Sólo el robo produjo escándalo

Saltando de Twitter a Google he encontrado en Crónica Global el documento “Programa 2000” de CiU, en el que se mostraba la ‘estrategia de recatalanización’ para los años posteriores. El documento se publicó el 28 de octubre de 1990 en El Periódico de Catalunya.

En las Consellerias de la Generalitat así como en las altas esferas de Convergéncia Democrática de Catalunya (CDC) y Unió Democrática de Catalunya (UDC) circula este documento de trabajo, atribuido oficialmente a las máximas alturas, que incluye un abanico de propuestas para conseguir la nacionalización de Catalunya. Se trata del texto íntegro de este catálogo de intenciones, traducido al castellano.

Destaco los puntos que más me han llamado la atención. Las negritas son mías.

Los cuatro primeros apartados son Pensamiento, Enseñanza, Universidad e Investigación y Medios de comunicación.


 

1 – Pensamiento

Objetivos. Desarrollo de las siguientes líneas de sensibilización:

a) Configuración de la personalidad catalana: Explicación y potenciación de los ejes básicos, definitorios y positivos, de nuestra personalidad colectiva. Elección y divulgación de los conceptos que permiten el máximo fortalecimiento de nuestro pueblo (ser más cultos, más modernos, más cívicos, más solidarios, más europeos, amar el trabajo, gusto por el trabajo bien hecho, constatar las raíces, vigencia de los valores cristianos…) de acuerdo con los desafíos que plantea el mundo actual.

b) Divulgación de la historia y del hecho nacional catalán: Difusión de los acontecimientos cruciales de nuestra historia y de nuestros personajes históricos, así como la aportación del pueblo catalán a la cultura y ciencia europeas. Fomento de las fiestas populares, tradiciones, costumbres y su trasfondo mítico.

e) El factor demográfico: Sólo avanzan los pueblos que son jóvenes. Es necesario concienciar a nuestro pueblo de la necesidad de tener más hijos para garantizar nuestra personalidad colectiva.

f) Memorial de agravios: Catalunya es una nación discriminada que no puede desarrollar libremente su potencial cultural y económico. Descubrimiento, constatación, ponderación y divulgación de los hechos discriminatorios, carencias, etcétera, de forma clara, contudente y sistemática. Remarcando la incidencia negativa que esto tiene para el conjunto del pueblo catalán y para cada uno de sus ciudadanos.

g) Sensibilización colectiva: Catalunya es un pueblo que camina en busca de su soberanía dentro del marco europeo. Sensibilización ciudadana para reforzar el alma social. (…)

i) Configuración de la personalidad individual de los ciudadanos de Catalunya: Queremos hombres y mujeres de fuertes convicciones y preparados para afrontar una Catalunya potente.

k) Ejercer plenamente la soberanía en todos aquellos espacios donde tenemos competencias.

Actividades fundamentales: Es necesario reunir diferentes grupos de personas, instituciones y asociaciones que estén decididos a desarrollar las líneas de sensibilización arriba mencionadas y de difundir su contenido. Hay que incidir de manera eficaz en todos los medios de comunicación a través de personas con una mayor influencia social positiva. Al mismo tiempo, se deben promover y potenciar las entidades con una extensión cultural y de formación que incluyan este contenido nacionalizador.
Las campañas de sensibilización que se organicen han de tener como base el fomento de las fiestas populares, las tradiciones, costumbres y mitología nacional. La potenciación del modelo familiar que garantice la sustitución biológica.

 


Esto es sólo la introducción. Lo bueno viene ahora, en el apartado de Educación.


 

2 – Enseñanza

Objetivos. Impulsar el sentimiento nacional catalán de los profesores, padres y estudiantes. Garantizar el perfecto conocimiento de la geografía, historia y otros hechos socioculturales de Catalunya, además de potenciar el uso de la lengua catalana por parte de profesores, maestros y alumnos.

Actividades fundamentales:

2) Elaboración de un plan de formación permanente y de reciclaje del profesorado que tenga en cuenta los intereses nacionales. Incentivación positiva de los cursos de reciclaje.

