Una prensa independiente, un periodista total.

El comunicado de la Asociación de Prensa de Madrid sobre las denuncias de algunos periodistas por acoso y presiones de Podemos ha hecho asomar algunas patitas.
Ayer los comentarios en Eldiario.es parecían pedir la llegada de un Trump redentor que acabase con la prensa manipuladora. Pero los comentarios son el infierno, y no hay que hacerles demasiado caso.

Hoy han aparecido los primeros análisis, y eso ya es más serio. En el propio Eldiario.es, Andrés Gil señala que la APM hace mal en denunciar el acoso de Podemos, y que a quienes debería denunciar es a los editores y a los poderes políticos y económicos.
Gumersindo Lafuente reconoce que “ni Pablo Iglesias ni algunos de sus colegas de Podemos pueden dar lecciones de elegancia en su trato con los medios”, pero, añade, “al menos no ocultan su posición crítica ante el trabajo periodístico”. Echenique, por ejemplo, a quien Lafuente preguntó en un debate por su idea de periodismo, defendió la creación de un organismo que etiquetase la calidad de los servicios informativos de las televisiones. A Lafuente esta idea le pareció “inquietante” pero al menos, volvió a añadir, Echenique no se escondió. Sobre el comunicado de la APM, el periodista dice que le sorprendió su “tono lastimero y llorón”. Y termina su pieza haciendo una autocrítica al periodismo.

Pero la pieza buena de verdad no aparece en Eldiario.es sino en Público, y la firma Pascual Serrano. Dejo a continuación dos frases del artículo, a las que he añadido las negritas.

¿Y por qué un político no puede pretender descalificar y minar la credibilidad de un periodista si considera que el trabajo que muestra esa periodista no está contrastado, o, lo que es lo mismo, miente?

Como ya señaló Ignacio Ramonet, vivimos en una sociedad donde la mayoría de los grupos de presión tiene un contrapoder: Frente al gobierno hay una oposición, frente a los empresarios existen sindicatos, ante el poder de las empresas se crean asociación de consumidores. Sin embargo, el llamado cuarto poder no tiene ningún contrapoder ante el que responder o que pueda denunciar su insalubridad si la hubiere. El derecho a la información no es patrimonio de los periodistas, sino de los ciudadanos, por eso debemos conocer las quejas que tiene un político de los periodistas, con nombre y apellidos.

Es interesante conocer el curriculum de Pascual Serrano. En concreto, es interesante conocer que Serrano fue asesor editorial de Telesur, el canal de televisión creado en 2005 desde el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información de la República Bolivariana de Venezuela, y gestionado por, entre otros, los Estados de Venezuela, Bolivia, Ecuador… y Cuba.

La idea de un nuevo periodismo independiente y del pueblo es, al cabo, la idea de periodismo que defienden dos modelos de las libertades civiles como Venezuela y Cuba.
Pero eso ya lo sabíamos.

Hace dos años, El País publicó una entrevista a Rafael Correa, presidente de Ecuador. Uno de los países que forma parte del órgano de gestión de Telesur. Decía cosas como éstas:

P. La ley de comunicación ha sido muy criticada por muchos otros medios internacionales y organismos de derechos humanos. ¿Está en peligro la libertad de expresión en Ecuador?

R. (…) Usted va a coincidir en que el poder mediático es un poder. Entonces todo poder necesita regulación social y eso se hace a través de leyes. ¿Dónde está el problema? ¿Por qué es un poder que se autolegitima diciendo que es libertad de prensa?

Volvamos ahora al artículo de hoy de Pascual Serrano. Sin embargo, el llamado cuarto poder no tiene ningún contrapoder ante el que responder o que pueda denunciar su insalubridad si la hubiere.

Y ahora, a Pablo Iglesias, hablando sobre la democratización de los medios de comunicación.

¿Eso qué  es lo que implica? Hacer desaparecer a los mercaderes de los medios de comunicación. La libertad de expresión será libertad de expresión cuando los medios de comunicación realmente respondan a intereses públicos. ¿Quién representa los intereses públicos? Las organizaciones sociales, la sociedad civil…

También El País recogía hace algo menos de dos años algunas de las ideas de Pablo Iglesias sobre la prensa, publicadas en el libro Conversación con Pablo Iglesias.

