonables.

En cuanto a los ciudadanos nacionalistas, el 72% estaba de acuerdo con que los niños comenzasen su escolarización en su lengua materna, cualquiera que fuera. Una diferencia minúscula respecto a los ciudadanos no nacionalistas. El hecho diferencial se puede ver en el porcentaje de esos mismos ciudadanos nacionalistas que defienden que la primera escolarización de todos los niños sea todo en euskera: el 68%.

Sería interesante que preguntasen a esos ciudadanos nacionalistas por su aparente contradicción. Mientras tanto, habrá que preguntarse si esas respuestas obedecen a una incapacidad de razonar coherentemente o a una severa distorsión en la percepción de la realidad.

Lo que es incuestionable es que ese hecho diferencial existe, y que sobre él -y contra la realidad lingüística- se ha construido el sistema educativo vasco.

Argumentar que los padres eligen naturalmente el modelo lingüístico que priva a sus hijos de educarse en su lengua materna es legítimo. Son las preguntas que no se hacen las que deberían levantar algunas sospechas en cuanto a la información con la que se construye este proceso. Información sobre las facilidades y dificultades en la elección de modelos, información en cuanto a las consecuencias de escolarizar a los niños en una lengua que no usan ni usarán fuera del ámbito escolar, e información en cuanto a los costes de emplear como lengua vehicular una lengua que apenas habla nadie, y por tanto que apenas domina nadie -ni profesores ni alumnos-.

He escrito bastante sobre estas cuestiones en este blog, y es normal que la situación siga igual, puesto que el alcance del mismo es mínimo. He procurado escribir más preguntas que conclusiones, y es posible que esté equivocado en cuanto a las pocas conclusiones a las que he llegado y en cuanto a las premisas de las que parto.
Lo que me resulta difícil de asimilar es que no haya estudios serios sobre esta cuestión. Me resulta difícil asimilar que personas intelectualmente inquietas y profesionales de la investigación no se estén haciendo preguntas parecidas. Por eso no dejo de pensar si no estaré siendo conducido por mis propios sesgos.

Me resulta más fácil entender, por alguna razón, que los padres no nacionalistas no quieran plantearse nada de esto. Y al mismo tiempo, me parece incomprensible.

El principal problema del sistema educativo de España

Al parecer, la Cumbre Mundial de Educación de Qatar ha dicho que el principal problema del sistema educativo es la calidad de los docentes. No sé muy bien qué es eso de la Cumbre Mundial de Educación, y el hecho de que se haya llevado a cabo en Qatar no promete nada bueno. De hecho, la propia cumbre (WISE, en inglés), fue creada por la Fundación Qatar. Pero Shakira les dio su apoyo con un vídeo en 2013, así que seguro que saben de lo que hablan.


Ayer José Antonio Marina, a quien el Gobierno ha fichado hace poco para llevar a cabo la enésima reforma de la educación, también señalaba que hay un problema en España con la calidad de los profesores. Llega a proponer que los profesores fomenten la exclusión de los malos profesores. Ostracismo y profesorado, qué podría salir mal.

exclusión profesores

También ayer salió publicada esta noticia:

Proyecto para que el aragonés sea lengua vehicular en Primaria e Infantil.”

Sólo el 4% de la población de Aragón habla el aragonés. Pero como la UNESCO dice que está en riesgo de desaparición, y como el Gobierno de Aragón, del PSOE, dio la Dirección General de Política Lingüística al CHA, los niños de Infantil y Primaria tendrán que aprender en aragónes en los próximos años.

Al cabo de esos años se harán mediciones, y saldrá todo estupendo. Aunque es posible que las mediciones digan que la situación es desastrosa. En cualquier caso, la consecuencia será la misma: más aragonés. Si los resultados académicos no varían o incluso mejoran, ¿por qué no aumentar la presencia del aragonés? Si los resultados académicos empeoran, el motivo será que no se dan las suficientes horas de/en aragonés.

Todo esto ha pasado antes, y volverá a pasar.

En Baleares, Bauzá intentó corregir la política lingüística de los gobiernos anteriores. Entre ellos, el de Matas, del PP. Suprimió la Dirección General de Política Lingüística, el conocimiento del catalán pasó de requisito a mérito en la ley de la Función Pública, y restó presencia al catalán en las aulas en favor del trilingüismo. Por ello, el PSOE balear le llamó “antimallorquín”. Y el PSOE, ahora en el gobierno de Baleares, ha desmontado la reforma. Ha desmontado incluso la Ley de Símbolos, que intentaba impedir la presencia de banderas políticas en los centros escolares.

En Cataluña ya hemos visto lo que ocurre cuando una familia pretende que sus hijos puedan estudiar al menos dos asignaturas en castellano. Los padres de los otros niños lo consideran un ataque y comienzan una campaña de acoso contra la familia, con el apoyo de CIU, ERC, ICV y la CUP. Los catalanes auténticos, diría la presidenta del parlamento catalán. Por supuesto, si esos niños raritos son marginados, la culpa será de sus padres. El maltrato del que hablaba Muriel Casals.

En Asturias PSOE, IU, Podemos y Foro aprobaron recientemente una proposición no de ley para que el asturiano comience a ser lengua vehicular en algunos centros. El “Plan de dignificación (sic) de la llingua asturiana”. Curiosamente, se trata de la proposición que ha conseguido más apoyos en toda la legislatura. Antes, en febrero de 2015, apareció en La Nueva España la siguiente noticia. Se trataba de un proyecto para 3º de Primaria mediante el que se modificarían los nombres de las calificaciones tradicionales, y en el que se introducirían materias como “Aprender a aprender” o “Competencias sociales y cívicas”.

renovación pedagógica Asturias

Y sobre el País Vasco, creo que no queda nada que añadir. Si en Aragón el uso del aragonés se sitúa en el 4%, en Bilbao sólo un 3% usa habitualmente el vascuence. Ya hablé sobre ello en esta entrada, El otro 3%. Y antes había hablado sobre el coste que tiene para el alumno estudiar en una lengua que no es la familiar. El coste de la inmersión lingüística I y El coste de la inmersión lingüística II.

No sé si Marina piensa que el principal problema del sistema educativo de España es la calidad de los docentes. Seguramente ese problema existe. Pero no es el principal. El principal problema del sistema educativo de España es que no es un sistema, no tiene como principal objetivo educar, y no es de España.

Segunda parte (algo así): El problema de las evaluaciones externas