En realidad es todo mucho más sencillo

Estos días se cumplen veinte años del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco.

Varios ayuntamientos han querido recordar la fecha. Algunos han resaltado la reacción ciudadana que siguió al crimen. Otros han preferido recordar el crimen en sí, y de algún modo volver a señalar a los responsables.
Muchos ayuntamientos han optado por no hacer nada. El de Bilbao y el de Madrid, por poner dos ejemplos.

En el ayuntamiento de Galdácano no hay previsto ningún acto para recordar el asesinato de Miguel Ángel Blanco.
No tendría demasiado sentido. Entre otras razones, porque en el pueblo hay un homenaje diario al asesino de Miguel Ángel Blanco.

La que comparte la foto es concejal de EH Bildu, segunda fuerza política en el ayuntamiento.
Habría que preguntarse qué sentido tiene pedir condenas públicas y compromiso con las víctimas del terrorismo a quienes nunca han dejado de homenajear a los terroristas.
Qué sentido tiene pedir un homenaje a Miguel Ángel Blanco a quienes están deseando que su asesino salga de la cárcel para poder recibirlo con cariño en la plaza del pueblo.


(La foto celebraba la salida de prisión de “Tomi” Madina, condenado a siete años por ser miembro de ETA)

Anuncios

7. Xabier Garcia Gaztelu

Xabier (Francisco Javier) García Gaztelu es el séptimo.

Xabier García Gaztelu es vecino de Aperribai, el barrio de Galdácano del que también salieron Francisco Javier López Peña, ‘Thierry’, y Jon Bienzobas.

Xabier García Gaztelu es también conocido como ‘Txapote’. Y seguramente es el etarra más conocido de los que decoran las paredes de Galdácano en fiestas. Es conocido porque durante años se habló de su rostro, de sus gestos, de su frialdad, de su crueldad. Fue el autor de varios asesinatos y ordenó muchos otros desde su condición de dirigente de ETA.
Xabier García Gaztelu asesinó a Alfonso Morcillo, asesinó a Gregorio Ordóñez, asesinó a Fernando Múgica, asesinó a Miguel Ángel Blanco, asesinó a Manuel Zamarreño, asesinó a Enrique Nieto, asesinó a José Javier Múgica, asesinó a Fernando Buesa, asesinó a José Ignacio Iruretagoyena, asesinó a José Luis López de Lacalle.

Con Txapote se acaban los adjetivos. Sanguinario, cruel, frío. Y está bien que se acaben, porque lo que importa son los hechos. Los hechos más importantes son los asesinatos. Y el hecho por el que hay que escribir sobre García Gaztelu es que durante años se dedicó a asesinar y su foto aparece en las fiestas de un pueblo y no pasa nada.

Lo que diferencia a García Gaztelu del resto de etarras de las fotos es sólo el número. El número de asesinatos que llevó a cabo y el número de asesinatos que ordenó. Son muchos. Los demás etarras también asesinaron, o proporcionaron información para que se llevasen a cabo asesinatos, o ayudaron de algún modo, el que fuera, a una organización terrorista. No asesinaron a tantos como García Gaztelu. Pero todos ellos son responsables de todos los asesinatos cometidos por ETA.

También hubo gente fuera de ETA que ayudó a ETA. Y no me refiero a los que señalaban, a los que acosaban o a los que agredían. Ésos siempre han estado dentro. Me refiero a los que callaban, a los que restaban importancia o a los que, incluso, bromeaban.

Por último estamos los que permitimos que todo esto sea normal. Los que vivimos en Galdácano, en Berriozar, en Rentería, en Elgoibar. Recordamos, claro. Pero no es suficiente.

Xabier García Gaztelu no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.
Y en las paredes de Galdácano.

txp

 

3. Jon Bienzobas Arretxe

Jon Bienzobas Arretxe es el tercero.

