11. Leire Etxebarria Simarro

Leire Etxebarria Simarro es la undécima.

Leire Etxebarria fue condenada a casi ocho años de prisión en el año 2.000 por su participación en un atentado contra Manuel Fernández González. Etxeberria, junto con otros cinco compañeros, decidieron incendiar el autobús que conducía Manuel Fernández el 28 de septiembre de 1996. Con Manuel Fernández dentro del vehículo.
Leire Etxebarria y sus compañeros apartaron a una mujer de la puerta, rociaron el interior con gasolina y dejaron al conductor para que muriera.
Finalmente, Manuel Fernández pudo salir por una ventana y salvar la vida. Sufrió quemaduras de gravedad en el cuero cabelludo y en las manos, pasó incapacitado más de un año y perdió el 40% de audición en un oído.

Leire Etxebarria huyó a Francia para no ingresar en la cárcel.
Vivió allí con su pareja, Gotzon Alcalde, hasta 2.006, cuando ambos fueron detenidos por dirigir una red dedicada a la falsificación de documentos para ETA. En 2.007 fue condenada a seis años de prisión por asociación de malhechores con fines terroristas. Según el fiscal, Pierre Kahn, Etxeberria pertenecía a una “gigantesca máquina cuyo objetivo es hacer correr la sangre en España”. El sumario continuó y en 2.010 se amplió su condena. La fiscal en aquel momento, Vanessa Perreé, recordó que “sin este tipo de falsificadores, no hay terroristas”.
La fiscal también afirmó que en el momento de su detención se encontró un correo en el que Etxebarria y Alcalde manifestaban su deseo de abandonar ETA. No por arrepentimiento, sino porque era difícil compatibilizar su reciente paternidad con la pertenencia a una banda terrorista.

En el año 2.011, Francia extraditó a Etxebarria a España, donde cumple la condena que finalizará en los próximos meses.

Leire Etxebarria no es una presa política. Es un miembro de ETA. Por eso fue condenada en España y Francia, y por eso está en la cárcel.

Más información:

https://elpais.com/diario/2000/06/08/espana/960415205_850215.html

http://www.abc.es/hemeroteca/historico-18-09-2004/abc/Nacional/zigor-orbe-quemo-un-autobus-con-su-conductor-dentro_9623715843787.html

http://www.europapress.es/nacional/noticia-eta-detenido-procesado-integracion-banda-armada-mujer-condenada-quema-autobus-20060213205031.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2006/02/13/espana/1139857091.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/21/espana/1308680111.html

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/espana/fiscalia-pide-penas-7-anos-etarras-etxeberria-alcalde_588201.html

https://www.lainformacion.com/policia-y-justicia/terrorismo/condenados-a-7-anos-de-carcel-la-pareja-de-etarras-etxeberria-y-alcalde_YuaTgHHfAcFJZMZPLUVCs/

http://www.elcorreo.com/vizcaya/20070608/politica/condenan-once-etarras-paris_200706081813.html

https://www.libertaddigital.com/nacional/informe-el-terrorismo-del-coctel-molotov-1276254414/

https://elpais.com/diario/1996/10/05/espana/844466426_850215.html

Anuncios

Derecho a decidir cosas como éstas

Hace cuatro años la asociación Gure Esku Dago organizó una cadena humana que conectaba Durango con Pamplona. La cadena y la asociación tenían como objetivo el “derecho a decidir”.

Un derecho que no era algo concreto, y que la propia asociación no llegaba a detallar en su propia web.
Escribí sobre esa ambigüedad buscada en el blog.

Hoy la misma asociación vuelve a movilizar a quienes tienen vocación de cadena.
Esta vez conectarán las tres capitales del País Vasco, y el acto está patrocinado por la izquierda abertzale y por el PNV.

Hoy también sabemos más sobre ese ambiguo derecho a decidir.

El portavoz de Gure Esku Dago, Angel Oiarbide, lo explicaba hace dos días en una entrevista en el diario Naiz.

Oiarbide cree que «existe un hilo conductor común» de todas estas reivindicaciones y que «es la decisión», «quién toma la decisión sobre nuestros cuerpos, sobre las pensiones, sobre una pelea de un bar en Altsasu, ¿en qué nos favorece que esas decisiones se tomen a 500 km?».

El derecho a decidir tiene que ver, por ejemplo, con quién toma la decisión sobre una “pelea de bar en Altsasu”.

Hoy en Deia el alcalde de Alsasua, Javier Ollo, se refería también a las decisiones sobre una pelea de bar.

EL pasado 1 de junio la Sección Primera de la Audiencia Nacional dictó la sentencia en el marco del proceso judicial relativo al conocido como caso Altsasu a raíz de los tristes y desgraciados hechos ocurridos el 15 de octubre de 2016.

Así comienza la tribuna del alcalde de Alsasua.

Después de los esperados párrafos de miseria moral, Ollo escribe esto:

Hasta ahora los vecinos y vecinas de Alsasua se han manifestado de forma cívica y unitaria y así debe seguir siendo. Una unidad que debe imperar sobre las legítimas diferencias que puedan existir a la hora de calificar los hechos ocurridos el 15 de octubre en nuestra localidad.

Los hechos consistieron en una paliza. Varios vecinos de Alsasua propinaron golpes a cuatro personas. Dos guardias civiles y sus parejas. A uno de los guardias civiles le rompieron un tobillo. El dueño del bar en el que comenzó la agresión comentó en el juicio que ese tobillo roto podría haberse producido por un resbalón, y que él no vio nada. Mientras se producían las agresiones, los vecinos de Alsasua que fueron testigos no hicieron nada.
Hace unos días los padres de una de las víctimas decidieron poner en venta su casa, debido a que el acoso que venían sufriendo desde la denuncia había aumentado a partir de la sentencia condenatoria.

El alcalde de Alsasua, Javier Ollo, del PNV (Geroa Bai), ha mostrado su apoyo sin fisuras a los condenados desde que comenzó el proceso. Y explica hoy en Deia que es legítimo calificar los hechos ocurridos de distintas maneras. Él decide calificarlos como un accidente, como algo que ocurrió fuera de la cadena de causalidades a la que todo está sometido.