Si el derecho a la información es un derecho democrático, la concentración de la propiedad es incompatible con ese derecho (…) No puede ser que algo tan importante, y de interés público, imprescindible para la democracia, como son los medios de comunicación, esté solo en manos de multimillonarios.

Más contexto:

Los capitalistas llaman libertad de imprenta a la libertad de soborno de la prensa por los ricos, a la libertad de utilizar la riqueza para fabricar y falsear la llamada opinión pública. Los defensores de la “democracia pura” también se manifiestan de hecho en este caso como defensores del más inmundo y venal sistema de dominio de los ricos sobre los medios de ilustración de las masas, resultan ser embusteros que engañan al pueblo y que con frases bonitas, bellas y falsas hasta la médula distraen de la tarea histórica concreta de liberar a la prensa de su sojuzgamiento por el capital.

Esto no es de Iglesias, sino de Lenin, en Tesis e informe sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado.

Iba a cerrar la entrada con este fragmento de un artículo de Pascual Serrano en el que hace balance sobre su paso por Telesur. Pero no va a ser así. Al final del fragmento, una curiosidad.

Han sido necesarios más de 75 años desde que se inventara la televisión para que surja un proyecto multinacional que no dependa de grandes grupos empresariales ni de elementos publicitarios, que apueste por dar la voz a los ciudadanos y no a accionistas, anunciantes y grupos de poder. Por supuesto, una iniciativa así no se hubiese permitido en EEUU, tampoco Europa se ha demostrado capaz. Ha sido América Latina quien está demostrando que otro mundo es posible y factible como ha afirmado Pedro Casaldáliga.

No lo podemos negar, en Europa nos corroe la envidia. Gobiernos con muchos más recursos y democracias supuestamente más desarrolladas han sido incapaces de crear un modelo televisivo independiente del dinero y del poder empresarial.

Es lo que han conseguido cuatro países –Venezuela, Argentina, Cuba y Uruguay- a los que ya se han unido Bolivia y Nicaragua, y Ecuador próximamente. Todos ellos comparten la necesidad de abordar la información desde una nueva óptica que priorice el protagonismo de los pueblos, los valores de la integración latinoamericana y el rigor informativo por encima de la banalidad, la publicidad, el espectáculo y la manipulación al servicio de las grandes corporaciones empresariales.

 

 

La curiosidad es que hoy Pablo Iglesias ha publicado esto en su cuenta de Twitter:

 

 

Contexto:

¿Qué entiendes como medio enfocado o desenfocado? ¿Qué periodista crees que realiza una cobertura adecuada o inadecuada en relación con la comunicación para el cambio social y los Derechos Humanos? Arranca la segunda fase de los Premios Enfocados/Desenfocados en su segunda edición. Unos galardones de carácter simbólico que promueven la participación amplia de la ciudadanía como jurado. La ciudadanía ya puede elegir qué periodistas, medios y secciones dan una visión enfocada o desenfocada de la realidad.

Eso fue la segunda edición de los premios Enfocados/Desenfocados, de la que no queda, o al menos no he podido encontrar, registro de los ganadores. Sobre la primera edición de los Premios al Periodismo por el Cambio Social, la clínica de medios de la Universidad Europea de Madrid publicaba esto:

El pasado jueves 24 de octubre, coincidiendo con la semana de la pobreza, se celebraba la primera edición de los Premios al Periodismo por el Cambio Social en el Círculo de Bellas Artes a las puertas de la manifestación por la reforma educativa del Ministro de Educación Ignacio Wert. El evento estuvo organizado por la Universidad Carlos III en colaboración con diversas ONG.
Estos premios, también conocidos como Los premios Enfocados y Desenfocados, premian a aquellos periodistas “enfocados” que apuestan por un nuevo periodismo impulsados por una prensa alternativa en busca de una labor honesta, humana y comprometida. Mientras que aquellos “desenfocados” fueron los que cuya labor se ha visto contaminada, es decir, la prensa tradicional.

Los medios que recibieron los galardones Enfocados fueron Diagonal, Periodismo Humano y Eldiario.es, premio especial del público. Los programas premiados fueron Salvados -premio especial del público- Desalambre y La Tuerka.
La curiosidad, decíamos: los periodistas merecedores del premio Enfocados fueron Jordi Évole, Ignacio Escolar y… Pablo Iglesias. Premio especial del público. En la categoría de periodista.

