La posibilidad

Ya dijeron algunos que Navarra iba a ser la comunidad a la que habría que prestar atención tras las elecciones del pasado domingo. El titular del ABC fue el más claro: “Vuelco electoral en Navarra, que hace una apuesta clara por el Constitucionalismo”. El más claro y, como hoy recoge el mismo ABC, también el más ingenuo. En la pieza del lunes hablaban de los 30 escaños que conseguían las fuerzas constitucionalistas. 19 de Navarra Suma (que podrían convertirse en 20 o incluso 21 tras el recuento) y 11 del PSN de María Chivite. Hoy en cambio se habla por un lado del bloque constitucionalista y por el otro de Geroa Bai (9), Podemos (2), EH Bildu (8) e Izquierda Unida (1). El bloque constitucionalista, hoy, está formado por la coalición Navarra Suma, que agrupa a UPN, PP y Ciudadanos. Y el PSN de Chivite, de momento, está en medio de los dos bloques.

De momento, porque al final el Partido Socialista, no sólo el de Navarra, tendrá que decidir. Durante la campaña Chivite ya dijo que no haría presidente al candidato de Navarra Suma. Chivite ha dicho hoy que quieren “formar gobiernos progresistas”. Es exactamente lo mismo que dijo ayer Lander Martínez, de Elkarrekin Podemos, para explicar que intentarían formar gobiernos con EH Bildu: gobiernos progresistas.
De momento Chivite no confirma que quiere gobernar específicamente con Geroa Bai y Podemos y con los votos de EH Bildu. Y por lo tanto no descarta esa posibilidad. Que el Partido Socialista de Navarra gobierne la comunidad gracias a los votos de EH Bildu es, hoy, una posibilidad. Y habrá sido una posibilidad pase lo que pase.

Chivite dice, para defender esa posibilidad, que quieren formar gobiernos progresistas. Lo que ha pasado en el PSOE para que llamen gobiernos progresistas a los gobiernos con los nacionalistas de todo pelaje es algo que va más allá del PSOE. No ha pasado sólo en el partido. Si un partido dice una estupidez, una mentira, si hace el ridículo, la prensa y los otros partidos recogen la estupidez, denuncian la mentira o se burlan del ridículo. Pero en España, hoy, se puede decir que un gobierno con el PNV, en el País Vasco o en Navarra con su otra marca, es un gobierno progresista.
Más, mucho más aún; se puede decir que un gobierno con EH Bildu es un gobierno progresista. Lo dice Podemos, lo dice el PSOE y lo dice todo del estado actual de la prensa. Entre unos y otros han conseguido que el nacionalismo sea identificado con el progresismo.

Pero lo terrible del pacto que Chivite está buscando en Navarra no es que llevaría a un gobierno del PSOE con los nacionalistas. Esto es algo que es ya una seña de identidad del PSOE, que prefiere hablar de pactos y de líneas rojas en función del emotivista eje izquierda/derecha y no en función del eje nacionalismo/racionalismo, lo que le lleva, por ejemplo, a estar detrás de la degradación política y moral de Baleares. El PSOE hoy es un partido que se encuentra más cómodo con los nacionalistas que con los partidos que siguen defendiendo los ideales de misma libertad y misma igualdad para todos. Así que eso no puede ser lo peor, porque con eso ya se cuenta.  Lo terrible es que el pacto de Chivite exigiría la colaboración de un partido como EH Bildu.

EH Bildu es el partido que, tras ganar las elecciones en Hernani, decide dar las gracias a los 19 “presos políticos” de la localidad, a los 19 etarras a cuyas fotos se dirigía con agradecimiento el nuevo alcalde en su discurso.

EH Bildu es el partido que prometía en San Sebastián pisos de alquiler social para los “presos políticos” que salgan de la cárcel. Y EH Bildu es Sortu, el partido que sigue identificándose junto a ETA en las “luchas de la izquierda abertzale”, el partido que aplaude a Txapote y al resto de etarras del pueblo un 5 de agosto de 2017 en una plaza de Galdácano, el partido de los que hacen homenajes a etarras.

Galdácano, 5 de agosto de 2017. Aplausos para los etarras del pueblo en el homenaje a Kepa del Hoyo.