3) Editar y emplear libros de texto sobre la historia, geografía, arte, Iiteratura, economía, etcétera, de Catalunya y de los Paisos Catalans. Establecer acuerdos con editoriales para su elaboración y difusión, con subvenciones si es necesario.

4) Catalanización de los programas de enseñanza. Análisis previo y aprobación del contenido por parte de personas responsables y de confianza.

6) Reorganizar el cuerpo de inspectores de forma y modo que vigilen el correcto cumplimiento de la normativa sobre la catalanización de la enseñanza. Vigilar de cerca la elección de este personal.

8) Incidir en las asociaciones de padres, aportando gente y dirigentes que tengan criterios nacionalistas.

10) Velar por la composición de los tribunales de oposición.


 

3 – Universidad e Investigación

Actividades fundamentales:

e) Potenciar a personalidades de ideología nacionalista en los órganos rectores de las tres universidades catalanas.

k) Velar por la composición de los tribunales de oposición.


 

4 – Medios de comunicación

Objetivos. Lograr que los medios de comunicación públicos dependientes de la Generalitat sigan siendo unos transmisores eficaces del modelo nacional catalán. Para ello se utilizará y difundirá de forma clara los conceptos relativos a la identidad nacional catalana:

e) Difusión del contenido de las líneas de sensibilización elaboradas para el ambit de pensament (creación del estado de opinión nacional).

i) Incidir en la formación inicial y permanente de los periodistas y los técnicos en comunicación para garantizar una preparación con conciencia nacional catalana. Crear un código de comunicación.

1) Actividades fundamentales: Introducir a gente nacionalista con una elevada profesionalidad y una gran cualificación técnica en todos los lugares claves de los medios de comunicación.

2.- Convertir el periódico Avui en un gran diario de alcance nacional dotándolo de los necesarios medios técnicos y los referidos a redacción, corresponsales y colaboradores que lo conviertan en un medio competitivo. Actuar de forma parecida con un semanario de información general y con un magazine.

4.- Creación de una agencia de noticias catalana, de espíritu nacionalista y de gran solvencia.

7.- Incidir en los canales normales de distribución con tal de que difundan mejor los productos culturales catalanes.


 

5 – Entidades culturales y de ocio

Objetivos. Catalanizar las actividades deportivas y lúdicas. Fomentar el conocimiento de la realidad nacional catalana dentro de los diferentes sectores donde opera cada entidad. Fomentar el amor a la naturaleza, el civismo y la protección y conservación del medio ambiente. Reconocimiento del papel fundamental de las entidades culturales y del movimiento asociativo en general, dándoles soporte económico, técnico e institucional para su desarrollo. Incidir especialmente en las zonas más desnacionalizadas de nuestro territono.

También es necesario velar por la formación de los animadores socioculturales y de las nuevas profesiones en los campos del ocio, educación social, cultura y vida asociativa.

Actividades fundamentales:

1) Campaña a favor del Comité Olímpic Catalá.

2) Campaña a favor de que los JJOO de 1992 respeten la lengua y la identidad nacional catalana.

4) Fomento de viajes culturales, excursiones programadas, turismo juvenil con contenidos de país y turismo interior en general.

6) Fomento y consolidación de entidades y grupos culturales catalanes en todos los ámbitos, con especial atención a las áreas urbanas suburbiales, facilitándoles las condiciones para el desarrollo: fiscales, laborales, patrocinio, subvenciones, etcétera.

9) Fomentar y ayudar al asociacionismo juvenil y cultural con vocación de fer país.

13) Campaña para sensibilizar a la sociedad de los beneficios del hecho asociativo.

16) Creación de grupos de asesoraramiento y normalización ligüística en el seno de las federaciones deportivas.


 

6 – Mundo empresarial

Objetivos. Garantizar el uso del catalán en todos los letreros, indicadores, tablones de anuncios, impresos, publicidad, documentación comercial

Actividades fundamentaIes

1) Creación de unidades de asesoramiento lingüístico en el seno de las principales organizaciones empresariales y sindicales. Coordinación de un organismo que aglutine a todas estas entidades con tal de facilitar la catalanización, con especial énfasis en la actuación a nivel de cuadros altos e intermedios.