Ahora recordemos la idea de Echenique, un organismo que etiquete la calidad de los servicios informativos.
O las palabras de Iglesias: La libertad de expresión será libertad de expresión cuando los medios de comunicación realmente respondan a intereses públicos. ¿Quién representa los intereses públicos? Las organizaciones sociales, la sociedad civil…

Anuncios

Las fuentes de la noticia

Un tuit con enlace a una noticia de Venezuela. Varios jóvenes allanaron una casa el 7 de mayo, ataron y golpearon a los residentes y cuando se disponían a escapar se encontraron con una multitud de vecinos. Uno de ellos se había dado cuenta de lo que ocurría, movilizó al resto y se puso en marcha la turba. Dos de los jóvenes -“el Maikel” y “el Pike”, según la noticia- fueron conducidos a un descampado. Los vecinos* los ataron a un poste y comenzaron a golpearlos. Finalmente, los rociaron con gasoil y los quemaron vivos.

Antes de terminar de leer la noticia se activa el piloto automático. Las consecuencias del desprecio a la ley, los efectos de la justicia popular. Pero el piloto automático no es fiable. Tampoco la noticia. La fuente es un portal, elmismopais.com. La fuente en realidad se limita a copiar la noticia de otro portal: laiguana.tv. No sé nada sobre ellos. La noticia cita la verdadera fuente: “De acuerdo con información del ‘Diario de Guayana'”. Hago una búsqueda rápida, no encuentro nada. Por un momento espero que el Diario de Guayana no exista. Tendría la seguridad de que la noticia era falsa. Pero no es así. Existe. Y efectivamente, dio la noticia. La escribe Julio Alexander Moya. Evidentemente no sé quién es, como tampoco conocía el Diario de Guayana.

Los jóvenes, dice también el Diario, eran Alexander de Jesús Guillén Ortega y Maikel Ramírez. 16 y 15 años. Me resulta imposible hablar de ellos. Imposible y demasiado fácil. No sé cómo se contrastan estas noticias. Lo de las tres fuentes es demasiado ingenuo. ¿Qué fuentes? Mejor una fiable. No la hay. Sólo el Diario de Guayana. Y dos chicos muertos. Y el problema de la mediación. No habría conocido nada de eso sin el Diario de Guayana. Y el Diario de Guayana no es nada. Justamente lo que la prudencia exige decir: nada.

* ¿Cambia algo si en lugar de ‘los vecinos’ elijo decir ‘la multitud’? Cambia todo. En el primer caso hay sujeto. En el segundo, no. Eliminar el sujeto es el crimen que debe evitar quien relata el crimen.


Con mucho retraso, lo último en El Subjetivo: Hic sunt dracones

Así es como respira el mal

Delcy Rodríguez es la canciller de Venezuela. Canciller equivale a ministro de Exteriores, aunque en el caso venezolano el nombre oficial no podía ser tan simple. Allí se llama Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores.

Delcy Rodríguez acudió a la cumbre del Mercosur en sustitución de Maduro. Macri había pedido la liberación de los opositores venezolanos detenidos, y Delcy Rodríguez, en representación del Poder Popular, dijo esto.


Primero muestra una foto de Leopoldo López, condenado a trece años, nueve meses, siete días y doce horas de cárcel. Y después muestra fotos de la protesta contra Maduro, de febrero de 2014. Obviamente, establece que Leopoldo López participa en los actos de violencia ocurridos durante la protesta. Es aconsejable acercarse a esta entrada para conocer la redacción de la sentencia condenatoria.