Jon Bienzobas es vecino de Aperribai, el barrio de Galdácano del que también salieron Francisco Javier López Peña, ‘Thierry’, y Francisco Javier García Gaztelu, ‘Txapote’. López Peña está enterrado en el cementerio de Galdácano. En la placa se puede leer que fue un “preso político euskaldun asesinado en París”, y no el jefe ‘militar’ de ETA.

thierry

En el mismo cementerio están enterrados también Víctor Legorburu Ibarreche, antiguo alcalde de Galdácano, y Eloy García Cambra, policía municipal. ETA asesinó a ambos en Galdácano.El nicho de Eloy García Cambra está a sólo unos metros del de López Peña, en el mismo pasillo. No hay ninguna referencia a su asesinato en las tumbas de Legorburu y de García Cambra.

garcia-cambra
De García Gaztelu hablaremos en otra entrada.

Jon Bienzobas era miembro del Comando Madrid.

En mayo de 2007, Jon Bienzobas fue condenado a 30 años de prisión por el asesinato de Francisco Tomás y Valiente. El 14 de febrero de 1996, Jon Bienzobas entró en el despacho de Tomás y Valiente en la Universidad Autónoma y lo asesinó a tiros. Después se supo que Bienzobas había utilizado la misma pistola con la que fue asesinado en 1993 Dionisio Herrero Albiñana.
En junio de 2007, Jon Bienzobas fue condenado a 30 años de prisión por el asesinato de Rafael San Sebastián Flechoso. El 10 de junio de 1990, Bienzobas entró en una cafetería de Guecho y disparó a Rafael San Sebastián en la cabeza.
En julio de 2007, Jon Bienzobas fue condenado a 186 años de prisión por un atentado con coche bomba contra los ocupantes de una furgoneta del Ejército del Aire. La bomba falló al paso de la furgoneta, pero explosionó cuando no pudo ser desactivada por los TEDAX, hiriendo a varias personas.
En 1997, el Comando Madrid asesinó al teniente coronel Jesús Cuesta y al magistrado del Supremo Rafael Martínez Emperador. En 1995, el mismo comando perpetró el atentado del Puente de Vallecas, en el que fueron asesinados seis trabajadores de la Armada y quedaron heridos más de diez, algunos de ellos con secuelas para toda la vida.

Jon Bienzobas Arretxe no es un preso político. Es un miembro de ETA. Y por eso está en la cárcel.

bienzobas

Más información:

http://elpais.com/diario/2007/05/18/espana/1179439224_850215.html

http://elpais.com/diario/2007/06/12/espana/1181599203_850215.html

http://elpais.com/diario/1996/02/16/espana/824425201_850215.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2006/05/29/comunicacion/1148919765.html

http://elpais.com/elpais/2002/05/14/actualidad/1021364229_850215.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/07/06/espana/1183733310.html

 

Los etarras de Galdácano

Son las 20:20 del sábado, día 10 de septiembre de 2016. De la calle llega el ruido de algunos coches y el ensayo del grupo que más tarde tocará en el parque de los conciertos.

Miro el programa de fiestas que tengo en la mesa. Hoy vienen Los Bastardos y Besos de Perro. Ayer tocó Su Ta Gar, grupo con años de compromiso a las espaldas. En 2001 sacaron un directo al que llamaron “Jo Ta Ke”. Jo Ta Ke es también el título de una de sus canciones más conocidas, que traducida quedaría así:

jo-ta-ke

 

Esta mañana las fotos de 13 etarras decoraban varias paredes de Galdácano, como ocurrió el año pasado. No hay reivindicación, solamente las fotos y los nombres. Gorka Martínez Arkarazo, Iñaki Krutxaga Elezkano, Jon Bienzobas Arretxe, Kepa del Hoyo Hernández, Oier Goitia Abadía, Txus Martín Hernando, Xabier García Gaztelu, Iker Lima Sagarna, Iosune Oña Ispizua, Jon Krespo Ortega, Leire Etxeberria Simarro, Tomi Madina Etxebarria y Ugaitz Pérez Zorriketa.

cr_hl2cwaaail_2

 

Durante los próximos días iré escribiendo el historial de los etarras de las fotos.


