Una prensa independiente, un periodista total.

El comunicado de la Asociación de Prensa de Madrid sobre las denuncias de algunos periodistas por acoso y presiones de Podemos ha hecho asomar algunas patitas.
Ayer los comentarios en Eldiario.es parecían pedir la llegada de un Trump redentor que acabase con la prensa manipuladora. Pero los comentarios son el infierno, y no hay que hacerles demasiado caso.

Hoy han aparecido los primeros análisis, y eso ya es más serio. En el propio Eldiario.es, Andrés Gil señala que la APM hace mal en denunciar el acoso de Podemos, y que a quienes debería denunciar es a los editores y a los poderes políticos y económicos.
Gumersindo Lafuente reconoce que “ni Pablo Iglesias ni algunos de sus colegas de Podemos pueden dar lecciones de elegancia en su trato con los medios”, pero, añade, “al menos no ocultan su posición crítica ante el trabajo periodístico”. Echenique, por ejemplo, a quien Lafuente preguntó en un debate por su idea de periodismo, defendió la creación de un organismo que etiquetase la calidad de los servicios informativos de las televisiones. A Lafuente esta idea le pareció “inquietante” pero al menos, volvió a añadir, Echenique no se escondió. Sobre el comunicado de la APM, el periodista dice que le sorprendió su “tono lastimero y llorón”. Y termina su pieza haciendo una autocrítica al periodismo.

Pero la pieza buena de verdad no aparece en Eldiario.es sino en Público, y la firma Pascual Serrano. Dejo a continuación dos frases del artículo, a las que he añadido las negritas.

¿Y por qué un político no puede pretender descalificar y minar la credibilidad de un periodista si considera que el trabajo que muestra esa periodista no está contrastado, o, lo que es lo mismo, miente?

Como ya señaló Ignacio Ramonet, vivimos en una sociedad donde la mayoría de los grupos de presión tiene un contrapoder: Frente al gobierno hay una oposición, frente a los empresarios existen sindicatos, ante el poder de las empresas se crean asociación de consumidores. Sin embargo, el llamado cuarto poder no tiene ningún contrapoder ante el que responder o que pueda denunciar su insalubridad si la hubiere. El derecho a la información no es patrimonio de los periodistas, sino de los ciudadanos, por eso debemos conocer las quejas que tiene un político de los periodistas, con nombre y apellidos.

Es interesante conocer el curriculum de Pascual Serrano. En concreto, es interesante conocer que Serrano fue asesor editorial de Telesur, el canal de televisión creado en 2005 desde el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información de la República Bolivariana de Venezuela, y gestionado por, entre otros, los Estados de Venezuela, Bolivia, Ecuador… y Cuba.

La idea de un nuevo periodismo independiente y del pueblo es, al cabo, la idea de periodismo que defienden dos modelos de las libertades civiles como Venezuela y Cuba.
Pero eso ya lo sabíamos.

Hace dos años, El País publicó una entrevista a Rafael Correa, presidente de Ecuador. Uno de los países que forma parte del órgano de gestión de Telesur. Decía cosas como éstas:

P. La ley de comunicación ha sido muy criticada por muchos otros medios internacionales y organismos de derechos humanos. ¿Está en peligro la libertad de expresión en Ecuador?

R. (…) Usted va a coincidir en que el poder mediático es un poder. Entonces todo poder necesita regulación social y eso se hace a través de leyes. ¿Dónde está el problema? ¿Por qué es un poder que se autolegitima diciendo que es libertad de prensa?

Volvamos ahora al artículo de hoy de Pascual Serrano. Sin embargo, el llamado cuarto poder no tiene ningún contrapoder ante el que responder o que pueda denunciar su insalubridad si la hubiere.

Y ahora, a Pablo Iglesias, hablando sobre la democratización de los medios de comunicación.

¿Eso qué  es lo que implica? Hacer desaparecer a los mercaderes de los medios de comunicación. La libertad de expresión será libertad de expresión cuando los medios de comunicación realmente respondan a intereses públicos. ¿Quién representa los intereses públicos? Las organizaciones sociales, la sociedad civil…

También El País recogía hace algo menos de dos años algunas de las ideas de Pablo Iglesias sobre la prensa, publicadas en el libro Conversación con Pablo Iglesias.

Si el derecho a la información es un derecho democrático, la concentración de la propiedad es incompatible con ese derecho (…) No puede ser que algo tan importante, y de interés público, imprescindible para la democracia, como son los medios de comunicación, esté solo en manos de multimillonarios.