La foto que usa Delcy Rodríguez es falsa, claro. Mejor dicho, al parecer es de 2004, diez años antes de la protesta por la que condenaron a Leopoldo López. Eso dice una web, aunque seguramente se trata de otro apéndice del imperialismo contrarrevolucionario:

Sobre Aporrea

(Así es como respira el mal)

 

¡Justicia, justicia! (bolivariana)

Leo que Maduro ha ordenado detener a los gerentes de los supermercados en los que se formen colas. Verosímil en un primer momento, teniendo en cuenta el historial del personaje. Pero hay límites en la irracionalidad. Está el mundo, y luego está El Mundo Today. Separados. Ésa es la teoría, y por eso tras un primer momento de aceptación, surge la duda. Es imposible, tiene que ser una exageración. Pero no lo es, claro. Personajes como Maduro son nexos entre dos mundos. Éste es un concepto bastante común en las historias fantásticas. El mundo de los vivos y el mundo de los espíritus. Tierra-1 y Tierra-2. La Tierra y la Zona Negativa. Son mundos separados, y es posible viajar de uno a otro a través de portales creados por el científico de turno. Pero en ocasiones, hay un personaje que no crea el portal, sino que es el portal. Es capaz de borrar la frontera entre ambos mundos. Bien, ése es Maduro. El nexo entre el mundo real y El Mundo Today.

Así que, efectivamente, Maduro ha ordenado detener al gerente de un supermercado en el que, al parecer, se formaban colas. Esto puede parecer gracioso. El loco contra la realidad. Pero no son ocurrencias inofensivas. Son decisiones arbitrarias que afectan a todos los venezolanos. Desde Leopoldo López, condenado a 14 años de encierro, hasta el ciudadano que no puede conseguir alimentos básicos. También ese gerente contra el que manda al SEBIN. Vemos la ocurrencia, qué loco, pensamos, y no sabemos nada más del gerente. O vemos esto de Chávez, con el que comenzó la locura, y pensamos que la cosa se queda ahí. Que ese “exprópiese” no se lleva a cabo.


Pero se lleva a cabo. Y pasa esto.


Y así avanza la revolución, de ocurrencia en ocurrencia. Hasta que llega el final. Ante la posibilidad de perder las próximas elecciones (el “escenario hipotético negado y transmutado”), Maduro amenaza con “no entregar la revolución” y con defenderla desde una alianza cívico-militar.


La cursilería y el énfasis para no decir lo que en realidad está diciendo. Las elecciones, la democracia, son válidas siempre y cuando no contradigan al régimen. Las normas son válidas siempre y cuando no frenen al régimen. El régimen es la revolución, y la revolución es el pueblo. Eso es tiranía, al fin y al cabo: arbitrariedad. En nombre del pueblo.

 

Ahora es cuando podríamos enlazar esto con algunos líderes y partidos de España. Podríamos decir que Venezuela, la Venezuela bolivariana, es decir, tiránica, es el modelo de Pablo Iglesias para España. Pero estaríamos mintiendo. Venezuela no es el modelo político de Podemos. O al menos, no sabemos si lo es. Lo que sí sabemos es lo que decía Pablo Iglesias cada vez que se refería a ese régimen. Por ejemplo, que “Hugo Chávez era la democracia”.

No hace falta saber si pretende hacer lo mismo en España. Debería bastar con saber cómo valora a ese régimen. Cuál es su juicio moral sobre un régimen que sitúa la arbitrariedad como norma suprema. Debería bastar. Pero no basta, porque es sólo moral. Los juicios y las asociaciones* no bastan. Hace falta decir que Iglesias quiere ser Chávez, porque decir que Iglesias elogia a Chávez no es suficiente. Decir que elogia a quien reduce la ley a mera voluntad no es suficiente.

Y ése es el verdadero peligro. No un político que elogia a un tirano, sino unos ciudadanos a los que el elogio de la tiranía no les parece suficientemente peligroso.

* Asociaciones

 

Del asesinato considerado como una cuestión opinable

según

Ayer fue asesinado en Altagracia de Orituco Luis Manuel Díaz, un dirigente de Acción Democrática, partido opositor de Venezuela.
Así han titulado la noticia algunos medios españoles:

EL PAÍS: Muere tiroteado un líder opositor regional en Venezuela.

EL MUNDO: Asesinan al opositor Luis Manuel Díaz tras un acto electoral de Tintori.

ABC: Asesinan a un opositor venezolano durante un acto de campaña en el que estaba Lilian Tintori.

EL ESPAÑOL: Asesinan a tiros a un opositor venezolano tras un acto de campaña.

LA SEXTA: Asesinan de un tiro a un líder opositor venezolano durante un acto de campaña electoral.

PÚBLICO: No es noticia.