El otro día estuve repasando Politics and the English Language, el librito de Orwell que alerta sobre los efectos que los atajos y automatismos que usamos en nuestro lenguaje tienen en el discurso político e incluso en el propio pensamiento . Y mientras iba anotando todo esto me daba cuenta de que no hay manera de transmitir qué es EH Bildu a quienes no saben ya qué es Bildu. Cuando decimos “homenajes a etarras” no decimos nada. Es ya una expresión devaluada. No porque no denote nada, como le pasa a “fascista”, sino porque intenta recoger en tres palabras todo lo que hay detrás de los dirigentes y de los votantes de ese partido, que son los que hasta hace cuatro días no se limitaban sólo a aplaudir y homenajear a los etarras. Y lo que hay es mucho. Es imposible transmitir todo lo que es EH Bildu con una expresión como “homenajes a etarras”. Ni siquiera sirve de nada que ampliemos la descripción. Podemos dar nombres, lugares, fechas. Podemos hablar de Andoain, de Galdácano o de Rentería, de Igerategi y Otaño, de Javi de Usansolo o de Kepa Etxebarria, podemos incluso añadir las imágenes. Pero es una batalla perdida.
Cuando el Partido Socialista de Navarra plantea la posibilidad de gobernar con los votos de EH Bildu no sirve de nada apelar a la memoria ni a la razón. Ni siquiera a las tripas. Cuando esa posibilidad existe sin que el PSOE salga alarmado a negarla, no hay nada que hacer.

Y no hay nada que hacer. No en esto. No sé qué pasará finalmente en Navarra. No sé si Chivite gobernará junto a los nacionalistas y con los votos de Bildu. Pero lo que sí sabemos es que para gobernar necesitará los votos de Bildu. Y que si llegase a hacerlo, sus votantes, los del PSN y los del PSOE, retorcerían la razón y la memoria para no tener que enfrentarse al hecho de que habrían aceptado los votos de un partido como EH Bildu. Los de los homenajes, los de Pernando Barrena, Otegi, Arkaitz Rodríguez, los de las ayudas para los presos políticos.
Es decir, los progresistas vascos.

Anuncios

Cuando gobierna Podemos

Nótese que no es una advertencia sobre lo que podría pasar. Tampoco es lo que pasará. No es cuando gobierne Podemos. El título es Cuando gobierna Podemos porque trata de eso. Lo que ocurre cuando gobierna.

Cuatro partidos gobiernan Navarra. Es aconsejable que tome nota quien no los conozca. En primer lugar, EH Bildu. No requiere presentación. En segundo lugar Geroa Bai, la marca del PNV en Navarra. En tercer lugar Izquierda-Ezkerra, la marca de Izquierda Unida en Navarra. Por último, Podemos, que no tiene consejeros pero preside el Parlamento y firmó el acuerdo de Gobierno. Es decir, Podemos e IU pactan con la derecha nacionalista vasca y la izquierda “abertzale” para formar el Gobierno de Navarra. Esto en sí mismo ya es importante. Pactar es asumir hasta cierto punto las tesis de aquéllos con quienes pactas. Y es verdad que no se puede decir que sorprenda. La marca de IU para las elecciones generales del 20 de diciembre es Unidad Popular. El nombre lo registró Gonzalo Boye, condenado a 14 años por colaborar con ETA en un secuestro. El tesorero de UP-IU es Pablo Gómez Ces. Pablo Gómez Ces fue condenado a 61 años de prisión por el asesinato del policía nacional Eduardo Navarro Cañada.

En cuanto a Podemos, su candidato al Senado es Santiago Alba Rico. El que fuera guionista de La Bola de Cristal ‘beneficiado por el nepotismo materno’, y cuyo objetivo era ‘contar Marx a los niños’, en sus propias palabras. Más adelante se puso a escribir cosas serias. Algunas, sobre ETA. Por ejemplo:

debemos decir igualmente, por imperativo moral y democrático, «todos somos Iñaki de Juana» y combatir este poco de dictadura que amenaza la paz y las libertades de los vascos y de los españoles.

Hace unas horas ha muerto asesinado Isaías Carrasco, un exconcejal del PSOE, en el portal de su casa en Mondragón (Guipúzcoa). (…) ¿A favor de quién ha votado ETA? (…) Sabemos, en cualquier caso, contra quién ha votado. Ha votado contra un hombre que no iba a votar al PP.

Así que el tesorero de la candidatura de UP-IU a las Generales, Pablo Gómez Ces, perteneció a ETA y asesinó a un policía nacional. Gonzalo Boye, condenado por colaborar con ETA en un secuestro, registró el nombre del partido. Y el candidato al Senado de Podemos, Santiago Alba Rico, analizaba los atentados de ETA en función de la nacionalidad o del partido político en el que militase la víctima. Es bueno recordar esto, a cinco días de las elecciones. No se trata de difamaciones, no se trata de que Pablo Iglesias defienda a Otegi, o de que busque explicaciones políticas a los atentados de ETA. No son vinculaciones enrevesadas, que diría García Ferreras. Se trata de hechos concretos. Hechos que los votantes racionales deberían tener en cuenta.

Pero estábamos hablando de Navarra. En Navarra gobiernan Geroa Bai, Bildu y los dos partidos mencionados en el párrafo anterior, Podemos e IU. Y en Navarra, lógicamente, hacen cosas. Por ejemplo, invitar a familiares de presos de ETA a hablar en la Comisión de Relaciones Ciudadanas e Institucionales sobre las incomodidades que tienen que soportar cuando van a visitar a sus familiares a las distintas cárceles en las que se encuentran. Uno de esos familiares es Maite Laborda. Antes de dar paso a los familiares, Bakartxo Ruiz, la representante de Bildu, echaba en cara a los concejales de algunos partidos la decisión de no participar en el acto. Entre esos concejales estaban los compañeros de partido de Tomás Caballero, que fue asesinado por Mikel Ayensa; precisamente el hijo de Maite Laborda.