1. Gorka Martínez Arkarazo.
2. Iñaki Krutxaga Elezkano.
3. Jon Bienzobas Arretxe.
4. Kepa del Hoyo Hernández.
5. Oier Goitia Abadia.
6. Txus Martin Hernando.
7. Xabier García Gaztelu.
8. Iker Lima Sagarna.
9. Iosune Oña Ispizua.
12. Tomi Madina Etxebarria.

ETA en euskera, o la economía del lenguaje.

Ayer me pasé por la entrada en Wikipedia sobre Arnaldo Otegi y, por curiosidad, entré en su versión en euskera. En la versión adaptada no se recogía algo tan elemental como su militancia en un grupo terrorista, ni el secuestro de Luis Abaitua, por el que fue condenado a seis años de prisión. Únicamente hay menciones veladas, pasivas. Se le relacionó con ETA político-militar y entró en la cárcel acusado de cometer un secuestro. Nada de su posterior integración en ETA, y por supuesto nada de nombres. Un secuestro en el aire.

La propia organización terrorista ETA es descrita en la versión en euskera de la Wikipedia como una “organización armada clandestina que quiere conseguir la independencia y el socialismo en Euskal Herria”. En el original, sin comillas. También se dice que varios Estados y organizaciones internacionales la denominan organización terrorista.

Los atentados cometidos por la banda se difuminan en un punto llamado “Ekintzak”, que significa “Acciones”. En el mismo punto, en la breve sección de personas asesinadas por ETA se incluye esta frase: “ETAk hil du, Espainiako historia osoan, Espainiako Armadako goi agintari gehien; inongo gudan ez dira hainbeste hil, ezta Espainiako Gerra Zibilean ere.” Significa, más o menos, que ETA ha matado al mayor número de oficiales de alto rango del ejército en la historia de España, y que en ninguna guerra, ni siquiera en la Guerra Civil, se han matado tantos. Un detalle importante, por algún motivo.

Tras el punto sobre las acciones -no atentados- de ETA viene uno llamado “Gobernuen erantzunak“, respuestas de los Gobiernos. En ese punto se incluye un artículo sobre la guerra sucia, uno sobre los “presos políticos”, una sección sobre refugiados y otra sobre deportados, ambas sin desarrollar, una sección sobre “víctimas de la represión” en el ámbito del conflicto, que comienza en 1960, una penúltima sobre las denuncias de torturas y, finalmente, un artículo sobre la Ley de Partidos.

Las rebajas en las entradas en euskera no terminan ahí.

En la entrada en castellano sobre José Ignacio de Juana Chaos, el índice incluye lo esencial: la relación de asesinatos cometidos por el miembro de ETA. En la entrada adaptada al euskera, el índice oculta ese punto. Se incluye, eso sí, su obra literaria. Al comienzo de la entrada se menciona que fue condenado por participar en 25 asesinatos, pero se omiten los nombres de los asesinados.

La entrada en castellano sobre Henri Parot incluye el punto “Actividad terrorista” en la biografía. En ese punto se recoge el primer asesinato cometido por Parot: el de José Legasa, un empresario que se había negado a pagar el llamado impuesto revolucionario. También se recoge que su comando fue el responsable de, entre otros, el atentado de la casa cuartel de Zaragoza “donde causó 11 muertos (entre ellos cinco niñas)”. En la entrada en castellano hay enlace al artículo sobre este atentado. En la entrada en euskera se recogen los años de condena y los asesinatos -26, en lugar de 82-, “incluyendo el atentado de la casa cuartel de Zaragoza en 1987”. En este último punto no hay cifras, ni nombres ni enlace al artículo sobre el atentado.