Y de la misma manera que la izquierda abertzale y el PNV defienden las legítimas diferencias a la hora de calificar hechos como los ocurridos en Alsasua el 15 de octubre de 2016, hechos que, como ha quedado demostrado, consistieron en una paliza motivada por el odio a la Guardia Civil, también defienden las legítimas diferencias a la hora de calificar esa enorme y sostenida pelea de bar que fue la actividad de ETA durante décadas. O expresado en el lenguaje de la miseria moral, el conflicto vasco.

Jonan Fernández, Relator Máximo del Gobierno vasco, decía en una entrevista hace algunos años que no era posible un “acuerdo completo para interpretar el pasado”.
Seguía, en referencia a Gogora, el Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos del Gobierno vasco: Gogora debe gestionar “la memoria de acontecimientos traumáticos diferentes, con lecturas divergentes“.

¿En qué consiste el derecho a decidir, entonces?

Consiste en el derecho a calificar una paliza a cuatro personas por motivo de odio como pelea de bar.
Y también consiste en defender que José Antonio Galarraga, miembro de ETA que en 1980 asesinó al empresario Ceferino Peña en presencia de su hija de tres años, pueda ser calificado hoy como preso político.


Entre otras muchas cosas, claro. Pero consiste también en eso.

La televisión pública vasca ante la amenaza de Ciudadanos

Ayer la ETB2 emitió un documental sobre Ciudadanos en el programa de investigación 360º.
Operación Ciudadanos era el nombre del documental, y en él Eider Hurtado, la investigadora, intentaba explicar “el misterio que rodea a Ciudadanos”.

Lo más significativo del documental ocurrió antes y después de su emisión.

Antes, en la entrevista que le hicieron a la investigadora en otro de los programas estrella de la televisión autonómica vasca, En Jake. En él, el conductor Xabier Lapitz y la propia Hurtado conversaron sobre algunas de las cuestiones más inquietantes del partido.

En los primeros minutos de la entrevista, la investigadora ya deja ver el porqué de esa inquietud:

“Ciudadanos es una operacion de diseño. No puede ser que Ciudadanos sea el partido que todas las encuestas sitúen en la Moncloa, esto no tiene precedentes”. “Este ascenso no es barato, no es sencillo. ¿Cómo se consigue?”

El conductor de En Jake, Lapitz, inquiere: ¿Y has llegado a alguna conclusión?

Contesta Hurtado: “Se ha dicho muchas veces que Ciudadanos es el partido del IBEX. Yo creo que no es una afirmación que pueda demostrarse, quiero decir, no tenemos, no sé, una transferencia bancaria que demuestre que hay… pero… bueno… hay un impulso… hay un sostén, hay ciertos actos, momentos, fundaciones que están detrás de Ciudadanos“.

Se ha dicho muchas veces que Ciudadanos es el partido del IBEX, sí, y ella lo recoge en su documental. Recoge que se ha dicho muchas veces, no que sea cierto -¿puede ser cierta una expresión como “el partido del IBEX”?- porque es un programa de investigación pero no tanto.

Sigue Lapitz, el conductor. “¿FAES por ejemplo ha estado apoyando a Ciudadanos? Es decir, ¿Aznar está por ejemplo metido en la operación Ciudadanos?”

Respuesta de la investigadora: “Eeeh… ideológicamente, sí”.

La explicación a qué significa estar metido en una operación *ideológicamente* no la han considerado oportuna. Pero sí, FAES está detrás de Ciudadanos. Ideológicamente. Que a lo mejor quiere decir que hay coincidencias ideológicas entre la fundación y el partido, igual que las hay entre Ciudadanos y el PSOE, Ciudadanos y el PP o ETA y el PNV. Pero ha preferido decir que FAES está detrás de Ciudadanos.

En otro momento de la entrevista, conductor e investigadora van armando un relato potente. El Mundo, El País, incluso ABC últimamente y La Razón, que bueno, que éstos igual no tanto, han dedicado editoriales de apoyo a Ciudadanos. ES DECIR, rematan, los cuatro periódicos de Madrid se ponen de acuerdo en su apoyo al partido. La investigadora defiende que todo el establishment -sea lo que sea, pero todo ello- está detrás de Ciudadanos, le interesa colocar a Ciudadanos. Y por ahí anda también la banca, continúan. Es decir, la prensa, la banca, el establishment en su totalidad han diseñado y están ejecutando una operación para colocar a Ciudadanos en el poder.

“Pues hoy tienen mal día”, comenta el conductor. La entrevista se realizó el viernes pasado, en plena moción de censura. “Digo que no es un buen día para ese establishment que ha estado diseñando y apoyando la operación porque la operación en cierta manera hoy se les ha trastocado”.

Vaya. “Nadie dice que no puedan volverla a encauzar hacia otro momento, pero así a corto plazo, los planes se le han roto”.

Y a continuación, sin pausa, llega el momento estelar del programa. De nuevo Xabier Lapitz, el conductor:

“Ayer el discurso de Rivera fue más de Primo de Rivera que de Albert Rivera, eh”.

La parte más bronca fue sobre todo cuando se refirió a, no sé, yo de verdad, si estoy en un cuartel, escucho el discurso de Rivera, me parece que me está llamando a…

No sabemos a qué le impulsaría un discurso así a Xabier Lapitz, y tampoco parece muy interesado en reflexionar más sobre ello. Pero imagino que los habituales del programa se pueden hacer una idea.

Por si acaso, profundizan Lapitz y Hurtado en la investigación.

  • Y por eso quiero preguntar a Eider que sigue aquí con nosotros… la conexión con la extrema derecha. ¿Es un partido de extrema derecha vestido de centro o no?
  • Ideológicamente, lo vemos.

A partir de ahí, poco más. Una referencia al conocido pacto con Libertas para las europeas, y ya.

Decía que lo más interesante del documental ocurrió antes de la emisión, el viernes, y justo después de la misma.
Después del documental que indagaba en el misterio Ciudadanos, la ETB2 decidió emitir esto.

trasciud

Un documental sobre la extrema derecha en Cataluña.