2.) Incidir en las escuelas de Formación Profesional y de directivos para difundir el espíritu catalán entre los alumnos, futuros directivos de empresa.

4) Favorecer las estrategias sindicales que incorporen en su política la dimensión lingüística y nacional de Catalunya.

6) Exigir la normalización lingüística y nacional a las empresas estatales y a las empresas públicas del sector terciario (Iberia, Telefónica, Renfe, etcétera).

7) Conseguir la catalanización de los gremios, Fomento de Trabajo Nacional, PIMEC, Círculo de Economía, Federació de Caixes d’Estalvis, colegios profesionales, cámaras de comercio, etcétera.

8) Incrementar la influencia de la Generalitat en la Fira de Barcelona para lograr que se convierta en un verdadero organismo de proyección internacional de Catalunya.

9) Conseguir la normalización lingüística y nacional de la cajas de ahorros, bancos y otras entidades financieras.

11) Introducir en la formación y reciclaje de directivos (ESADE, IESE, EMI, ICESE, etcétera) la catalanización de los programas de estos centros.

12) Preferencia a la hora de adjudicar los concursos de material público a aquellas empresas que tengan un proceso de normalización, tanto en el seno de la empresa como en la comercialización del producto (etiquetage, señalización, características técnicas, teclado en catalán, etcétera).

13) Catalanizar las industrias del turismo y del ocio (parques de atracciones, hoteles, restaurantes…).


 

El resto es historia. Y presente.

Anuncios

La lista de la vergüenza

En realidad no existe “la lista de la vergüenza”. Es uno de esos recursos que sirven para atraer lectores, así que imagino que ya se habrá usado en algún sitio.

Para referirse, claro, a lo de Panamá. “Lo de Panamá” es indefinido, precisamente como lo de Panamá. No sabemos muy bien en qué consiste, pero de eso va el juego. Basta con que aparezca refugio -paraíso- fiscal para que salte la banderita roja. Qué vergüenza, unos tienen cuentas o algo en Panamá, y Bódalo en la cárcel.

Pero el título, en este caso, no iba por ahí. No pensaba en lo de Panamá, sino en lo de Cataluña. Pocos días antes de que saltase el escándalo apareció en la prensa una noticia de ésas que no dan ni para tomar un café. ‘Una lista negra de malos catalanes.‘ Tres barretinas con autor presentaron el libro en el que aparece la lista, hubo cierto revuelo, y ya. No da -no damos- para más.

Aunque tal vez exageramos en cuanto a la falta de atención. Al fin y al cabo se trata sólo de un libro, como los que se venden en Europa. La librería.

¿Y si hablamos con el vecino del segundo?

d7db4-portada_final_gran
El vídeo no deja de ser una anécdota. Lo repugnante, lo sórdido y lo enfermizo pueden presentarse también bajo esa forma. Los calificativos no modifican el carácter anecdótico del hecho, y el carácter anecdótico del hecho no hace que éste sea menos repugnante, sórdido o enfermizo.

Las anécdotas, como sabemos, pueden ser hechos aislados. O pueden ser algo más. Por lo tanto, habría que aclarar si lo que se ve en el vídeo afecta sólo a esas dos o tres personas repugnantes, sórdidas y enfermas, o si por el contrario se trata de actitudes compartidas por un conjunto más grande.
Lo que se ve en el vídeo es lo siguiente.

Dos ancianos se acercan a una mesa de un colegio electoral para coger las papeletas que depositarán en la urna. Tres interventores, dos de Junts pel Sí y una de la CUP, los observan atentamente. Tan atentamente que se acercan para ver qué papeleta han escogido. Cuando descubren su elección, uno de los interventores de Junts pel Sí comparte con la interventora de la CUP una mirada de complicidad, y sonríe con desgana (y con algo más a lo que no consigo poner nombre. No es sólo arrogancia, no es superioridad.) La interventora de la CUP realiza varias muecas para mostrar el asco que le produce la opción que han elegido. Por último, el otro interventor de Junts pel Sí ríe también, de manera algo más disimulada.