La entrada en castellano sobre Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina. Txeroki, dirigente de ETA, recoge las condenas y los cargos que se le imputan. Fue identificado como uno de los autores del asesinato de José María Lidón, está imputado por el atentado de la T-4, y tambíén se le acusó de haber asesinado a los agentes Raúl Centeno y Fernando Trapero. La entrada en euskera no existe.

La entrada en castellano sobre Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, recoge su participación en los asesinatos de Alfonso Morcillo, Gregorio Ordóñez, Fernando Múgica, Miguel Ángel Blanco, José Luis Caso Cortines, José Ignacio Iruretagoyena y Manuel Zamarreño. La entrada en euskera no existe.

La entrada en castellano sobre María Soledad Iparraguirre, Anboto, recoge que está acusada de 14 asesinatos y que fue condenada por haber sido la jefa de administración de ETA, encargada por tanto de la gestión del llamado impuesto revolucionario. La etarra afirmó que ETA no era una organización terrorista y que ellos nunca habían sido terroristas, en línea con la entrada en euskera sobre la banda en Wikipedia. La entrada en euskera sobre la dirigente etarra no existe.

La entrada en euskera sobre el atentado de la T-4 son cinco líneas. En ellas se habla de las consecuencias del atentado: “murieron dos personas que estaban en el aparcamiento”, hirió a unos veinte y produjo daños materiales. No se recogen, al contrario de lo que ocurre en la versión en castellano, los nombres de las dos personas asesinadas, Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, ni de los dos etarras que cometieron el atentado, Igor Portu y Mattin Sarasola. Sí se incluye una concesiva: los daños sin nombre se produjeron “a pesar de que ETA había avisado tres veces”. Ellos no querían.
Paréntesis: para estos dos etarras pidió Marian Beitialarrangoitia un aplauso muy fuerte y muestras de afecto en el acto de presentación de Acción Nacionalista Vasca en 2008. Beitialarrangoitia fue diputada en el Congreso por EH Bildu en la breve XI legislatura, y repite como diputada tras las elecciones del 26 de junio.

La entrada en euskera sobre el atentado de Hipercor son tres líneas. Se repite la alusión a los tres avisos. Como consecuencia del atentado, murieron 21 personas y varias decenas fueron heridas. No se dan más detalles ni por supuesto se menciona a los responsables del atentado: Josefa Ernaga, Domingo Troitiño, Rafael Caride Simón y Santiago Arróspide Sarasola, Santi Potros.

La entrada en euskera sobre el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza son tres líneas. Aquí no hay concesiva. Tampoco los nombres de las víctimas: José Pino Arriero, María Carmen Fernández Muñoz, Silvia Pino Fernández, José Ballarín Gavá, Silvia Ballarín Gay, Emilio Capilla Tocado, María Dolores Franco Muñoz, Rocío Capilla Franco, Miriam Barrera Alcaraz, Esther Barrera Alcaraz, Ángel Alcaraz Martos. Ni los nombres de los responsables: Josu Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera, Francisco Mujika Garmendia, Pakito, Joseba Arregi Erostarbe, Henri Parot, Jean Parot, Jacques Esnal y Frederic Haramboure. Todos esos nombres aparecen en la entrada en castellano.

La entrada en euskera sobre uno de los responsables del atentado contra la casa cuartel de Zaragoza, Francisco Mujika Garmendia, Pakito, son cuatro líneas. Se menciona que fue dirigente de ETA entre 1987 y 1992, y se menciona sólo uno de sus méritos: Hipercor. Sin enlace al artículo de tres líneas. Se omite el atentado de la casa cuartel de Vic, en el que fueron asesinadas diez personas. Este atentado no tiene ni las tres líneas de rigor en la Wikipedia en euskera. No existe. Esto:

vic_pere_tordera

Por último, me parece interesante la entrada en euskera sobre Eduardo Puelles. La entrada en castellano, mucho más extensa, se centra en su asesinato por la banda terrorista ETA. De hecho, el nombre de la entrada es precisamente “Asesinato de Eduardo Puelles“. En euskera, la entrada es simplemente “Eduardo Puelles”, y Eduardo Puelles fue un inspector de la Policía Nacional de España, que es como la Wikipedia en euskera se refiere al Cuerpo Nacional de Policía.
Eso es lo que recoge la primera línea de la entrada. Nombre, lugar y fecha de nacimiento, lugar y fecha de fallecimiento, y profesión. Siguen dos líneas a modo de biografía. Dónde nació, dónde vivió y a qué tareas se dedicó.
Lo interesante viene ahora. Las dos líneas siguientes cuentan que la última operación que dirigió Puelles culminó en la detención de varios jóvenes de Lea Artibai, acusados de pertenecer a Segi, y que esos jóvenes pasaron cinco días incomunicados y denunciaron haber sido torturados.
Post hoc, y no antes, se dice que “una bomba colocada por ETA explotó y mató a Eduardo Puelles”.
Seis líneas.

Una ventana al mundo.


Hoy me han publicado esto en The Objective: La lucha de Otegi.

El relato (de los hechos)

portal

El portal

En septiembre de 2015 pegaron en Galdácano las fotos de varios presos de ETA. Entre esas fotos la que más llamaba la atención era, sin duda, la de Francisco Javier García Gaztelu. Txapote. En la foto aparecía con gesto amable. Y amablemente se permitió que las fotos siguieran a la vista de todos durante las fiestas.
Algunas de las caras llamaban la atención, otras no tanto. Entre estas últimas se encontraba la de un tal Jon Krespo. Sabía que Jon Krespo había sido condenado varias veces por terrorismo callejero. Lanzó cócteles molotov contra la sede de El Correo, destrozó cajeros e incluso incendió el coche de un ertzaina. Después de escribir sobre las fotos supe que había en el historial de Jon Krespo un hecho de los que cuesta asimilar. Por la cercanía, porque pasó sin que me enterase y porque imagino que las personas que conocieron el hecho y lo asumieron como algo normal siguen aquí, en Galdácano. Imagino también que no hay razones objetivas que expliquen el sentimiento de vergüenza y de culpa que me produjo, la sensación de ser en parte responsable de algo que ocurrió sin que me enterase. Es precisamente el desconocimiento prolongado durante tantos años lo que genera esa sensación difícil de explicar. Intentaré al menos explicar el hecho.

El hecho ocurre en Galdácano, un municipio de unos 30.000 habitantes, a 11 kilómetros de Bilbao. ETA ha asesinado a diez personas en el pueblo, y de aquí han salido etarras como Francisco Javier López Peña, alias ‘Thierry’; Jon Bienzobas, alias ‘Karaka’; y el propio Francisco Javier García Gaztelu, alias ‘Txapote’. Los tres eran vecinos del mismo barrio, Aperribai. Galdácano es también el municipio en el que Francisco Javier Martínez Izagirre, ‘Javi de Usánsolo’, fue recibido con antorchas, cohetes e ikurriñas cuando salió de la cárcel. Menos conocido que los otros tres, cumplió condena por, entre otros, el asesinato de Fabio Moreno, un niño de dos años.

El hecho ocurre en marzo del año 2.000. Los anteriores son los años de la ‘kale borroka’, el terrorismo de baja intensidad. Aunque no sólo. Además de a las fuerzas de seguridad del Estado, Herri Batasuna comienza a calificar de “enemigos” a periodistas, jueces y concejales. Y ETA comienza a asesinar a periodistas, jueces y concejales.
En 1999 se habían celebrado elecciones municipales. El Partido Popular obtuvo tres concejales en Galdácano. La número uno, Nerea Llanos, vivía en Basauri. El número dos, Gonzalo Zorrilla, en Bilbao. El número tres, Ricardo Gutiérrez Solana, en el mismo Galdácano. El día en el que recibió su acta de concejal colocaron una diana con las siglas del partido en una columna frente al portal en el que vivía. Días después, una pintada: “PP asesinos”. En diciembre de ese mismo año, dos personas disfrazadas de Olentzero hablan con el hijo de nueve años de Ricardo Gutiérrez Solana, arrojan carbón en el felpudo de su vivienda y colocan en la puerta un cartel con amenazas y una invitación a que abandone el País Vasco. Durante meses, familiares de presos de ETA se concentran cada jueves en la plaza frente al portal en el que vive. Finalmente, aquí está el hecho, el día 17 de marzo del año 2000 los vecinos reciben una carta.
La carta decía esto:

“COMO USTEDES YA SABRÁN, EN EL PISO 5º D DE SU VECINDARIO RESIDE EL CONCEJAL DEL PP DE GALDAKAO RICARDO GUTIERREZ.

ESTE DEPLORABLE CONCEJAL ES RESPONSABLE DIRECTO DE QUE A EUSKAL HERRIA SE LE SEA NEGADA LA PALABRA, DE LA DISPERSIÓN QUE SUFREN LOS/LAS PRESOS/AS POLÍTICOS/AS, DE LA TORTURA QUE SUFRE NUESTRO PUEBLO, DE LA IMPOSICIÓN ARMADA A LA QUE ESTAMOS SOMETIDOS, DE MUERTES COMO LA DE RUBEN GARATE VISITANDO A UN AMIGO Y SIMILARES, Y DE UN LARGO ETC…

POR ESTO Y MUCHO MAS, ESTE ENGENDRO DE FRANCO, ESTÁ CONDENADO A SER EXPULSADO DE EUSKAL HERRIA, EN CONSECUENCIA, LES INVITAMOS A USTEDES A QUE HAGAN LO POSIBLE PARA ECHAR DEL VECINDARIO A ESTA PERSONA DE ACTITUDES HITLERIANAS.

CON TODO ESTO, USTEDES SON AGENTES EXTERNOS AL CONFLICTO DE EUSKAL HERRIA, Y NO QUISIÉRAMOS QUE SUFRIESEN NINGÚN DAÑO YA QUE ESTE PERSONAJE ES OBJETIVO DIRECTO DE NUESTRAS ACCIONES. AGUR BERO BAT.

JO TA KE.”

Las concentraciones continúan, y Ricardo Gutiérrez aparece tres veces en documentos incautados a ETA. Era un objetivo potencial. Como muchos otros amenazados, el concejal contaba con la protección de un escolta. La empresa en la que trabajaba en aquella época decide despedirlo. Tras el despido no puede seguir pagando su domicilio de Galdácano y se traslada a la casa de sus padres en Burgos.

Durante tres años busca trabajo en el País Vasco, sin éxito. En 2003 consigue trabajo en La Rioja. Años más tarde, en Madrid. En 2010 se queda en el paro de nuevo, esta vez como consecuencia de la crisis.

En ese período, Ricardo Gutiérrez repite como candidato en dos elecciones. En las del 2007 no sale elegido. Ricardo Gutiérrez es apoderado el día en el que se celebran. Mientras toma café con su hijo en una cafetería frente al colegio electoral, unos radicales del pueblo agreden al candidato y le destrozan las gafas. En 2011 vuelve a ocupar un puesto de concejal. Durante esa legislatura alguien le arroja un mechero desde la ventana y una mujer lo insulta en una cafetería. Finalmente, en 2015 no se presenta por discrepancias con la dirección actual del PP de Vizcaya.

Ése fue el hecho (El País, El Mundo). En el año 2000 alguien envía cartas a los vecinos de un concejal para que lo echen de su casa. Para que se largue del País Vasco. Y entre todos lo consiguen. Ese alguien, aunque no actúe solo, es Jon Krespo. Jon Krespo es condenado, y declara en el juicio que su grupo contaba para todas sus acciones con el apoyo de Batasuna. Un miembro del partido les entregaba explosivos caseros o dinero para material, y ellos escondían el material en una lonja propiedad del partido. En esa misma lonja redactaron la carta que enviaron a los vecinos de Ricardo Gutiérrez.