Bien, ahora el documental en sí. La mayor parte del documental es puro humo. No dice nada que no se supiera ya, y que no fuera o meras elucubraciones o cuestiones irrelevantes. La mayor parte del documental se apoya en declaraciones de diferentes personas sobre sus simpatías hacia el partido. Esas opiniones son interesantes si quien las emite es parte del establishment o del “sector ultra” (Alfonso Guerra está ahí, por ejemplo) y no expresa rechazo hacia el partido. O si quien las emite manifiesta su antipatía por el partido, o bien opiniones que vienen a confirmar lo que “dice la gente” sobre Ciudadanos.

Un ejemplo de esto último, que evidencia la solidez de la investigación. Preguntas de la investigadora a Carlos Delgado, concejal de Unión por Leganés

  • ¿Es Ciudadanos un partido patrocinado por el IBEX35?
  • A mi juicio los hechos lo vienen a manifestar, ¿no? Yo creo que es el partido más cómodo para los grandes poderes económicos de este país.
  • ¿Es Ciudadanos el partido de la banca?
  • Sí. Para mí sí.

Para Carlos Delgado, sí.

Otro de los momentos estelares de la investigación se produce justo después de las preguntas a Carlos Delgado.
Narra la voz en el reportaje que Garicano, que fue economista de Fedea, es el responsable del programa económico de Ciudadanos. A continuación señalan que les llama la atención otro nombre: Ángel de la Fuente. Es director ejecutivo de Fedea y fue presidente de la mesa del primer congreso de Ciudadanos. Siguen con una lista de los patrocinadores de Fedea. Los grandes bancos, La Caixa, Fundación Telefónica, y el Banco Sabadell.

“Nos detenemos en uno de los patronos, Banco Sabadell. Su presidente, Josep Oliu, apostó públicamente por un Podemos de derechas. ¿Casualidad?

Lo que está en negrita, y todo lo anterior, es literal.

La operación investigativa de la ETB sigue durante varios minutos con opiniones y elucubraciones en torno a la relación entre Ciudadanos, la banca y el IBEX.
Aportan también el dato de que la elección de Rivera como cabeza del partido fue simple azar, puesto que se eligió por orden alfabético.
Vuelve a aparecer la opinión de Carlos Delgado, recogida en su libro Albert Rivera es un lagarto de V. Dice que Rivera no es una persona cálida en el trato.

Consideran oportuno también incluir estas palabras de Inmaculada Sánchez, presidenta de la Plataforma por las garantías ciudadanas y ex afiliada del partido:

“Es un chaval que, por mi edad, pensábamos, mira, el hijo que todos quisiéramos tener, qué bien habla, qué imagen impoluta… cuando lo vas conociendo, te vas dando cuenta que, para mí, es un encantador de serpientes”.

A continuación se ocupan de la candidatura con Libertas. La investigadora relata que quiere preguntar a Declan Ganley, de Libertas, lo siguiente: “¿Se financió Ciudadanos con el dinero de los contratistas miltares de los servicios de Inteligencia estadounidenses?”
“Muchas fuentes apuntan que fue así”. Público, por ejemplo.

Las sospechas de que el dinero para financiar la creación de Libertas y financiar sus alianzas con partidos europeos –entre ellos Ciudadanos– en su campaña de 2009 hubiera salido de las arcas de las empresas irlandeses registradas como contratistas militares de los Estados Unidos eran más que evidentes, decían en este artículo. El terreno de las sospechas evidentes.

Finalmente, Ganley rechaza conceder una entrevista al prestigioso programa de la ETB. Lo que sin duda aumenta las sospechas.

“En nuestra búsqueda -continúa la narración- damos con las informaciones de un periodista que demostraría que la formación naranja pudo haber financiado sus campañas electorales con los fondos públicos destinados a los grupos municipales. Una cuestión con un dudoso encaje legal para los críticos con Ciudadanos”.

Vuelve a aparecer Inmaculada Sánchez, quien “por primera vez cuenta su testimonio en televisión”.

Su testimonio consiste en que denunció financiación irregular dentro del partido, y en que la fiscalía consideró que no había lugar para la denuncia.

Vuelve a aparecer Carlos Delgado, para afirmar que le parece raro que Ciudadanos pueda permitirse la sede que tiene actualmente.
Y de nuevo Inmaculada Sánchez: “Yo creo que ahora mismo es el mayor misterio que hay en este país, cómo se financia Ciudadanos. Eso lo quisiera saber mucha gente. Lo que sí tenemos es evidencia de lo que hemos denunciado”.

Efectivamente, hay una comisión de investigación en el Senado, que continúa abierta.

El reportaje se pregunta ahora si existe algún tipo de alianza entre las empresas de encuestas sociológicas y los medios de comunicación, porque las encuestas sitúan a Ciudadanos como primera fuerza política, y eso también debe de ser raro.
Vuelve a aparecer Delgado para decir que esas encuestas eran la excusa para que los medios pudieran seguir llevando a Rivera a todas las televisiones.

Oriol Bartomeus, politólogo, sobre Ciudadanos y el apoyo de los medios: “En la campaña catalana Ciudadanos jugó solo digamos, era un delantero sin defensas”.

Antonio Maestre insiste en que los editoriales de El País eran muy favorables a Ciudadanos.

Carlos Delgado, sobre la financiación irregular: “Los poderes económicos que están detrás de las televisiones apuestan por Ciudadanos, es su apuesta, es su caballo ganador, y entonces ahí es cuando insuflan ese dinero, indirecto, es decir, a Ciudadanos a lo mejor no se le dan billetes, lo desconozco, no tengo ninguna prueba al respecto, pero se le está dando una financiación especie. Dame a mí muchos minutos de televisión y yo hago presidente del Gobierno a quien quiera”.

Smile.

Parece que a continuación pasan a hablar del Club Bilderberg, no podía faltar. “Lo llaman el gobierno del mundo en la sombra, y Albert Rivera ya se ha unido al club. El Club Bilderberg es un organismo secreto”, e imagino que en el reportaje de investigación de la ETB nos van a dar numerosísimos datos sobre ese organismo secreto, como viene siendo habitual.
“Barack Obama tuvo una carrera meteórica, acudió al club en junio de 2008 y cinco meses después fue elegido presidente de los EEUU”.
Clinton, un desconocido gobernador, también llegó a la presidencia tras ser invitado por este grupo secreto.
“1 de junio de 2017, Rivera acude al Club Bilderberg (…) ¿Está la élite mundial preparando al nuevo presidente de España?”.