Me resulta muy difícil considerar la escena como algo meramente anecdótico. Seguramente, una de las razones que explican esa dificultad es una imagen que vi hace poco. Es la imagen que he colocado al principio. Es también la portada de un libro, y el título de ese libro, precisamente, es el título de esta entrada. ¿Y si hablamos con el vecino del segundo?
Por segunda vez haré algo que casi siempre me parece innecesario. He descrito un vídeo y ahora voy a describir una imagen. Nunca se sabe.
La portada de ese libro es un dibujo. En el dibujo se ve un bloque de pisos repleto de banderas catalanas. La cuatribarrada, la estelada blava, la estelada vermella. En todos los balcones se exhibe alguna de esas banderas. ¿En todos? ¡No! El vecino del segundo presenta un balcón vacío. Una anormalidad. Y esto es incomprensible para la vecina del primero B, claro. Por eso propone al vecino del primero A ir a visitar al vecino del segundo.

El subtítulo del libro es “La independencia explicada a los indecisos”. Así que suponemos, como la vecina del primero, que el vecino del segundo está indeciso. Lo que sí parece claro es que ese vecino necesita un empujón. No hacia la calle, en principio, sino hacia la comprensión. Al fin y al cabo, no está bien dejarle solo con sus dudas. La soledad es muy puñetera, porque te saca de la tribu. Y eso, en una comunidad de vecinos, no es agradable.

banderas-barcelona--575x323

Puede que otra de las razones sea el recuerdo de otra escena que vi también hace poco. Las dos escenas tienen algo en común. La risa y el asco. En este caso, la risa de Mas y el asco de Colau. Ambos se producen cuando Alberto Fernández Díaz intenta colgar una bandera de España del balcón del Ayuntamiento de Barcelona, en el día grande de las fiestas patronales. Momentos antes, Alfred Bosch y Jordi Coronas, ambos de ERC, habían colgado una estelada en ese mismo balcón sin que nadie lo impidiera. Es decir, una bandera no institucional. La española, en cambio, es la que produce la anormalidad. Como el vecino del segundo.
Mas sonríe, como hizo en la final de la Copa del Rey al lado del Jefe de Estado mientras el público, bien organizado, pitaba el himno.
Ada Colau, en cambio, no puede soportar el asco -esas cosas le producen urticaria, diría después- y abandona el balcón. El balcón del Ayuntamiento de Barcelona, del que es alcaldesa. Otra anécdota.
Por último, un tal Pisarello asume el papel de bufón de la corte. Es primer teniente de alcalde de Colau, y cuando Alberto Fernández Díaz saca la bandera, él intenta arrebatársela. Con una media sonrisa nerviosa.

Así que, como decía, habría que aclarar si la actitud repugnante, sórdida y enfermiza de los tres interventores del vídeo es algo anecdótico, o si se trata de un patrón algo más extendido en Cataluña. Habría que aclarar si la normalidad con la que unos interventores espían el voto de unos ancianos, se burlan de ellos y exhiben su asco, es algo anecdótico. Si la invitación a hablar con el vecino del segundo es una forma de hablar, o si va en la línea de las presiones a las familias que quieren escolarizar a sus hijos en castellano. Habría que aclarar si estos padres son también indecisos a los que hay que explicarles las cosas. Muriel Casals, la presidenta de Òmnium Cultural, no tiene dudas; no son indecisos, sino maltratadores.

Habría que aclarar todo eso, pero lo que sí está claro es que abundan las sonrisas en esta Arcadia que se va esbozando entre visitas informativas y acosos a familias. Abundan las sonrisas, siempre cómplices, y el asco. En anécdotas que siempre tienen como protagonistas a esos extraños vecinos indecisos.