Hechos como éste fueron habituales durante muchos años en el País Vasco. No sólo los asesinatos, sino el acoso y la exclusión social. También fue habitual la indiferencia. La ignorancia selectiva.
Hoy el olvido selectivo va eliminando la memoria de estos hechos. El registro permanece, pero se desaconseja su estudio. No se enseña, no se pregunta. En nombre de la convivencia. En nombre del relato.

ETA y la brigada de limpieza de Galdácano

fotos cuesta

Ayer empezaron las fiestas de Galdácano. Hace un año y dos días, el 14 de septiembre de 2014, me encontré una pancarta de ETA en la plaza donde se ponen las txosnas (casetas). Saqué el móvil, hice una foto y a los pocos segundos un coche de la policía municipal pasó por allí, vio la pancarta y siguió como si nada.
Escribí sobre ello.

Hoy por la mañana hemos ido a hacer la compra, y en la calle con más visibilidad del pueblo había una serie de fotos de etarras. Entre ellos, y esto es lo que me ha revuelto, estaba Txapote.
Mientras tomábamos un café decidimos ir a la comisaría de la Policía Municipal para preguntar si conocían el asunto. Les conté también lo del año pasado, la pancarta de ETA y la impasibilidad de los agentes. Tras unos segundos de extrañeza, sospecha o incomodidad, el agente de la comisaría me dice que darán aviso a la Ertzaintza. Le pregunto si son ellos los que van a hacer algo, y me contesta que depende de lo que decidan.

Salimos de la comisaría de la P. Municipal y nos dirigimos a la de la Ertzaintza, que está a unos cinco minutos. Le explico el asunto al agente que nos recibe y, con más amabilidad y aparentemente también con más interés que el policía municipal, me pide que espere un momento. Al cabo de unos segundos sale y explica que ya han dado aviso a la brigada de limpieza. Le pregunto si eso significa que están ya allí para quitarlos y me dice que bueno, que el aviso ya lo han dado, que ahora está en manos de la brigada de limpieza, que irán a quitarlos cuando les toque. Me despido diciendo que no sé si son ellos los que deberían hacer algo, que el año pasado hubo una pancarta bastante grande de ETA en la plaza, que un coche de la Policía Municipal pasó por allí y no hizo nada, y, en fin, me responde que aprovechan las fiestas para hacer esas cosas. El sujeto omitido, claro.

La gente del pueblo que no es cómplice de estos asesinos tiene que ver la cara de Txapote durante las fiestas. Es uno más. Recuerdo la gran manifestación que recorrió el pueblo cuando finalmente asesinaron a Miguel Ángel Blanco. Recuerdo ésa y no otras porque es la única que he visto aquí, en Galdácano, en contra de ETA. No es porque ese asesinato sea más importante que el resto de asesinatos que cometió Francisco Javier García Gaztelu.

txapote
La cara de Txapote es fácilmente reconocible. Junto a la de él, había trece fotos más. La mayoría de ellos desconocidos para mí. Otro, no tanto. Jon Bienzobas, el asesino de Francisco Tomás y Valiente. Tomás y Valiente* había sido presidente del Tribunal Constitucional, después de lo cual volvió a la Universidad Autónoma de Madrid como Catedrático de Historia del Derecho. Fue asesinado en su despacho de la universidad.

A las 13:00 la brigada de limpieza “Bartleby” aún no había aparecido. Imagino que las fotos seguirán a la vista de todos hasta mañana. Mañana es domingo. Así que es posible que el lunes la brigada de limpieza, no la policía, elimine las fotos de Txapote, Bienzobas y el resto de etarras. Pero el lunes es festivo en el pueblo. Desconozco si la brigada trabaja en festivos. Si no es así, tal vez, con suerte, el martes. Pongamos que a eso de las 9:00 procederán a quitar las fotos. Junto al cartel de fiestas, el anuncio de una academia de inglés y el de una academia de apoyo escolar. Porque en el fondo no hay diferencia. No se retirarán, cuando se retiren, por enaltecimiento del terrorismo. Se retirarán porque en esas paredes no está permitido pegar carteles.
El martes a las 10:00, por ejemplo, imagino que habrán vuelto a pegar las fotos.