Y a continuación, con la pregunta flotando en el aire, pasan al asunto crucial: la postura de Ciudadanos ante el concierto vasco y el cupo.

Iñaki González, director adjunto de Deia: “Ciudadanos en estos momentos es una amenaza objetiva para el concierto.

Bartomeus, el politólogo, considera que el ataque al cupo entronca con la ideología profunda de Ciudadanos, que es un partido centralista y considera que hay excesos en el Estado de las Autonomías. Teresa Giménez Barbat explica que lo que llaman ataque al cupo vasco es algo que forma parte del ADN de Ciudadanos, que es la voluntad por considerar que en España todos somos iguales.

Antonio Maestre, siguiendo con la postura de Ciudadanos ante la excepcionalidad vasca: “Ellos son nacionalistas. Nacionalistas españoles, pero nacionalistas”.

El mensaje de Ciudadanos sobre la necesidad de acabar con ese trato excepcional a una comunidad autónoma “Es un mensaje que cala”, añade la investigadora. La misma que en la presentación del programa sostenía firmemente que ideológicamente Ciudadanos pertenecía a la extrema derecha.

Siguen con las intenciones de Ciudadanos de acabar con el régimen exclusivo del País Vasco. Bartomeus de nuevo, el politólogo: “Obviamente qué le provoca esto: que en Euskadi no ganen. Pero es que les da igual”. Porque pierde votos en el País Vasco pero los gana a nivel nacional.

González de nuevo, el director adjunto de Deia: “Ciudadanos arremete contra el concierto porque el concierto es un ejemplo nítido de diversidad“. Great smile.

“Ellos son un partido y una fuerza digamos identitaria, que existe para defender los intereses de los castellanohablantes en Cataluña”. Esto lo dice Oriol Bartomeus, que como ya hemos dicho antes es politólogo.

Se acerca el final, se ocupan de las posibilidades de que Ciudadanos pueda gobernar.

Espero que Ciudadanos no llegue a la Moncloa. Lo que pueden hacer con España me da miedo“. Inmaculada Sánchez.

Si Ciudadanos llegara al poder sería tóxico para la clase trabajadora“. Antonio Maestre.

Éstos son los dos últimos testimonios del reportaje (de investigación).

Las frases finales son de la investigadora.

“Una década después son muchas las sombras que rodean la figura de Albert Rivera, pero una cosa sí parece clara: Ciudadanos nace con la intención de ser ariete de los nacionalismos catalán y vasco (?) imponiendo el nacionalismo español bajo la bandera de la unidad de España. Una estrategia que esconde también otro objetivo: servir de alternativa al cambio dentro de la derecha española con la garantía de que todo siga igual. Es la Operación Ciudadanos”.

Y así, con estas conclusiones y una sonrisa, despide Eider Hurtado su investigación.

El reportaje que iba a desvelar los oscuros secretos de Ciudadanos se queda en cosas que dice la gente, no-se-puede-demostrar-pero, opiniones diversas y alguna investigación abierta sobre su financiación. Y, claro, la idea de que si Ciudadanos gana, peligra la excepcional financiación del País Vasco. (Y España, y la clase trabajadora, ya que estamos).

Echo en falta aguna referencia a algo que se comentó en la presentación del programa, en el espacio En Jake de Xabier Lapitz. En ese espacio, Lapitz acudió a la imagen de Albert Rivera como Primo de Rivera, y la investigadora afirmó que, ideológicamente, Ciudadanos era un partido de extrema derecha.

Imagino que por cuestión de espacio no pudieron tratar ese asunto en el reportaje. Eso sí, el espectador que siguiera con la ETB2 tras el documental pudo ver uno titulado “Arriba España”, sobre la extrema derecha en Cataluña.
Porque los mensajes no calan solos.

********************************************************************************

También he echado en falta durante todos estos años alguna investigación en la ETB sobre otras cuestiones mucho más amenazantes que han afectado al País Vasco. ETA, claro. Y digo investigación, no reportaje de testimonios. Programas sobre testimonios que ensalzan “la magia del diálogo” y la reconciliación hay varios en la web de EITB.
Me refiero a cuestiones como la financiación de ETA, las Herriko Taberna, las extorsiones a empresarios, los donativos de asociaciones culturales. Cuestiones como los crímenes cometidos por terroristas de ETA que aún no se han aclarado. En este caso podrían emitir el documental “Contra la impunidad”, de Iñaki Arteta, pero en 2016 el PNV ya dejó claro que este tipo de documentales no tenían cabida en la ETB, porque “eran parciales” e incluso de dudosa calidad. UPyD llevó al Parlamento vasco una iniciativa para que se instase a la cadena de televisión autonómica a emitir los documentales de Arteta Sin libertad (2001), Voces sin libertad (2004), El infierno vasco (2008) y 1980 (2015). Esta iniciativa llegó después de que la ETB decidiese emitir “Ventanas al interior”, un documental que mostraba el lado más humano de los presos de ETA.

Luke Uribe-Etxebarria, parlamentario del PNV, afirmó que “algunos agentes” habían dicho (de nuevo, la gente dice cosas) que 1980 no era equilibrada, y eso hacía que no pudiera emitirse en la ETB.

Hay más cuestiones que podrían llevar a interesantes programas de investigación. El papel de la Iglesia vasca ante ETA; el papel de las fiestas populares en la aceptación de ETA durante décadas; el papel de la Universidad del País Vasco en las titulaciones conseguidas por presos de ETA.

Pero, en fin, no habrán encontrado el momento, o no habrán considerado que ETA fuera una amenaza tan importante para el País Vasco.

El procésamiento

Ayer Pinker se refería al fenómeno Yanny/Laurel. Y volvía al vestido azul/dorado para intentar explicar lo que pasaba.

A veces percibimos de manera diferente una misma realidad por culpa de nuestro hardware particular. Al parecer, quienes tienen problemas para captar las frecuencias más altas escuchan “Laurel”. Y, también al parecer, lo que hay en la grabación original es “Laurel” y no “Yanny”.

El problema con el vestido tenía que ver con la luz y con la forma en la que nuestro cerebro procesa lo que vemos cuando la iluminación podría contaminar el color del objeto.