Más contexto:

Los capitalistas llaman libertad de imprenta a la libertad de soborno de la prensa por los ricos, a la libertad de utilizar la riqueza para fabricar y falsear la llamada opinión pública. Los defensores de la “democracia pura” también se manifiestan de hecho en este caso como defensores del más inmundo y venal sistema de dominio de los ricos sobre los medios de ilustración de las masas, resultan ser embusteros que engañan al pueblo y que con frases bonitas, bellas y falsas hasta la médula distraen de la tarea histórica concreta de liberar a la prensa de su sojuzgamiento por el capital.

Esto no es de Iglesias, sino de Lenin, en Tesis e informe sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado.

Iba a cerrar la entrada con este fragmento de un artículo de Pascual Serrano en el que hace balance sobre su paso por Telesur. Pero no va a ser así. Al final del fragmento, una curiosidad.

Han sido necesarios más de 75 años desde que se inventara la televisión para que surja un proyecto multinacional que no dependa de grandes grupos empresariales ni de elementos publicitarios, que apueste por dar la voz a los ciudadanos y no a accionistas, anunciantes y grupos de poder. Por supuesto, una iniciativa así no se hubiese permitido en EEUU, tampoco Europa se ha demostrado capaz. Ha sido América Latina quien está demostrando que otro mundo es posible y factible como ha afirmado Pedro Casaldáliga.

No lo podemos negar, en Europa nos corroe la envidia. Gobiernos con muchos más recursos y democracias supuestamente más desarrolladas han sido incapaces de crear un modelo televisivo independiente del dinero y del poder empresarial.

Es lo que han conseguido cuatro países –Venezuela, Argentina, Cuba y Uruguay- a los que ya se han unido Bolivia y Nicaragua, y Ecuador próximamente. Todos ellos comparten la necesidad de abordar la información desde una nueva óptica que priorice el protagonismo de los pueblos, los valores de la integración latinoamericana y el rigor informativo por encima de la banalidad, la publicidad, el espectáculo y la manipulación al servicio de las grandes corporaciones empresariales.

 

 

La curiosidad es que hoy Pablo Iglesias ha publicado esto en su cuenta de Twitter:

 

 

Contexto:

¿Qué entiendes como medio enfocado o desenfocado? ¿Qué periodista crees que realiza una cobertura adecuada o inadecuada en relación con la comunicación para el cambio social y los Derechos Humanos? Arranca la segunda fase de los Premios Enfocados/Desenfocados en su segunda edición. Unos galardones de carácter simbólico que promueven la participación amplia de la ciudadanía como jurado. La ciudadanía ya puede elegir qué periodistas, medios y secciones dan una visión enfocada o desenfocada de la realidad.

Eso fue la segunda edición de los premios Enfocados/Desenfocados, de la que no queda, o al menos no he podido encontrar, registro de los ganadores. Sobre la primera edición de los Premios al Periodismo por el Cambio Social, la clínica de medios de la Universidad Europea de Madrid publicaba esto:

El pasado jueves 24 de octubre, coincidiendo con la semana de la pobreza, se celebraba la primera edición de los Premios al Periodismo por el Cambio Social en el Círculo de Bellas Artes a las puertas de la manifestación por la reforma educativa del Ministro de Educación Ignacio Wert. El evento estuvo organizado por la Universidad Carlos III en colaboración con diversas ONG.
Estos premios, también conocidos como Los premios Enfocados y Desenfocados, premian a aquellos periodistas “enfocados” que apuestan por un nuevo periodismo impulsados por una prensa alternativa en busca de una labor honesta, humana y comprometida. Mientras que aquellos “desenfocados” fueron los que cuya labor se ha visto contaminada, es decir, la prensa tradicional.

Los medios que recibieron los galardones Enfocados fueron Diagonal, Periodismo Humano y Eldiario.es, premio especial del público. Los programas premiados fueron Salvados -premio especial del público- Desalambre y La Tuerka.
La curiosidad, decíamos: los periodistas merecedores del premio Enfocados fueron Jordi Évole, Ignacio Escolar y… Pablo Iglesias. Premio especial del público. En la categoría de periodista.

Ahora recordemos la idea de Echenique, un organismo que etiquete la calidad de los servicios informativos.
O las palabras de Iglesias: La libertad de expresión será libertad de expresión cuando los medios de comunicación realmente respondan a intereses públicos. ¿Quién representa los intereses públicos? Las organizaciones sociales, la sociedad civil…

Anuncios