La auténtica corrupción

En la entrevista que le hacen a R. Romeva en la BBC se puede contemplar la auténtica corrupción, que es siempre la intelectual. Lo del Palau, el 3% y las cuentas en Suiza son naderías. Se podría aventurar que esta última corrupción, que por otra parte es la única que indigna a los votantes, es consecuencia de la primera. Pero sería una hipótesis de largo recorrido, y no es lo realmente interesante. Lo interesante es ver cómo esta corrupción profunda pasa desapercibida.

Alrededor del minuto 9:00, Romeva contesta a una pregunta sobre la permanencia de Cataluña en la UE en el caso de que se produjera la independencia. Aunque en realidad no se trata de una pregunta, sino de un desenmascaramiento. S. Sackur le dice a Romeva que en su campaña han insinuado que la permanencia de una Cataluña independiente en la UE sería algo automático, cuando en el fondo saben, o deberían saber, que no es así. Es decir, que han engañado a los ciudadanos de Cataluña respecto a una cuestión crítica. Romeva, y no se puede decir que sorprenda, no responde a la cuestión. Afirma que en ningún tratado de la UE se contempla la posibilidad de expulsar a un Estado miembro -dato irrelevante, puesto que están hablando de un hipotético nuevo Estado, que lógicamente no sería miembro-, y que incluso en el caso de que pudiera darse la expulsión, eso significaría que la UE debería reconocer a esa entidad como Estado.

En el 10:10 insiste en lo mismo, y es ahí donde se observa el auténtico problema del nacionalismo, que es su perpetuo irracionalismo.

– Sackur: Cualquier nuevo Estado en Europa deberá pedir su inclusión en la Unión Europea y deberá también negociar las condiciones de su inclusión con todos los Estados miembros.

– Romeva (que insiste): Sí, pero para hacer eso primero deberán reconocerlo como Estado, algo que no está mal.

– Sackur: Bien, pero eso no es relevante.

– Romeva: Lo es. Lo es, porque no puedes expulsar un no-Estado.

Hay otros momentos interesantes en la entrevista, pero éste se lleva el premio. No es sólo que Romeva no parezca entender la diferencia entre la expulsión de un Estado miembro de la UE y la situación de un Estado nuevo en Europa, que estaría lógicamente fuera. No es sólo que no otorgue importancia a la acusación de haber mentido a todos los ciudadanos de Cataluña. Lo más interesante es comprobar la obsesión a la que aludía S. Sackur en la presentación de la entrevista. Es posible que Cataluña quedase fuera de la UE en el caso de que se produjera la independencia, pero ¡toda Europa la reconocería como un Estado! Fuera del euro, previsiones económicas nada halagüeñas, y en definitiva una situación como mínimo incierta. Pero al fin nos reconocerían como un Estado.

Las mordidas del 3% o el Palau son sólo saqueos. La corrupción de verdad se da en el discurso. Elimina cualquier atisbo de racionalidad, sentimentaliza el mensaje, rehúye el orden y la claridad, y en definitiva hace imposible la verdad. Es bullshit. Bullshit que además se expande a las escuelas y a las redacciones. Y ahí es cuando ya no hay quien lo pare. El adoctrinamiento directo del nacionalismo es malo. Intentar que los niños o los ciudadanos -o los ciudadanos-niños, como ideal- amen y odien lo que hay que amar y odiar es malo. Pero son contenidos. El mal auténtico es formal, y consiste en la imposibilidad de articular y comprender un discurso racional. O al menos en el desprecio a la razón. Está ahí, es una posibilidad, pero lo primero es lo primero. Los sentimientos de todo un pueblo.

(Thank you for inviting US)

En otro momento hablé de esta misma corrupción y de otro 3%, pero en el País Vasco. Y a cuenta de la lengua y la educación. “El otro 3%

El otro 3%

Estos últimos días he escrito sobre la influencia de la elección del vascuence como lengua vehicular en el sistema educativo vasco. Aquí, aquí y aquí. No quería cerrar el tema sin hacer mención a un informe con el que me topé hace unos días, y del que Plazaeme ya dio buena cuenta en su blog. O mejor dicho, no quería cerrar la serie. El tema está aún muy lejos de cerrarse, al menos por mi parte.