Nuestro cerebro condiciona la manera en la que percibimos el mundo, y esto podría ser una explicación para otro fenómeno viral, el Controvertido/Xenófobo. Quien hoy asume la presidencia de la Generalitat ha publicado numerosos artículos en prensa durante los últimos años. En ellos hablaba de “ciudadanos trasplantados”, de “bestias con forma humana” y “descerebradas” y de cómo la palabra “enemigo” cobraba, por culpa de esas “cosas que tenemos que soportar”, un significado nuevo, “profundo y abismal, como surgido de las entrañas de la tierra”.

Es, efectivamente, un discurso muy viejo. Pero es un discurso al que han colocado en la presidencia de una comunidad autónoma, y ahí sí hay una cierta novedad.

Torra no se ve a sí mismo como un supremacista del siglo pasado. Los miembros del Parlamento catalán que han permitido su investidura tampoco lo ven, y por tanto no se consideran compañeros en la xenofobia. Una parte de la prensa ve esta xenofobia como algo polémico o controvertido, y una parte del mundo académico de análisis objetivo debe de estar mirando las nubes entre artículo y encuesta sobre intención de voto.

José García Domínguez publicó hace unos días un espejo perfecto. No era más que un artículo con algunas de las descalificaciones que durante años han vertido los compañeros de Torra, pero con “catalanes” donde decían “españoles”. Quienes han dedicado su vida a aceptar o incluso verter esas descalificaciones reaccionaron con horror. Cómo era posible que en España se permitiera publicar esas barbaridades.

Ahí, parece, el hardware sí funciónó. Vieron como barbaridad lo que siempre les pareció inofensivo y evidente. Hasta que volvió la luz y les dijeron que eran ellos ante el espejo. Entonces, el silencio. Y las nubes.

Hoy en elnacional.cat publican esto.

IMG_2497

En algunos aparecerá automáticamente la Feria de Abril, el cómo se atreve y el “vuelve a Cádiz” acuñado por De Gispert, una de las espejadas. No lo pueden evitar.
Pero que haya al menos dos formas de ver las palabras de Arrimadas no nos lleva a establecer la multiplicidad del mundo. Nos lleva al incómodo problema del cerebro y de la interpretación de la realidad. El nacionalismo no se cura leyendo o viajando, porque no es más que una distorsión producida por nuestro hardware. El cerebro a veces nos juega malas pasadas y nos hace creer que la tierra nos habla o que “el alma de la patria” significa algo.

No hay que confundirse: el auténtico problema ha sido siempre el procésamiento.

La Plaza de la Memoria en Galdácano, I

Primera visita a la Plaza de la Memoria en Galdácano. Ha sido rápida.
No hay apenas nada. Hasta aquí podría ser el texto para el blog, y ya sería algo más que la exposición.
En la entrada hay unos folletos en los que explican el propósito del proyecto. A la izquierda, una pared con unas hojas de colores en las que los visitantes exponen sus sentimientos. Nada. Incluso una cita de Paulo Coelho. Varios “Gure esku dago”, llamamientos a una paz que nadie puede negar, podemos perdonar pero no hay que olvidar.


¿Qué es, exactamente, lo que no hay que olvidar?
No había ni una sola referencia a ETA en las hojas de la pared. Imagino que la mayoría de ellas fueron escritas por niños de alguna visita escolar. Lo imagino mientras leo cada una, porque es la hipótesis menos mala. Aunque no estoy seguro de que realmente sea la menos mala.
Había tres zonas, con tres terminales en las que se podía escuchar el testimonio de varias personas y tres pantallas algo más grandes en las que se proyectaban también testimonios.

Zona 1: Memoria de las víctimas del terrorismo.

Zona 2: Memoria de las víctimas de la violencia policial ilícita.

Zona 3: Memoria histórica y 81 aniversario del bombardeo de Guernica.

 
Y una cuarta zona: Participa en la construcción de la memoria. El Proyecto Plaza de la Memoria responde al derecho a la participación ciudadana en la construcción de algo que es de todos/as: la memoria. Todos/as somos parte de la memoria. En este espacio encontrarás testimonios de ciudadanos y ciudadanas que han querido trasladar su memoria.
Tú también puedes participar en la configuración de la memoria de nuestro país, aportando tu testimonio.

Esa cuarta zona es la de las hojas de colores, en las que ni una sola vez aparece “ETA”. Hay un banco, una pantalla y otro vídeo con testimonios. Kirmen Uribe, Bernardo Atxaga, Toti Martínez de Lezea, Anjel Lertxundi. La primera referencia a ETA es de Kirmen Uribe. “He visto en mi propia familia personas que han tenido miedo de ETA”. Antes, referencias a torturas, muertes en prisión, la Guardia Civil. Y la Guerra Civil. El vídeo dura unos doce minutos. Anjel Lertxundi explica cómo cada vez que ETA cometía una torpeza (sic, baldarkeria) mayor que la anterior, era la sociedad la que respaldaba, con su silencio y su justificación, que cometiera actos cada vez más graves.

No sé en qué minuto del vídeo he oído una breve conversación entre una madre y su hijo que también estaban viéndolo, detrás de mí. Imagino que el hijo ha preguntado algo. Qué es esto, algo así. No lo he podido escuchar.
Lo que sí he escuchado ha sido la respuesta de la madre, en castellano.
“De una guerra que hubo hace mucho. Pegaban tiros desde aviones y todo”.

No me he girado para verlos. He visto de reojo que el hijo estaba escribiendo en una de las hojas vacías para dejar su testimonio. He esperado uno o dos minutos y he salido, sin terminar el vídeo.

De camino a casa he pasado por la Herriko Taberna. Apenas veinte pasos. En el interior, como siempre, los nombres de los etarras del pueblo que aún están en la cárcel. Txapote, Bienzobas, Crespo, etc.

El Gobierno vasco, impulsor del proyecto, puede estar tranquilo. No habrá olvido. Porque es imposible olvidar lo que no se enseña.