ELDIARIO.ES: Asesinan de un disparo a un opositor venezolano en un acto de campaña, según el partido Acción Democrática. **

Con el titular de eldiario se alcanza una nueva cima periodística. Un asesinato, es decir, un hecho, se convierte en algo sujeto a interpretación. Aunque en realidad no sabemos muy bien a qué se refiere ese “según”. ¿Según Acción Democrática alguien ha sido asesinado? ¿Según Acción Democrática el asesinato se produjo mediante un disparo? ¿Según Acción Democrática el asesinado era un opositor? ¿O bien según Acción Democrática el asesinato se produjo en un acto de campaña?

Son cuatro opciones, pero las cuatro son hechos. Es decir, son verificables. El recurso al “según” tendría sentido si estuvieran hablando de los motivos por los que lo asesinaron, o de las vinculaciones de los asesinos con el chavismo.
Por ejemplo, “Los asesinos de Luis Manuel Díaz seguían órdenes de Maduro, según Acción Democrática”.
O también, “El asesinato de Luis Manuel Díaz forma parte de la campaña de acoso del chavismo contra la oposición, según Acción Democrática”.
Podría usarse incluso para referirse a la valoración del asesinato: “El asesinato de un opositor, igual que su condena arbitraria, es cuestión de gustos según Pablo Iglesias”.

Pero en el titular de eldiario, ese “según” es otra cosa. Pretende convertir el asesinato en una opinión, la de Acción Democrática, que al fin y al cabo es un partido de la oposición. Y qué van a decir ellos.

————————————————————-

  • ** ACTUALIZACIÓN: Según me han comentado desde eldiario.es esta misma tarde, la elección del titular no fue del medio citado sino de la agencia EFE. Al parecer publicaron el teletipo de EFE tal y como llegó, y posteriormente se eliminó para ser sustituido por la noticia, esta vez sí, de eldiario.es. Fue lo primero que comprobé antes de escribir la entrada, pero otros medios que también tomaban como fuente el teletipo (por ejemplo la web de La Sexta) titularon la noticia de otra manera. En la propia web de EFE el titular no se correspondía con la dirección de la noticia, como se puede ver en este enlace. En cualquier caso, bien está la aclaración. El titular viene de EFE y eldiario.es se limitó a publicar el teletipo tal y como llegó.

Sentencia popular

Compruebo asombrado que ayer el Estado español fue juzgado y sentenciado en Pamplona por un tribunal popular. Y no sé qué hacer, porque esto lo cambia todo. No estaba preparado para ser testigo de algo tan grande.

Más allá de la broma involuntaria, y sobre todo más allá de la preocupación que estos tribunales pudieran crear, hay que tener clara una cosa: es teatro. Aunque el referente de estos tipos sea la Revolución Francesa y la guillotina, a lo que se parecen es a una performance de Leo Bassi. Ruidosa, de mal gusto y violenta. Pero performance. Y por tanto, irrelevante. Durante la marcha que ayer precedió a la sentencia popular, hubo tiempo para aliviar las necesidades primarias de los asistentes. Se dispusieron contra una pared las figuras de aquéllos que en el imaginario de la turba representan al imperialismo español. Rouco Varela, Felipe VI, Rajoy, Baltasar Garzón o Franco, entre otros. Y los asistentes, que ya venían avisados, dedicaron unos minutos a divertirse. (En el enlace del primer párrafo hay un vídeo. A partir del 1:20) Traían varios zapatos con los que intentaron derribar -simbólicamente- esos símbolos del imperialismo español, entre risas e insultos. Ancianos, adultos, jóvenes y niños. No sé si jugaban a odiar, o si odiaban mediante el juego. Habría de todo. Pero parece que lo pasaron bien.

Hace unos días llevaron a cabo una performance parecida en Venezuela. En esta Venezuela. En esa ocasión, en lugar de lanzar zapatos, asistieron a un espectáculo de teatro callejero. La performance dentro de la performance. El espectáculo sirve para enunciar los crímenes de los que se acusa al Estado español. Entre esos crímenes, éste:

IMG_1480

Esos pobres militantes vascos a los que se refieren son los miembros de ETA. La performance se despide con esta frase: “Somos la vida y la alegría, en tremenda lucha contra la tristeza y la muerte.”
Quién lo diría.