Dice Maite Laborda en su intervención que la política de dispersión es un sinsentido, y que no les gusta ponerse nerviosos antes de un viaje a la cárcel. Les preocupa el tiempo, la posibilidad de sufrir un accidente. No les gusta correr riesgos, y tampoco la fatiga de un viaje relámpago. Éste es el relato del asesinato de Tomás Caballero, por el que fue condenado Mikel Ayensa:

Según testigos presenciales, Caballero y su acompañante subieron al coche del fallecido, un Ford Mondeo, de color azul, matrícula NA-6004-AN, que tenía aparcado en la calle. El concejal empezó a maniobrar el coche para salir y en ese instante notó un movimiento extraño y alertó a su acompañante gritándole: “¡Sal del coche!”. Los terroristas, dos jóvenes que después huyeron a la carrera, no le dieron tiempo a más. Le dispararon a través de la ventanilla en tres ocasiones. Dos balas del calibre 9 milímetros parabellum le traspasaron la cabeza.

A la madre del asesino de Tomás Caballero le preocupan los riesgos a los que se expone cuando acude a visitar a su hijo. El tiempo, los accidentes. A los concejales de UPN, PSN y PP también les preocupaban los riesgos de viajar en coche. Pero en su caso esos riesgos no eran el tiempo y los accidentes, sino la posibilidad de que algún miembro de ETA, como el hijo de Maite Laborda, los asesinaran. No dedica ni una palabra a esos concejales, a los compañeros de la persona a quien asesinó su hijo. Ninguno de los familiares, ninguno de los representantes de los partidos políticos en la comisión, dedica unas palabras a recordarlo. Hay que esperar hasta la intervención del representante de UPN, que finalmente sí acude, para escuchar la palabra “asesinato”, para que se recuerden los crímenes por los que los familiares de los miembros de Etxerat invitados a hablar cumplen condenas en las cárceles. Ésta es la primera parte de su intervención, se puede ver completa aquí a partir del 1:01:00.


Antes del atentado cometido por el hijo de Maite Laborda, HB había interpuesto una querella contra Tomás Caballero porque éste les había acusado de complicidad con los asesinos de ETA. El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Navarra preguntó al portavoz de HB, Koldo Lakasta, si eran conscientes de que esa querella ponía a Caballero en el punto de mira de ETA, y de que podía conducir a su asesinato. Lakasta le contestó que ‘sería un efecto del conflicto’. Después del asesinato, Lakasta volvió a dirigirse a José Javier Echeverría, el portavoz de IU: ‘Ya le habíamos avisado cuatro veces”.
Hoy, IU gobierna con Bildu en Navarra, y tiene como tesorero a un antiguo miembro de ETA que fue condenado a 61 años por asesinato.

Podemos, decíamos, también forma parte de ese gobierno. Su representante en la comisión dice (51:00) que “en una lógica de guerra el derecho pierde, el derecho se va”. Habla de los miembros de ETA encarcelados como “personas que han ejercido determinada violencia o que han cometido un delito”. Después habla de la política penitenciaria como “lógica de venganza”.

La presidenta de la comisión se despide con estas palabras dirigidas a los familiares de los etarras condenados:


La presidenta de la comisión es Tere Sáez, de Podemos. Y decíamos que no sorprende este lenguaje, y que no sorprenden estos pactos ni estos actos. Mencionábamos las palabras de su candidato al Senado, Santiago Alba Rico. Pero hay muchos más. Antón Gómez-Reino Varela, por ejemplo, candidato de Podemos al Congreso por Galicia. Antón Gómez-Reino, “Tone”, firmó un manifiesto en solidaridad con Iñaki de Juana Chaos. El manifiesto afirmaba que a De Juana Chaos lo estaban matando por ser abertzale y de izquierdas. Eso es lo que dice hoy La Razón. Si alguien considera que no es una fuente fiable, que vaya a la página del manifiesto. Allí sigue el texto, allí sigue la firma del candidato de Podemos al Congreso. Y no se puede decir que se trate de un desconocido, de alguien que se ha apuntado al partido recientemente. El firmante del manifiesto en solidaridad con el etarra De Juana Chaos fue una de las tres personas que fundaron el movimiento que después daría lugar a Podemos. Carolina Bescansa era otra de esas personas.

Esto es lo que hace Podemos cuando gobierna en parlamentos regionales o en ayuntamientos. Esto, entre otras muchas miserias, es lo que estará apoyando cualquier persona que vote a Podemos el próximo 20 de diciembre.