PD: Nada más salir de casa he visto un bando del Ayuntamiento en el portal, como el del año pasado. No cabe duda de que era la primera parte de la exposición.
Las diez personas que fueron asesinadas por ETA en el pueblo. Las decenas de personas que fueron asesinadas por etarras del pueblo. Los etarras del pueblo.
“No hay que olvidar”.
FullSizeRender

La importancia de un cordelito

El otro día pasé frente al Ayuntamiento de Bilbao y volví a fijarme en algo que me pareció extraño. El Ayuntamiento de Bilbao muestra siempre dos banderas: la española y la ikurriña. Lo extraño es el comportamiento de cada una de ellas cuando hay viento. La ikurriña se comporta de manera esperada. Cuando hay viento se extiende totalmente. La española, en cambio, parece que se resiste.

1

Hace un tiempo paseábamos por allí y se lo comenté a dos personas. Sí parecía que una de ellas se levantaba menos, pero la explicación que se me ocurría fue descartada.

Finalmente, el sábado pude comprobar que la ridícula explicación coincidía con el hecho.
La bandera española no se extiende como la ikurriña porque uno de los extremos está sujeto al asta mediante un cordel.

2

La historia no tiene mucho recorrido. No es algo que dé lugar a preguntas en un pleno, no es una cuestión de vital importancia.
Pero es evidente que alguien en el Ayuntamiento de Bilbao ha considerado el vuelo de la bandera española tan importante como para sujetar el paño al asta mediante un cordelito. Alguien debió de llegar en su día con esa preocupación en la cabeza, y con un plan para solucionarlo. Alguien debió de escucharlo y dar el visto bueno. Y alguien debió de subirse al tejado del Ayuntamiento con el cordelito de marras.

Podría haberse quedado en la ocurrencia de un fanático obsesionado con sus símbolos. “No empieces, Uriarte -o Jáuregi, Agirre, tal vez Martínez-, déjate de chorradas y vamos a lo importante”. Pero no. Se consideró como algo que había que considerar, y se tomaron medidas.

Y ahí está el cordelito. Y ahí seguirá, porque, hombre, es un cordelito, no hay que darle importancia.

10. Jon Crespo Ortega

Jon Crespo Ortega es el décimo.

Jon Crespo Ortega ya había aparecido antes por aquí. En marzo del año 2.000 los vecinos de un portal de Galdácano recibieron una carta. El contenido de la carta era el siguiente.

COMO USTEDES YA SABRÁN, EN EL PISO 5º D DE SU VECINDARIO RESIDE EL CONCEJAL DEL PP DE GALDAKAO RICARDO GUTIERREZ.

ESTE DEPLORABLE CONCEJAL ES RESPONSABLE DIRECTO DE QUE A EUSKAL HERRIA SE LE SEA NEGADA LA PALABRA, DE LA DISPERSIÓN QUE SUFREN LOS/LAS PRESOS/AS POLÍTICOS/AS, DE LA TORTURA QUE SUFRE NUESTRO PUEBLO, DE LA IMPOSICIÓN ARMADA A LA QUE ESTAMOS SOMETIDOS, DE MUERTES COMO LA DE RUBEN GARATE VISITANDO A UN AMIGO Y SIMILARES, Y DE UN LARGO ETC…

POR ESTO Y MUCHO MAS, ESTE ENGENDRO DE FRANCO, ESTÁ CONDENADO A SER EXPULSADO DE EUSKAL HERRIA, EN CONSECUENCIA, LES INVITAMOS A USTEDES A QUE HAGAN LO POSIBLE PARA ECHAR DEL VECINDARIO A ESTA PERSONA DE ACTITUDES HITLERIANAS.

CON TODO ESTO, USTEDES SON AGENTES EXTERNOS AL CONFLICTO DE EUSKAL HERRIA, Y NO QUISIÉRAMOS QUE SUFRIESEN NINGÚN DAÑO YA QUE ESTE PERSONAJE ES OBJETIVO DIRECTO DE NUESTRAS ACCIONES. AGUR BERO BAT.

JO TA KE.

El autor de esa carta es Jon Crespo Ortega. Es condenado a cinco años de prisión por un delito de amenazas terroristas. Durante el juicio admitió que había escrito la carta en un ordenador que Herri Batasuna tenía en una lonja.
El objetivo de esa carta, Ricardo Gutiérrez Solana, tuvo que cambiar de trabajo y abandonó el pueblo. Gutiérrez Solana había obtenido el acta de concejal en el año 1.999. Era el único de los tres concejales del Partido Popular que vivía en el pueblo. El día que recibió su acta apareció una diana con las siglas de su partido en una columna situada frente al portal en el que vivía. Poco después apareció una pintada en la que se leía “PP asesinos”. Y en las navidades de ese año dos personas disfrazadas de Olentzero compartieron unas palabras con su hijo de nueve años, arrojaron carbón en el felpudo de su domicilio y dejaron un cartel amenazante y una invitación para que abandonase el País Vasco.
Finalmente llegó la carta en marzo de 2.000, escrita y dirigida a todos sus vecinos por Jon Crespo Ortega, y Ricardo Gutiérrez Solana abandonó Galdácano.

Jon Crespo Ortega también fue condenado a cinco años de prisión por delitos de daños y desórdenes públicos cometidos durante las fiestas de Galdácano en el año 2.000.
Junto a otros compañeros utilizó material explosivo e incendiario, además de mazas y palos, para causar daños en diferentes inmuebles de la calle principal, como sucursales bancarias y pisos habitados. Uno de esos compañeros era Iker Lima Sagarna, también condenado. El octavo en las fotos.

Jon Crespo Ortega también fue condenado a dos años y medio de prisión por un delito de daños terroristas. El 3 de marzo de 2001 atacó junto con otros compañeros la sede del periódico El Correo en Bilbao. Hacia las 21:45 de ese día, Jon Crespo y sus compañeros, “persiguiendo colaborar con los fines y objetivos de ETA” según la sentencia, arrojaron varios cócteles molotov contra la sede del periódico.

Por último, Jon Crespo Ortega fue condenado a cuatro años de prisión por incendiar el vehículo de un agente de la Ertzaintza en Galdácano, en mayo de 2001.
Según la sentencia, Jon Crespo Ortega salió de madrugada portando un bidón de gasolina y prendió fuego al vehículo del agente, del que sabía que era escolta de un cargo público.

Éstas son sólo las condenas que aparecen en la prensa.