Sigue leyendo

Pedir perdón por hablar castellano

prohibidoE

 

Ha ocurrido en Álava, y ya se está diciendo que ha sido un caso aislado, sólo una anécdota. Y es posible que sea una anécdota, pero hay muy pocas cosas que sean “sólo” anécdota. Hablar en esos términos hace pensar en una suerte de urgencia por pasar página, por extraer el asunto de la red de causalidades mediante la que intentamos explicar las cosas. En una excursión al monte con chavales de 11 años, una monitora obligó a unos niños a pedir perdón por hablar en castellano mientras pasaban por delante de un monolito que recordaba a los caídos en la Guerra Civil. En ese monte habían muerto gudaris por defender el euskera, les había explicado, y no era cuestión de mancillar su memoria.

Decía que hay pocas cosas que sean sólo anécdota, aunque seguramente tampoco se puede decir que ocurra todos los días. Al menos, no en el monte. Mis padres vinieron a Vizcaya desde otras regiones de España. Asturias y Salamanca, en concreto. Yo nací aquí y aprendí euskera en el colegio, cuando era sólo una asignatura y no un ser vivo al que había que cuidar. Estudié Filosofía, pasé por el trámite del CAP y comencé a enviar el curriculum a todos los centros concertados de la provincia. No me planteé entrar en listas, sencillamente porque no era posible sin tener el título de proficiencia lingüística en euskera. Así que quedaban los concertados. Di clase por primera vez en 2006, y desde entonces he trabajado casi todos los años. Sustituciones cortas, siempre. Dos meses, si la baja se complica o si el sustituido no tiene prisa por volver. Una semana, cuando se trata de un curso. Siempre en castellano, claro. Siempre Filosofía, siempre en Bachillerato. Pero no da para más. Antes, cuando los padres podían elegir en qué modelo matricular a sus hijos, cabía la opción de impartir otras asignaturas de la ESO en castellano para completar la jornada. Ahora no. La mayoría de los alumnos van a clase de Science y de Natura. De Social Sciences y de Gizarte. Que viene a ser lo mismo, pero en inglés y en euskera. Digo que van a clase y no que aprenden porque eso es precisamente lo que hacen muchos de ellos. Sentarse, escuchar un rato, intentar memorizar algo que no entienden cuando llega el examen, y a otra cosa. Algunos harían lo mismo si la clase fuera en castellano, cierto. Pero al menos en esos casos sería una cuestión del alumno. Cuando el crío no domina la lengua en la que le intentan explicar, cuando los profesores lo tratan como algo normal y fabrican aprobados mediante trabajos absurdos, y cuando el sistema educativo no ve en ello ningún problema, se trata de otra cosa. Aunque es posible que esto, también, sea sólo una anécdota. Sistema y anécdota, al mismo tiempo.

En Vizcaya es posible comunicarse con casi cualquier persona en castellano. De hecho, es la lengua que se usa en la mayoría de las ocasiones. Tanto quienes saben euskera como quienes no lo saben. Pero no es posible que un profesor sea contratado para impartir clase de Filosofía en castellano sin título de euskera. Como tampoco es posible que los alumnos aprendan contenidos en esa lengua sin un conocimiento avanzado del idioma. Cuestión de prioridades, imagino. Cuidar la educación de los alumnos o la salud de una lengua. Instruir o hacer país, individuos o Pueblo, elecciones personales o política. Anécdotas, en cualquier caso, tanto esto como lo de la monitora. Y sin ninguna relación entre sí. Seguro.

Derecho a decidir… ¿qué?