En cualquier caso, esta estupidez no servirá para nada. Los cinco integrantes de Askapena serán juzgados con las garantías legales del Estado a partir del 19 de octubre, acusados de integración o colaboración en banda terrorista, no de solidaridad internacional. En cambio, el juicio contra el Estado español se quedará en una farsa. Y como la frustración es difícil de llevar, seguirán alimentando los dos minutos largos de odio.

Por cierto, se trataba, según los organizadores, de la Marcha de los pueblos libres. La bandera.

corean

“Cuando controlemos un Ministerio de Educación”

ADOCTRINAMIENTO-LIBROS-NIÑOS-ESCUELA

 

Ningún político en muchísimos años ha hablado tan claro como Pablo Iglesias. Unas veces podría parecer un comunista que ha entendido muy bien el juego de la política, un Meñique digamos, de los que saben perfectamente qué decir y qué callar en cada momento. Pero otras parece un chaval recién llegado a Somosaguas con algunas páginas sueltas de Marx y Gramsci mal leídas, una lengua muy suelta, y poco tiempo para pensar.

Últimamente, por fortuna, es más frecuente verle en situaciones del segundo tipo, tal vez porque al haberse convertido en figura pública los incentivos para buscar sus intervenciones más interesantes han aumentado. Son intervenciones en las que manifiesta una torpeza política considerable, pero sin duda hay que agradecer esos momentos de transparencia desatada. El hallazgo más reciente partió del blog de Miquel Rosselló y rápidamente fue difundido por algunos medios nacionales, obligando así al líder de Podemos a dar unas peculiares explicaciones. “La casta tiene miedo”, diría el humilde portavoz. Y es posible que se trate de eso. No es para menos, si nos topamos con afirmaciones como las de este vídeo -a partir del 0: 50 se pone interesante- en el blog de Santiago González.

 

Ya educaremos cuando controlemos un Ministerio de Educación.

Educar a través de un Ministerio, propone Pablo Iglesias. Ni siquiera a través de las escuelas públicas, o de una asignatura, sino a través de un Ministerio. Un salto cualitativo en la pedagogía totalitaria, al lado del cual la asignatura de Educación para la Ciudadanía queda reducida a una niñería. Al fin y al cabo, aquello no era más que la infantilización de la educación, y esto de lo que habla Pablo Iglesias supone tomarse las cosas en serio. Es verdad que no ha inventado la rueda. El adoctrinamiento en las escuelas siempre ha estado ahí, desde la exaltación de la patria y la manipulación de la historia para adecuarla a las ensoñaciones nacionalistas, hasta los discursos vacíos en torno a algún aspecto de lo políticamente correcto. La novedad en este caso no consiste en el hecho, sino en la oficialización del hecho. La tarea de todos esos profesores voluntariosos está muy bien, pero al final, si se quiere construir y mantener la hegemonía, hay que organizarse. En este caso, desde un Ministerio de Educación. Puede parecer una idea poco ambiciosa al lado de la recién creada Secretaría para la Coordinación del Pensamiento Nacional de Cristina Fernández. Pero es cuestión de echarle imaginación. O de fijarse en Venezuela, país que Iglesias conoce bastante bien. Es increíble lo que se puede conseguir con un Ministerio de Educación bien organizado.

 

Me preguntaba hace poco en este mismo blog por las propuestas educativas de Podemos, y me parecía curioso que consistieran simplemente en una mera copia de las reivindicaciones laborales de la Marea Verde. No es que ahora haya hablado por fin de Educación, pero ese “Ya educaremos cuando controlemos un Ministerio de Educación” es mucho más revelador que veinte páginas de programa electoral. Algunos han alertado del peligro potencial de Podemos con alusiones un tanto equivocadas. “¡Que viene el Gulag, que viene el Gulag!” No, no es el Gulag. Es un simple Ministerio de Educación. Una forma de control mucho más sutil, mucho más eficaz, y mucho más peligrosa.

<Cuando un opositor dice: “no me acercaré a vosotros”, yo le respondo sin inmutarme: “tus hijos ya nos pertenecen”.>

Adolf Hitler, 6 de noviembre de 1933. (O eso dicen…)