Jon Crespo Ortega se encuentra actualmente en la cárcel. No es un preso político. Es el autor de los actos descritos anteriormente. Por esos actos está en la cárcel. Y, en ocasiones, en las paredes de Galdácano.

Más información:

https://elpais.com/diario/2004/04/22/espana/1082584815_850215.html

https://elpais.com/elpais/2008/04/30/actualidad/1209543430_850215.html

http://www.europapress.es/nacional/noticia-supremo-confirma-condena-dos-anos-carcel-jon-crespo-atacar-sede-correo-20060406185331.html

https://elpais.com/diario/2004/07/20/paisvasco/1090352412_850215.html

Ni todo era ETA ni todo es terrorismo.

 

El “Todo es ETA” siempre lo usaron quienes negaban que ETA fuera algo. Los simpatizantes, familiares o amigos de etarras concretos. O los tontos útiles.
Lo usaban como broma, y por tanto como instrumento político.

Quienes durante esos años abordaron la costosa tarea de plantar frente a los hechos y al relato de la izquierda abertzale no decían que todo fuera ETA. Decían, por ejemplo, que ETA contó con un brazo político. Los integrantes de ese brazo político, Batasuna, reconocieron en 2016 que eran parte de la banda terrorista. Antes, en 2012, el Tribunal Supremo desestimó los recursos contra una sentencia de la Audiencia Nacional de 2011 que condenaba a Arnaldo Otegi y a Rafa Díez, que había sido secretario general del sindicato LAB, por integración en banda terrorista. Sí rebajó el grado de esa participación, y pasaron de ser considerados dirigentes a integrantes. En la misma sentencia se condenó también a Arkaitz Rodríguez, hoy secretario general de Sortu, Miren Zabaleta y Sonia Jacinto, también integradas en Sortu.

Decir que Otegi o Rafa Díez “eran ETA” es una construcción un tanto extraña. Otegi y Rafa Díez fueron integrantes del brazo político de ETA, Batasuna. Organización que reconoció, a través de sus integrantes, ser efectivamente parte de ETA.

Otegi fue también integrante de ETA en su rama estrictamente terrorista, en los años 80. Fue condenado a seis años de cárcel por haber secuestrado al empresario Luis Abaitua.

No viene mal recordar que el Parlamento Vasco aprobó en octubre de 2013 una iniciativa que pedía al Gobierno la “inmediata liberación” de los condenados en el caso Bateragune porque sólo hacían política y sus intenciones eran buenas. Se aprobó con los votos de EH Bildu y PNV.
O que en 2014, en una entrevista en Euskadi Irratia, Idoia Mendia se preguntaba si mantener a Otegi en prisión iba “a ayudar en algo”, mostrando una pintoresca concepción de las sentencias judiciales. También decía que en su momento la sociedad “no entendió muy bien” el caso.

Seguimos.
Gonzalo Boye, abogado y colaborador en medios como eldiario.es y La Sexta, tampoco “era ETA”. Ni siquiera fue integrante de ETA. Fue condenado por colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla. Ésos son los hechos, y eso es lo que se puede decir. Lo que produzca el conocimiento de esos hechos depende de la factura moral de cada uno de nosotros.

Las herriko tabernas, los bares en los que se reunían los simpatizantes de la izquierda abertzale, no eran sólo bares en los que se enaltecía el terrorismo. Eran bares que servían para financiar las actividades de la organización terrorista ETA. Quien acudía a tomar unos vinos a alguno de los más de 100 locales que se recogían en la sentencia ratificada por el Tribunal Supremo en 2015 sabía qué se defendía en esos locales, y a lo mejor sabía también para qué servía el dinero que dejaba allí.
Así que las herriko tabernas sirvieron para financiar las actividades de una organización terrorista, y quienes las gestionaban eran integrantes de una organización terrorista. ETA.

¿Todo era ETA? Sólo quienes negaban que ETA fuera algo usaban esa expresión. Los demás decían que Batasuna era una rama de ETA, que Otegi fue parte de ETA, o que las herriko tabernas financiaban a ETA. Y quedó demostrado que tenían razón. Si algunos decían en tono de broma que “todo es ETA” era precisamente porque gente concreta era parte de ETA, y por alguna razón podía no estar muy bien visto haber formado parte de una organización terrorista. No pretendían rebatir la idea de que todo era ETA, porque ninguna persona seria la defendía.

De la misma manera, quienes hoy dicen en tono de broma que “todo es terrorismo” y que no hay que banalizar el terrorismo se dirigen a una idea que no existe. Lo dicen en referencia al caso de Alsasua y a “los raperos y tuiteros” condenados recientemente.
Nadie ha dicho que los raperos o tuiteros condenados sean terroristas. Y no han sido condenados por terrorismo. Han sido condenados por enaltecimiento del terrorismo. Se podrá discutir si la ley es adecuada. Lo que no se puede discutir es algo que nadie dice.
Tampoco los acusados de agredir y lesionar a dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas en Alsasua son terroristas. Ni siquiera son culpables de las agresiones. Lo único que hay es una acusación que se tendrá que demostrar en un proceso judicial. Y será difícil demostrar no sólo que esos actos puedan ser considerados delitos terroristas, sino incluso que fueran los acusados quienes cometieron esos actos. Así es como funcionan y deben funcionar los procesos judiciales. Dentro, no fuera de las salas.

La presión de familiares, amigos y opinadores parte de otra idea que no existe, la de que esas personas han sido condenadas por terrorismo. No se puede pedir justicia para los acusados en el momento en el que está a punto de producirse precisamente eso. Y no se puede decir que fue sólo una pelea de bar, del mismo modo que no se puede decir que fue terrorismo.

Tampoco se puede decir que Otegi, Batasuna o las herriko tabernas no fueran parte de ETA, o que lo que hacían quienes dejaban cartas amenazantes contra ediles de partidos no nacionalistas o quienes quemaban autobuses no fuera un tipo de terrorismo. No se puede porque, para que tenga algún valor, lo que se dice debe coincidir con los hechos.
En el caso de Alsasua, aún no ha quedado probado cuáles fueron esos hechos. Cuando se produzca la sentencia, entonces sí, se podrá decir algo fundamentado.

Mientras tanto, como es de esperar, seguirán las bromas y los hombres de paja.