ACTUALIZACIÓN: A las 12:30 18:30 de hoy, un día después, 17:00 del lunes, dos días después, la brigada de limpieza aún no había llegado.

ACTUALIZACIÓN II: Hoy lunes 14 de septiembre, dos días después, me he pasado por los dos puntos para ver si ya habían retirado las fotos. Las fotos seguían allí, salvo por tres que pude retirar ayer y otras tres que he quitado hoy. He ido con las tres fotos a la comisaría de la Ertzaintza, una vez más. Le he explicado al agente la situación, me ha dicho que efectivamente tenían registrado que el sábado por la mañana había acudido a denunciar la presencia de las fotos, y me ha confirmado lo que me esperaba: la brigada de limpieza no fue el sábado, no fue el domingo porque era domingo, y no ha ido hoy porque es festivo en el pueblo. Se pasarán mañana.

Cuando he conocido el procedimiento, le he preguntado si las fotos de etarras son equiparables al cartel de una academia de estudios, a esos efectos, y me ha dicho que sí. Que no se retiran por ser enaltecimiento, sino porque no está permitido pegar carteles.

Le he preguntado también si las fotos de etarras no suponen enaltecimiento del terrorismo, puesto que no está del todo claro, y sorprendentemente me ha dicho que sí, que sí las consideran enaltecimiento. Lo que lo hace aún peor.

Le he preguntado por la pancarta del año pasado, la del hacha y la serpiente y el “Bietan jarrai”, y me ha contestado que también cuenta, a efectos de retirada, como un anuncio de academia. Así que sería perfectamente normal que una pancarta de ETA fuese colocada a la vista de todos en las fiestas del pueblo, porque sería la brigada de limpieza la que iría a retirarla, no la policía.

eta-galdc3a1cano

Y en ésas estamos.

PS

Hace menos de dos años, también aquí en Galdácano, el etarra Javier Martínez Izaguirre (Javi de Usánsolo) era recibido por unos cien vecinos del pueblo con cohetes, vítores y antorchas tras salir de prisión. Este vecino del pueblo había participado en el atentado contra un guardia civil, Antonio Moreno Chica, en Erandio. En 1991, Javier Martínez Izaguirre y  Juan Carlos Iglesias Chouzas colocaron una bomba en los bajos del coche de Antonio Moreno. En el atentado fueron heridos gravemente el guardia civil y uno de sus hijos. En ese mismo atentado, cometido por el vecino de Galdácano a quien hace menos de dos años recibieron en el pueblo con antorchas y vítores, fue asesinado Fabio Moreno, de dos años, el otro hijo de Antonio Moreno.

Me he acordado de esto porque, al terminar de escribir lo anterior, he conocido que Francisco Javier García Gaztelu y Jon Bienzobas son, también, vecinos de Galdácano.

* En la entrada en euskera de la Wikipedia sobre Francisco Tomás y Valiente, el asesinato se menciona al final, y de manera un tanto extraña. Por supuesto, el sujeto omitido. Lo mató un miembro de ETA, “ETAko kide batek”. Hay en euskera un concepto interesante, galdegaia, que suele explicarse pronto. En euskera el orden de las palabras es importante. O mejor dicho, las palabras se ordenan según su importancia. Así, lo más importante se suele colocar antes del verbo. En el caso de la entrada sobre Tomás y Valiente en la Wikipedia, lo que se destaca, al parecer, es el año en que fue asesinado.

“1996an hil zuen ETAko kide batek Madrilgo Unibertsitate Autonomoko Zuzenbide fakultatean.”