2009 (Page 2)

Algunas reflexiones en torno a la cadena humana a favor del “derecho a decidir” convocada ayer por Gure Esku Dago (Está en nuestras manos)

150.000

Lo primero, las cifras. 150.000 personas, según la propia organización, acudieron ayer a la llamada para unir Durango y Pamplona. Suficientes para calificar la iniciativa de éxito multitudinario. Por situar la cifra, la Comunidad Autónoma Vasca tiene algo más de dos millones de habitantes. Si incluimos Navarra como parte de esa gran Euskal Herria que reivindican, la cifra ya se acerca bastante a los tres millones. Y si incluimos también las tres provincias del País Vasco francés, tenemos entonces algo más de tres millones de habitantes. 150.000 personas de esos tres millones que conforman la denominada nación vasca, al parecer, hablaron en nombre del pueblo. El 5% de la gran Euskal Herria, o el 7,5% de la Comunidad Autónoma Vasca. Por compararlo con otro de esos eventos festivo-reivindicativos autóctonos, el Ibilaldia -la fiesta de las ikastolas- suele reunir a unas 100.000 personas cada año. Como con todas las cifras, cabe hacer diversas interpretaciones. Pero lo que no es interpretable es la cifra en sí: 150.000 personas.

La trampa de las palabras

En cualquier caso, mucho más importante que la cifra es el mensaje que se quería lanzar. En la web de los organizadores, en un Quiénes Somos de poco más de 550 palabras, la expresión “Derecho a decidir” se repite doce veces. Uno podría pensar que en alguna de esas doce menciones se explicaría en qué consiste ese derecho a decidir. A qué tipo de decisiones se refieren, mediante qué procedimientos se tomarían, quiénes podrían tomarlas,  y a quiénes afectarían. Y después de haber dejado clara la reivindicación, la gente podría libremente situarse a favor o en contra de la misma. Uno podría pensar eso, claro, si hubiera nacido ayer. A lo largo del documento, lo único que se dice realmente sobre ese derecho a decidir es que es… un derecho. Así que 150.000 personas se han unido en una cadena humana a favor de un concepto vacío que no dice realmente nada. Y ahí es donde está la trampa, lógicamente. Nadie puede estar en contra de un derecho a decidir, porque todos entendemos que las decisiones forman parte de la libertad humana, y por lo tanto manifestarse en contra del derecho a decidir es algo así como manifestarse a favor de la sumisión. La elección de las palabras, decíamos en otro post, es la esencia de la política. Ahora bien, a pesar de que en ningún momento hayan hecho explícito en qué consiste el derecho a decidir que reivindican, no creo que ninguna de las 150.000 personas que participaron ayer en la cadena humana tuviera en mente decisiones como qué libro leer, a qué hora cenar, o dónde veranear. Ese derecho a decidir que defienden es colectivo, naturalmente. De la nación vasca, para ser más precisos. Luego no hablamos ya del derecho de cada ciudadano a organizar su vida como buenamente pueda, sino el derecho de una Nación a… ¿A qué, exactamente? ¿Qué tipo de decisiones toman las naciones?

El simbolismo de una cadena

 El derecho a decidir es una manera eufemística de reivindicar el derecho a homogeneizar una sociedad según los deseos de una parte de esa sociedad. Por eso se habla de Pueblo y Nación, y no sólo de ciudadanos. Los ciudadanos llegan a acuerdos políticos para garantizar la convivencia, y para el resto de cuestiones confían en las relaciones voluntarias. Los ciudadanos pueden unirse cuando comparten gustos, aficiones y objetivos comunes. Pueden unirse en una cooperativa para gestionar un centro educativo, pueden unirse en una asociación de escritores o  en grupos de lectura para fomentar la literatura que ellos prefieran, pueden unirse para ir al monte, para hablar euskera o para tomar vinos. Y la clave de todas esas decisiones es que a pesar de ser colectivas, siguen siendo voluntarias. Un Pueblo, en cambio, no es nada, y lo es todo. Un Pueblo se entiende como algo vivo, y tiene una lengua, una cultura y unas costumbres propias que hay que defender por encima de las preferencias individuales. Un Pueblo no es nada, porque es una palabra fantasma, y lo es todo porque es la herramienta mediante la que una parte de la sociedad se erige en el gran colectivo simbólico que convierte en norma sus preferencias y afectos particulares.

Una vez se entiende esto, hay que reconocer que el símbolo elegido para mostrar ese deseo de subsunción del ciudadano en el Pueblo es todo un acierto: una gran cadena.