“Los queremos en casa”

1

Los quieren en casa, literalmente.
Quieren en sus casas, en la calle, a gente como Txapote, Bienzobas y tantos otros. A los más de 300 miembros de ETA que cumplen condenas por haber participado en alguna de las actividades que cometió la banda terrorista.
A ellos se refieren cuando hablan de “presos vascos”, del mismo modo que quieren decir “amnistía” cuando hablan de “derechos humanos”.

Los organizadores de la manifestación que el sábado pasado recorrió Bilbao creen que todos ellos son víctimas de una guerra que se libró en el País Vasco desde, al menos, 1936. Por eso pretenden que queden en libertad. Porque no reconocen que todos ellos hayan cometido actos de terrorismo, sino que los consideran luchadores en una guerra que debe terminar ya.
Y para que termine definitivamente, para que pueda haber “paz en Euskal Herria”, sería necesario que todos esos terroristas fueran excarcelados.

Eso es lo que persiguen los organizadores de la manifestación del sábado pasado. Y no hay que buscar en oscuros informes para darse cuenta de ello.

El 13 de enero de 2017, justo un año antes de que se celebrase la manifestación, Joseba Azkarraga y Xabin Juaristi lo dejaban muy claro en una entrevista en Gara:

Los derechos humanos son la clave de bóveda del trabajo de Sare, pero más allá de cambiar la política carcelaria hay expertos como Iñigo Iruin que insisten en el problema de fondo de la legislación de excepción. El camino es muy largo aún…

J.A: No nos desanima. Sabíamos que era un camino difícil. Iruin tiene razón; para empezar, con una legislación ordinaria la mitad de los presos estaría ya en la calle. Hay que cambiar esa legislación y hay quienes esto lo plantean legítimamente desde la exigencia de la amnistía. Persiguiendo los mismos objetivos, que son vaciar las cárceles, creemos que hay que llegar hasta ahí con el apoyo de la mayoría de la sociedad, y en eso estamos.

X.J: Yo procedo de la lucha por la amnistía y hace años que esta es una cuestión estrátegica, no conceptual. Estratégicamente la amnistía es la superación del conflicto que padece este pueblo, y en eso está Sare, en superar sus consecuencias. Junto a los derechos humanos, tenemos una hoja de ruta por la resolución y la paz. El lema de la marcha es claro: Derechos humanos, resolución, paz. Tendemos a pensar que son cosas que van seguidas, pero no, están unidas, las une el Estado al usar los derechos humanos contra la resolución. Cuanto más avancemos en la resolución, más lograremos también el respeto a los derechos de los presos.

No piden el acercamiento. Ni ellos ni quienes dieron su apoyo a la manifestación. Piden, en nombre de los derechos humanos, que los miserables que durante años hicieron del asesinato una práctica política puedan evadir sus condenas.

Es comprensible que algunos, que llevan menos tiempo en el estercolero, sientan la necesidad de engañarse o de engañar a los demás. Pero lo que defienden es justamente esto. Y hay que repetírselo cada vez que pretendan hacer pasar su miseria moral por otra cosa.

2

El sábado, la organización Sare publicó un listado con los bares que apoyaban la manifestación. Hablé con el dueño de uno de esos bares para saber en qué consistía el apoyo. Hubo resistencia al principio, porque reconocer que se está apoyando a una organización que pide la excarcelación de etarras es duro, salvo que formes parte del entorno. El dueño de ese local no forma parte del entorno. “Pero hay que vivir”, dijo un par de veces.
Para poder seguir viviendo con tranquilidad, colocó una pegatina de Sare en el establecimiento. Y realizó “una aportación económica” al movimiento.

“Esto ha pasado siempre, es la mafia”.

“Esto” es que aparece un tipo, conocido por todos los bares de la zona, con un sobre. En el sobre hay unas pegatinas. Una es de Sare, que el dueño coloca. Y la otra es de Sortu. “Este movimiento no está formado exclusivamente por la izquierda abertzale”, repetían los días previos.
Ese mismo tipo, imagino, recogería otro sobre con la aportación económica. No entró en tantos detalles.

Pero ahí fue el dinero de ese local y el de otros 100 bares y cafeterías de Bilbao.
A quienes trabajan para que Txapote, Bienzobas y todos los asesinos de ETA que aún cumplen condena puedan salir de la cárcel cuanto antes.

Y los que lo saben seguirán entrando en esos bares, y los que tienen tribunas seguirán hablando de cualquier cosa menos de la cobardía que ha definido siempre a esta sociedad.

La exhibición de la basura

Ayer la calle principal de Galdácano fue ocupada, con el permiso tácito o implícito del Ayuntamiento, por las imágenes de los etarras del pueblo.
Desde la mañana y al menos hasta las 20:00, quien pasaba por uno de sus puntos más concurridos veía esta imagen.

mesagen

 

Sospecho que si alguien hubiera abandonado una mesa en ese punto habría sido multado. Lo sospecho porque no conozco la regulación sobre basuras del pueblo.
Esa mesa, con sillas, copas y mantel, permaneció a la vista de todos hasta que quienes la colocaron decidieron retirarla.

Si un ciudadano hubiera hecho algo para romper la escena habría tenido que enfrentarse a quienes vigilaban desde la calle paralela. O, tal vez, a la policía municipal. Pasaron por allí varios coches patrulla, como aquella otra vez que se colocó el anagrama de ETA en medio de una plaza, en las fiestas del pueblo, con el consentimiento tácito o implícito de los agentes que pasaron de largo.

Será por eso de la convivencia, imagino. En Galdácano, y en muchos otros pueblos del País Vasco, los ayuntamientos han decidido que sus ciudadanos deben tolerar la exhibición cotidiana de la basura.

mesacer

 

Ahí están, Bienzobas y García Gaztelu. El asesino de Tomás y Valiente, de Rafael San Sebastián, entre otros. Y el asesino de Alfonso Morcillo, Gregorio Ordóñez, Fernando Múgica, Miguel Ángel Blanco, Manuel Zamarreño, Enrique Nieto, José Javier Múgica, Fernando Buesa, José Ignacio Iruretagoyena, José Luis López de Lacalle.

Pero no es una sociedad enferma.